«Lo de Charlie Hebdo fue poco, lo peor está por llegar», reza el mensaje aparecido en una estación de autobuses