Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Un vídeo parodia a las feministas radicales y el autor sufre una ola de injurias y amenazas
Hoy a las 15:05 por HIMNOSHISTORICOS

» Vídeos de Humor
Hoy a las 14:21 por HIMNOSHISTORICOS

» El 6-D para los independentistas: trabajar, quemar una Constitución y criticar la Carta Magna en el exterior
Hoy a las 13:56 por El Zorro

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Hoy a las 12:51 por Juanma_Breda

» Portugal pregunta a España por el almacén de Almaraz
Hoy a las 12:47 por HIMNOSHISTORICOS

» Los globalistas pierden en Italia y ganan en Austria con trampas.
Hoy a las 12:12 por Juanma_Breda

» POBREZA Y RIQUEZA: ¿CÓMO DEFINIR AMBAS?
Hoy a las 09:32 por Antonio García Fuentes

» Individuo de raza negra canta jotas mejor que un español
Hoy a las 05:16 por Lucía

» bienvenida
Ayer a las 22:02 por avocado33

» IDEOLOGÍA DE GENERO TIRADA POR TIERRA A SACO. (vídeos) enlaces web. BRUTAL. PÁSALO POR DONDE PUEDAS, QUE SE ENTEREN.
Ayer a las 20:41 por ruedex

» 6 de diciembre: NADA QUE CELEBRAR
Ayer a las 20:10 por Valle

» Otegui se queda sin ir a Cuba al no poder sobrevolar el espacio aéreo de Estados Unidos
Ayer a las 19:16 por PoM

» EL IMÁN SUPREMO DE CANARIAS EXIGE MÁS AYUDAS Y ADVIERTE: “DE LO CONTRARIO, HABRÁ MÁS TERRORISMO”
Ayer a las 19:07 por PoM

» NO NOS DESTROCÉIS A LOS HÉROES.
Ayer a las 17:41 por HIMNOSHISTORICOS

» Cómo el marxismo cultural de la Escuela de Frankfurt inventó la persecución al disidente
Ayer a las 16:40 por HIMNOSHISTORICOS

» PORRA: Villarreal Vs At. de Madrid (12-12-2016)
Ayer a las 16:16 por Mastieno

» Mi música, tu música, nuestra música
Ayer a las 14:43 por HIMNOSHISTORICOS

» 1785 motivos para presumir de ser español
Ayer a las 12:50 por Invitado

»  Hogar Social desalojado del antiguo edificio del NO-DO
Ayer a las 12:32 por JoséUEI

» Patriotas participantes en acto del 20N dan una paliza al activista Lagarder por gritar "Franco, asesino"
Ayer a las 12:14 por JoséUEI

» Me presento
Ayer a las 10:58 por JoséUEI

» 6 guerras que comenzaron por atentados de falsa bandera
Ayer a las 01:38 por Neilo65

» Steven Spielberg hará una película de la conquista de México.
Ayer a las 01:09 por Neilo65

» PORRA: FC Barcelona Vs Real Madrid (3-12-2016)
Lun Dic 05 2016, 21:48 por niunpasoatras.org

» La Guerra de las Naranjas, el origen de la vigente disputa territorial entre Portugal y España
Lun Dic 05 2016, 20:34 por Juanma_Breda

» La campaña de donar carne de cerdo al 'Banco de Alimentos' triunfa en Facebook
Lun Dic 05 2016, 12:11 por HIMNOSHISTORICOS

» Por qué los soldados rezan, por qué la Inmaculada es patrona de España y de la Infantería
Lun Dic 05 2016, 11:51 por HIMNOSHISTORICOS

» La verdad… “Ni en el potro del tormento”
Lun Dic 05 2016, 10:29 por Antonio García Fuentes

» Sobre los separatistas catalanes (102 vídeos)
Lun Dic 05 2016, 00:40 por ruedex

» Cristiano Ronaldo, acusado de evadir 150 millones con varias sociedades en un paraíso fiscal
Dom Dic 04 2016, 18:20 por Valle

» "Adrián, vas a morir", le dice una antitaurina al pequeño con cáncer
Dom Dic 04 2016, 14:36 por Huroncete

» El CEIP Rosalía de Castro celebra con una jura de bandera escolar su españolidad y la democracia
Dom Dic 04 2016, 00:14 por Torquemada2014

» Eslovaquia aprueba una ley para evitar la propagación del islam
Sáb Dic 03 2016, 21:44 por HIMNOSHISTORICOS

» Lee y escucha la letra propuesta para el himno de España en una iniciativa de Change.org
Sáb Dic 03 2016, 18:37 por Neilo65

» Qué fue de… Javier Arizmendi: ¿otro futbolista de extrema derecha?
Sáb Dic 03 2016, 15:39 por Juanma_Breda

» "Casa Nostra, Casa Vostra" 300 entidades y personalidades reclaman implicarse en la acogida de refugiados
Sáb Dic 03 2016, 14:40 por Juanma_Breda

» ¿Por qué un dictador de izquierdas no es un dictador?
Sáb Dic 03 2016, 13:16 por HIMNOSHISTORICOS

» Franco Ese Hombre Pelicula Completa En Español
Sáb Dic 03 2016, 12:37 por HIMNOSHISTORICOS

» Biografías de Patriotas Vascongados
Sáb Dic 03 2016, 10:57 por ilustrado

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 134 SOBRE EL ESPIRITISMO Y EL UNIVERSO
Sáb Dic 03 2016, 09:41 por Antonio García Fuentes

» ¿ Porque Gibraltar es una colonia y Ceuta y Melilla no ?
Vie Dic 02 2016, 22:05 por Valle

» Historia del Camino de Santiago
Vie Dic 02 2016, 20:25 por ilustrado

» Reino Hispano-visigodo
Vie Dic 02 2016, 20:17 por ilustrado

» Así acosan por WhatsApp a una chica de 19 años
Vie Dic 02 2016, 19:26 por ilustrado

» Manifiesto: Cada Nación debe buscar su Movimiento Patriótico
Vie Dic 02 2016, 16:04 por La Revolución por Hacer

» Así fue … Assad: “Putin es el único defensor del cristianismo”
Vie Dic 02 2016, 14:03 por Juanma_Breda

» TV marroquí ofrece tutorial a mujeres de cómo maquillar huellas de maltrato
Vie Dic 02 2016, 12:46 por El Zorro

» Madrid, París y Ciudad de México vetarán los coches diésel a partir del 2025
Vie Dic 02 2016, 11:05 por BRUC

» Costo y rendimiento de un preso en España
Vie Dic 02 2016, 10:30 por Antonio García Fuentes

» Historia de las Fallas
Vie Dic 02 2016, 10:21 por HIMNOSHISTORICOS

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

El misterio de la bomba atómica que quiso fabricar Franco

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El misterio de la bomba atómica que quiso fabricar Franco

Mensaje por Luego Cabalgamos el Lun Abr 28 2014, 19:38

El misterio de la bomba atómica que quiso fabricar Franco


El proyecto armamentístico español quedó finalmente estancado a pesar de que nuestro país disponía de todo lo necesario para crear cabezas nucleares similares a las de EE.UU.

Franco estuvo obsesionado con conseguir la bomba atómica
De ciencia ficción, quizás esta sea la mejor forma de definir la obsesión de Francisco Franco por lograr que España fuera uno de los países en disponer de la bomba atómica. De hecho, tal fue el riesgo de que nuestro país llegara a tener potencia nuclear tras la Segunda Guerra Mundial, que incluso varios documentos de la C.I.A alertaron de esa posibilidad
Concretamente, el interés del de Ferrol por la energía atómica comenzó después de que Estados Unidos lanzara en 1945 dos grandes explosivos nucleares sobre Hirosima y Nagasaki. Al parecer, los casi 100.000 muertos que provocaron las bombas no pasaron desapercibidos para Franco, ávido de situar a España entre las primeras potencias mundiales.


Motivos y objetivos
«Se barajan varios motivos por los que Franco pretendía conseguir fabricar la bomba atómica», afirma en declaraciones a ABC José Lesta, autor de «Claves ocultas del poder mundial», editado por «Edaf». «El primero, por supuesto, era entrar en el selecto club nuclear -lo que haría que España probablemente tuviera derecho a veto en la ONU-», completa el escritor.
«La persona que se obsesionó con el asunto fue Carrero Blanco»
Sin embargo, este no era ni mucho menos el único objetivo. «A su vez, esta tecnología daría un espaldarazo muy importante a la situación geoestratégica de la dictadura franquista en Europa, pues sería el único país con armas nucleares -tras Francia- en el continente», añade Lesta.
«Finalmente, sin duda, para Franco sería importante disponer de una bomba atómica de cara a ejercer una gran presión real sobre su eterno enemigo: Marruecos -y, por extensión, sobre todo el Magreb-, teniendo muy en cuenta al Sahara que, no por casualidad, era donde debía probarse la primera detonación experimental», finaliza el experto.
Independientemente del objetivo, lo cierto es que las altas cúpulas del gobierno español pronto comenzaron las investigaciones para dar forma a su sueño atómico, un deseo que, de haberse alcanzado, podría haberse convertido en una pesadilla para cientos de miles de personas.


Hacia la muerte atómica
Así, y por orden de Franco, en 1951 se creó la Junta de Energía Nuclear y se dio comienzo a un proyecto secreto para, en pocos años, conseguir disponer en el arsenal español de la bomba atómica. «Fue el general Juan Vigón quien se encargó de promover los primeros centros científicos y de centralizar a los teóricos y la ingeniería española que, en la década de los cincuenta, se diseminaban por toda la península», determina Lesta.
Sin embargo, quien realmente se convertiría en la cabeza del proyecto sería alguien más conocido. «La persona que fundamentalmente se obsesionó con el asunto fue sin duda el almirante Carrero Blanco, y una vez muerto Vigón en el 55, Carrero tuvo carta blanca hasta el día de su muerte para conseguir el ingenio nuclear», añade el experto.
A pesar de todo, lo que permitió a España dar un salto en sus investigaciones fue Estados Unidos, país que cedió nada menos que 350.000 dólares para favorecer la evolución de energía nuclear a nivel civil en la península. Lo que los americanos no suponían era que Franco, por el contrario, usaría ese capital para iniciar el proyecto de la bomba nuclear.
«En julio de 1955 España firma con los Estados Unidos un acuerdo de cooperación nuclear al amparo del programa de Átomos para la paz. Estas ayudas permiten que el 27 de diciembre de 1958 el general Franco, acompañado de Carrero Blanco, inaugure el Centro Nacional de Energía Nuclear Juan Vigón en las instalaciones construidas en la Ciudad Universitaria de Madrid», determina el escritor José Luis Hernández Garvi en su libro «Episodios ocultos del franquismo».
Tras la inyección de capital, Carrero Blanco ya sólo necesitaba de material científico para que comenzara el proyecto, pues los primeros informes indicaban que España poseía el resto de medios para la fabricación de la bomba. «Nuestro país tenía un informe elaborado, ya en la década de los cincuenta, sobre la viabilidad. En dicho informe el único aspecto negativo era el combustible necesario para la bomba», añade Lesta.


Francia añade el combustible
El rompecabezas iba tomando forma. Con el capital, la tecnología y los conocimientos, Franco ya sólo necesitaba poder crear el combustible, el cual se elaboraba a base de plutonio. No obstante, la suerte quiso que la vecina Francia, que ya se había convertido también en una potencia nuclear, se ofreciera a ceder a España una central nuclear en la que poder fabricar el elemento que faltaba.
«Se trataba de una planta de grafito-gas que no necesitaba enriquecer el uranio para su funcionamiento y de cuyos residuos se podía obtener un producto de alto valor militar: el plutonio (…). La central de Vandellós I se inauguró después de un acuerdo de colaboración firmado entre Carrero Blanco y De Gaulle», destaca por su parte Garvi en el texto.
Todas estos acuerdos se llevarían a cabo a espaldas de Estados Unidos y la U.R.S.S, países que no querían que ningún vecino rompiera su hegemonía nuclear. De hecho, tal fue la obsesión de no verse superados armamentísticamente por nadie, que los americanos propusieron a España y Francia firmar un «Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP)», algo a lo que los países mediterráneos se negaron.
España, preparada para crear bombas nucleares
«Quizá sorprenderá a mucha gente el saber que España en la década de los sesenta disponía de los científicos -tanto teóricos, como ingenieros experimentales- para fabricar el artefacto. Por otra parte, también disponíamos, gracias a los franceses, de las centrales nucleares para la fabricación de Plutonio militar –el cual podía ser creado en una cantidad de casi doscientos kilos al año-. Esta cantidad era más que suficiente para la elaboración en serie de un stock nuclear moderado y, con ello, comenzar una carrera armamentística», añade por su parte Lesta.
Franco ya sólo necesitaba poder crear el combustible
Así, a finales de los 60, Franco sabía secretamente que la opción del armamento nuclear era una realidad salvo por un pequeño cabo suelto. «España carecía de un elemento clave, y no se trataba del material fisible, ya que incluso en ese sentido podíamos autoabastecernos de uranio procedente de nuestras minas -somos el segundo europeo país con reservas naturales de Uranio-. Ese elemento clave, que era un componente tecnológico indispensable para la detonación, fue conseguido de manera "casual" en el incidente nuclear de Palomares», finaliza el experto.


EE.UU. y un misterioso asesinato
En cambio, parece que la opción de que España pudiera alcanzar la bomba atómica no gustó demasiado al resto de las potencias mundiales. «A pesar del secretismo que rodeaba al proyecto, los progresos que España estaba realizando en instalaciones y tecnología nuclear de doble uso, civil y militar, no pasaron desapercibidos para los Estados Unidos», determina Garvi en el texto.
El recelo hizo que los Estados Unidos enviaran a uno de sus emisarios, Henry Kissinger, a visitar a varios mandatarios nacionales. «Kissinger se entrevistó en diciembre de 1973 con las más altas personalidades del estado, incluido Franco y el príncipe Juan Carlos. Y el 19 de diciembre, le tocó el turno al almirante Carrero Blanco, con el que mantuvo la charla más prolongada que tuvo en nuestro país -varias horas de dialogo-», afirma Lesta.
«El asesinato de Carrero frenó el proyecto nuclear español»
«El contenido del mismo es aún secreto de estado en una gran parte. Sabemos que la conversación subió de tono cuando tocaron el potencial nuclear que tenía España, y su negativa a firmar el TNP. Al parecer, Carrero aseguró sentirse amenazado», determina el experto.
Según parece, esta conversación fue, cuanto menos, poco amable, según afirma Lesta: «Carrero le comentó a Kissinger su pretensión de convertir a España en un país "importante" gracias a la baza nuclear, a lo que Kissinger contestó: "Sí pero es que cuando España es importante, es peligrosa"». Extrañamente, y como añade el escritor, «Carrero saltaba por los aires menos de 24 horas después, y a tan sólo escasos 400 metros de la embajada estadounidense».
«El asesinato de Carrero, junto con un sabotaje de las instalaciones, frenó muy gravemente el proyecto nuclear español. En cualquier caso, siempre me pareció significativa la desaparición en el stock de la base aérea de Torrejón de varias minas antitanque de alta tecnología -controladas inalámbricamente y con sensores acústicos-. Un material que había venido fletado desde la base de Fort Bliss -Texas- antes de la voladura de Carrero por los aires», finaliza Lesta.


Finalización del proyecto
Tras la muerte de Carrero y, posteriormente, la de Franco, el proyecto se estancó en cierta medida. Así, finalmente y después de varios avances en este ámbito, Estados Unidos consiguió su objetivo y, con la llegada de la democracia, hizo que España firmara el tratado para limitar la energía nuclear. Definitivamente, el proyecto había muerto a pesar de sus posibilidades.


Dos preguntas a José Lesta
M. P. V.MADRID
-¿Se abandonó finalmente el proyecto en la época de Franco?
El proyecto no fue abandonado hasta finales de los ochenta. Al parecer, en 1987 la cúpula de exteriores de Felipe González mantuvo una serie de reuniones con el establishment americano para firmar definitivamente el TNP -Tratado de No Proliferación nuclear-, lo que zanjó el asunto para siempre.
Hay que pensar que las presiones desde 1977 en la época de Suárez eran ya brutales, pues la posibilidad de fabricación propia en un plazo relativamente corto -no más de cinco años- era elevadísima. Curiosamente España accedió a que se revisaran continuamente sus instalaciones «sospechosas» el 23 de febrero de 1981, el mismo día del intento de golpe de estado.
-¿Llegó a tener España la posibilidad real de fabricar armamento nuclear?

Sí. Se puede decir que en 1967 España se encontraba en una cuenta atrás para la elaboración, no sólo de una bomba atómica, sino la fabricación en serie de armamento nuclear.

http://www.abc.es/archivo/20130308/abci-bomba-atomica-franco-201303071834.html

Luego Cabalgamos
37-Brigada
37-Brigada

Trofeos y Medallas : *4*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2722
Puntos patrióticos : 48130
Reputación : 5479
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Vna, Grande, Libre

Volver arriba Ir abajo

Re: El misterio de la bomba atómica que quiso fabricar Franco

Mensaje por hacer pensar el Lun Abr 28 2014, 19:46

Trabajando en Francia, algún francés bien informado me dijo que España ya tenía la bomba atómica y posibilidades de fabricar más.
Ignoro si algún día la tuvimos pero la deberíamos tener, tendríamos que hacernos respetar por el resto de paises, no permitir lo de Gibraltar y cada vez que Marruecos nos quisiera hascer daño saber y poder levantar la mano para acallarlo.
España debe tener un ejército poderoso, moderno y bien entrenado, tenemos enemigos al Sur y responsabilidades que atender.
Ahora no soy partidario de que nuestras tropas salgan hasta que dejen de ofendernos con la existencia de Gibraltar.

hacer pensar
16-Cabo 1º
16-Cabo 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 679
Puntos patrióticos : 5545
Reputación : 2234
Fecha de inscripción : 05/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: El misterio de la bomba atómica que quiso fabricar Franco

Mensaje por TRAJANO.v el Mar Abr 29 2014, 10:48

Comparto lo que dice Hacer Pensar. sobre el primero de los temas que expone.
Siendo España una potencia nuclear, obtendriamos el respeto que no tenemos ni por parte de Marruecos, ni de Gran Bretaña.
Si antes no se pudo, ahora con esta castuza de pusilanimes que nos gobiernan, mucho menos. De manera que seguiremos permitiendo que nos humillen y amenacen los unos y los otros.
Y en el segundo punto tambien estoy de acuerdo con él. Es decir: Que España no envie tropas al extranjero, hasta que no se resuelva el contenciosos de Gibraltar, porque hoy en dia no estamos haciendo otra cosa, más que el papel de tonto útil de la O.T.A.N.

TRAJANO.v
39-Brigada
39-Brigada

Trofeos y Medallas : *1*
-Patriota fallecido en julio de 2016-

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 3144
Puntos patrióticos : 23541
Reputación : 13265
Fecha de inscripción : 04/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: El misterio de la bomba atómica que quiso fabricar Franco

Mensaje por Juanma_Breda el Mar Abr 29 2014, 13:06

No solo Gibraltar, sino también Ceuta, Melilla y Canarias que estén bajo el paraguas de la OTAN, y que en Sahara se haga un referéndum (los saharauis de verdad) de que si quieren volver a ser españoles, marroquíes, mauritanos, argelinos o independientes.

Juanma_Breda
44-Subteniente
44-Subteniente

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 4170
Puntos patrióticos : 30354
Reputación : 12890
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Edad : 34
Localización : Cádiz

Volver arriba Ir abajo

Re: El misterio de la bomba atómica que quiso fabricar Franco

Mensaje por Quevedo el Jue Mayo 01 2014, 00:09

Sobre este asunto los miembros del partido político Democracia Nacional escribieron un artículo bastante interesante, que procedo a reproducir:

http://democracianacional.org/dn/modules.php?name=News&file=print&sid=223

El 20D, el otro 11M que cambió nuestra historia.



¿Se imaginan que sería ahora de España si nuestro potente ejercito contase como las primeras potencias mundiales con la bomba atómica? ¿Seguirían ninguneandonos en Europa y el mundo? ¿ se imaginan como sería nuestra sociedad si la Constitución no hubiese permitido la existencia de partidos comunistas o separatistas? ¿Las bandas marxistas como ETA, los estragos de la droga en la juventud se hubiesen dado con igual virulencia? Evidentemente no.

Bien pues esta es la España que Carrero Blanco persiguió y por ello fue asesinado, para dejar el camino libre a todos aquellos que...¿querían la democracia? No señores, por mucho que nos cuenten los voceros del régimen la democracia fue diseñada y gestada desde el propio Movimiento pero una democracia con sutiles diferencias que hubiesen evitado algunos terribles males que vamos a padecer. Quiero hablarles de ese otro 11M, ese otro atentado extraño que izquierdizó la nación cambiando nuestra historia.

ESPAÑA, POTENCIA NUCLEAR

Durante dos décadas nuestro país estuvo coqueteando con el arma más potente creada por el ser humano: la bomba atómica. En 1963, el entonces director de la Junta de Energía Nuclear, el ingeniero y almirante de la Armada José María Otero Navascués, encargó un estudio sobre las posibilidades reales que tenía nuestro país de construir una bomba atómica sin alertar a la comunidad internacional. Esta responsabilidad recayó en el catedrático de Física Nuclear y general de Aviación, Guillermo Velarde.

Los primeros resultados fueron un fiasco. Los especialistas españoles no conocían los detalles técnicos para la fabricación del artefacto . Poseer la capacidad técnica para fabricar la bomba, significa detentar un estatus superior en el mundo. Y Franco lo sabía. Con espinas clavadas como el mantenimiento de la posesión británica de Gibraltar o las aspiraciones marroquíes de invadir nuestro territorio, los sucesivos gobiernos se negaron a firmar el Tratado de Proliferación Nuclear (TNP) que obliga a los países signatarios a renunciar indefinidamente a las aplicaciones militares de la energía nuclear.



Tres años después, tras el conocido incidente de Palomares que llevo a Fraga Iribarne a lucir un espantoso traje de baño, el accidente de un avión norteamericano en la localidad almeriense perdiendo sobre territorio español cuatro bombas de hidrógeno, supuso un nuevo impulso al proyecto. Los técnicos españoles, encabezados por Velarde, encontraron en la zona restos de la bomba , los detonadores que les permitieron resolver las muchas dudas que albergaban. Rápidamente copiados se volvieron a depositar en el lugar los restos que más tarde hallarían los norteamericanos tras su operación de búsqueda, Broken Arrow.

En 1968 se instala en la sede de la JEN, en la Ciudad Universitaria de Madrid, el primer reactor rápido nuclear español, el Coral-1, con capacidad para trabajar con plutonio de grado militar. Estos reactores rápidos funcionan con este material o con uranio enriquecido al 90% (U-235) Los primeros gramos de plutonio, los únicos en el mundo que no fueron fiscalizados por la OIEA (Organismo Internacional de la Energía Atómica, encargada de velar por la no proliferación), vieron la luz 12 meses más tarde, en 1969, en el más absoluto de los secretos. El sueño español ya era una realidad. Ya en la década de los 70, la carrera española en busca de "la madre de todas las bombas" se disparó definitivamente.



En 1971, el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN), elaboró un informe confidencial en el que señalaba en sus conclusiones que "España podía poner en marcha con éxito la opción nuclear militar". Según este estudio, nuestro país podía dotarse rápidamente de su propio armamento nuclear utilizando las instalaciones de las que ya disponía. Se subraya la importancia de la central de Vandellós como fuente de plutonio militar. Por último, el estudio indicaba la posibilidad de realizar la primera prueba nuclear en el desierto del Sáhara, con un coste aproximado de 8.700 millones de pesetas de entonces. La obtención del plutonio suficiente para construir la bomba (6 kilos), en un país cuyo subsuelo contenía las segundas reservas de uranio natural de Europa, ya no era una utopía.

Se daba la particularidad de que la central de Vandellós I, la misma que sufrió un accidente en 1989, era de tecnología francesa y utilizaba uranio natural. Además, sus residuos eran ideales para ser reprocesados y obtener más combustible. En aquella época Francia, como potencia atómica, no permitía a la OIEA inspeccionar sus instalaciones nucleares. La central se inauguró después de un acuerdo de colaboración firmado entre Carrero Blanco y su admirado general De Gaulle. José María de Areilza, entonces embajador español en París, fue el encargado de negociar los términos de la cesión del uso de la central a espaldas siempre del "amigo" americano.

Antes de ser asesinado, Carrero Blanco mantuvo una entrevista con el secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger, sobre este tema. El almirante siempre mimó este proyecto. Según algunos informes confidenciales desclasificados por el Servicio de Inteligencia Militar de EEUU, España estaba almacenando plutonio para fabricar una bomba nuclear, desviándolo de los controles de la OIEA. El secretario de Estado americano, que no consiguió que España firmase su adhesión al TNP, sí se llevó clara una idea: la confirmación de la voluntad nuclear con fines militares de España hacía necesario un "estrecho control" sobre estas actividades .

El asesinato de Carrero Blanco.

El 20 de diciembre de 1973, meses después de que Franco hubiera nombrado a Carrero como presidente del Gobierno, ETA atentaba en pleno Madrid acabando con la vida del militar. A los pocos días, la policía identificaba a varios miembros del comando Txikia, autores del atentado. Entre ellos, Javier María Larrateguí Atxulo, José Miguel Argala (asesinado en diciembre de 1978), José Igancio Múgica Arregui Ezquerra, o Pedro Ignacio Pérez Wilson, también conocido como el inglés.



La víspera del crimen, Carrero y Kissinger habían pactado explícitamente que el contenido de su conversación lo mantendrían secreto, incluso entre los altos cargos de sus respectivas administraciones. El diálogo giró entorno al comunismo y la guerra fria, según figura entre los documentos desclasificados por la Administración norteamericana, lo mismo que el borrador y la nota secreta que el Secretario de Estado envió a la Casa Blanca. La conversación, en teoría transcrita en su integridad y calificada de secreto sensible muestra a un secretario de Estado muy interesado en hablar del problema de Oriente Medio y a un Carrero muy preocupado con el comunismo:"Los rusos son los que más están sacando de esta situación. No sé qué piensa usted, pero creo que los comunistas son iguales hoy que hace 50 años. Sus objetivos no han cambiado. Están intentando debilitar a los países no comunistas para su propio beneficio...".

Tras la entrevista Carrero Blanco transmitió la sensación de que había sido amenazado. Los estadounidenses le ofrecieron todo tipo de ayuda si España olvidaba su pretensión de convertirse en potencia nuclear y suscribía el TNP. La conversación entre ambos subió de tono, Kissinguer afirmó que España se estaba convirtiendo en una nación peligrosa, a lo que Carrero replicó, rebajando el tono que lo que sucedía era que España se estaba convirtiendo en una nación importante. Kissinguer sentenció: "Si pero es que cuando España es importante, es peligrosa" 24 horas después de esta tensa entrevista y de la negativa española de ceder en su pretensiones Carrero era asesinado, su muerte a manos de un incipiente grupo marxista guarda mucha relación con la del presidente italiano Aldo Moro secuestrado, torturado y asesinado por las Brigadas Rojas tras una entrevista con Kissinguer.



Aldo Moro, entre sollozos contó a su mujer que fue amenazado por el secretario de estado americado. Ninguna de las teorías para explicar el asesinato del presidente español han aportado pruebas suficientes. Treinta años después del magnicidio de ETA, existen informes que circularon entre los servicios de espionaje españoles, según los cuáles la CIA pudo ayudar a los terroristas etarras. Uno de los documentos apuntaba que los americanos trajeron desde Fort Bliss varias minas para potenciar el explosivo que los etarras pusieron en la calle Claudio Coello. Aquella mañana del 20 de diciembre en Madrid, el presidente Carrero Blanco se dirigía a su domicilio después de oír misa en la iglesia de San Francisco de Borja, como era su costumbre. Su coche, un Dodge Dart negro, llegó a la calle Claudio Coello y una tremenda explosión lanzó al vehículo a más de 20 metros de altura hasta caer en una terraza interior de la residencia del provincial de los Jesuitas. Carrero y otras dos personas resultaron muertas.

Desde la calle sólo se percibía un gran cráter que rápidamente se llenó de agua y un intenso olor a gas que en un primer momento hizo pensar a los periodistas que allí acudieron que había sido un accidente. Kissinger comunicó de inmediato lo sucedido al presidente Nixon y lo hizo en el memorándum secreto 6720 que escribió con el apoyo del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos. "El presidente español (Primer Ministro), Luis Carrero Blanco, ha sido asesinado" comenzaba el texto y del que hoy conocemos tanto el borrador como el texto definitivo transmitido a Washington. "La muerte del presidente Carrero Blanco esta mañana elimina la mitad de la doble sucesión que Franco había organizado para sustituirle.



Carrero iba continuar como el jefe del gobierno y el príncipe Juan Carlos, que había sido designado heredero en 1969, iba a convertirse en jefe del Estado después de la muerte o incapacidad de Franco", escribió inicialmente Kissinger que luego tachó la palabra presidente. Luego escribió: "Si el incidente de hoy diera como resultado una actividad terrorista generalizada, Franco podría inclinarse por mirar hacia los militares en busca del siguiente Primer Ministro. ...Franco tendrá dificultades para encontrar a otra persona en la que pueda depositar tanta confianza".

Tres días más tarde la CIA emitía un boletín de máximo secreto en el que tranquilizaba a la Casa Blanca al informar que "la atmósfera general (española) se ha vuelto más normal después del funeral del primer ministro Carrero. La policía ha identificado a seis terroristas vascos como los asesinos y están dando los pasos para detenerlos". En los servicios de espionaje españoles circuló la tesis avalada por un informe entregado al Fiscal del Tribunal Supremo Fernando Herrero Tejedor, acerca de la supuesta implicación de la CIA y la DIA (servicios civiles y militares norteamericanos, respectivamente).

Curiosamente Herrero Tejedor, que era también ministro Secretario general del Movimiento, murió año y medio después en un extraño accidente de tráfico cuando un camión se echó encima de su vehículo en el kilómetro 108 de la carretera de Madrid a La Coruña, en el término de Adanero. En el citado informe que fue entregado al Fiscal General se daba cuenta de "la llegada a la base entonces norteamericana de Torrejón (Madrid) de diez minas terrestres anti-tanque procedentes de Fort Bliss" en EE UU. La particularidad de estas minas era que iban provistas de sensores acústicos y electrotérmicos extremadamente sensibles, capaces de ser manejadas por control remoto tras detectar determinado calor o sonido. Estas minas, extremadamente sofisticadas para la época no precisaban cables, y ya habían sido empleadas, aunque en una versión menos avanzada, en la defensa de Quang Tri (Vietnam).

Tras su llegada a Torrejón de Ardoz el paradero de los artefactos fue confuso, y a ciencia cierta nadie sabía donde se encontraban. El informe especulaba sobre la posibilidad de que fuesen destinadas para atentar contra algunas "altas personalidades", incluido el Jefe del Estado, general Francisco Franco. Sin embargo, en ninguno de los documentos que circularon antes del magnicidio se insinuaba la posibilidad de que el destinatario fuese el Presidente del Gobierno, Carrero Blanco. Después del asesinato del Almirante en los servicios secretos se especuló con que una o dos de las minas anti-tanques pudieron haber sido colocadas la noche anterior en el túnel que los etarras habían excavado en la calle madrileña de Claudio Coello 104.

En esa época responsables de los servicios de información militares y de la Policía sostuvieron que la luz verde de hacer "volar" a Carrero la dio el propio Kissinger, cuando constató la divergencia de fondo entre el diseño de transición política impuesta por Washington y la pensada por el Almirante. La propia organización terrorista ETA no ha contribuido precisamente a dilucidar el misterio del atentado. Siempre ha aludido a que estaba en posesión de una "garganta profunda", un "tercer hombre", del que nunca se supo la identidad, y que pudo haber trabajado para uno o varios servicios a la vez. Fue éste quien informó a ETA de los hábitos e itinerarios del Almirante, que facilitaron la organización del atentado. Un año más tarde los autores del atentado, que en su mayoría se refugiaban en el País Vasco-francés, publicaron un libro, Operación Ogro, bajo el pseudónimo de Eva Forest, en el que exponían su versión de la historia, en él detallan cómo la posibilidad de acabar con Carrero, les fue sugerida por personas fuera de la organización, alguna de ellas extranjera (La Transición. 1986, El Arma del Pueblo).

La mayoría de ellos se benefició de la amnistía de marzo de 1977. Lo que es evidente es que la lucha del nacionalismo vasco contra la energía nuclear y los intereses de Washington son coincidentes. ETA iniciará una cruzada en especial contra la central de Lemoniz, atentando y asesinando a ingenieros y trabajadores en diversos atentados hasta lograr su cierre. Según los documentos desclasificados tras los 25 años de la muerte de Carrero seria en esta central donde España estaría elaborando su arma definitiva.

Los proyectos continúan.

Pero los que creían que la muerte del Franco iba a suponer un cambio significativo de la postura pronuclear española se equivocaron. Las presiones norteamericanas, ya con James Carter como presidente para que España firmara el TNP continuaron. Sin embargo, en 1976, el ministro de Asuntos Exteriores hispano, José María de Areilza, volvió a reconocer que nuestro país estaría en condiciones de fabricar la bomba "en siete u ocho años si nos pusiéramos a ello. No queremos ser los últimos en la lista".

Las dudas se hicieron mucho más intensas cuando en 1977 se conoció públicamente el alcance tecnológico de las instalaciones nucleares previstas para el llamado Centro de Investigación Nuclear de Soria (CINSO), en la localidad de Cuba de la Solana. "El proyecto se aprobó 45 días después de la muerte de Franco en un Consejo de Ministros presidido por Arias Navarro. Los investigadores norteamericanos se asustaron al averiguar que en la planta piloto ideada para convertir el uranio en plutonio se podían hacer 140 kilos al año.

El entonces ministro de Defensa, Agustín Rodríguez Sahagún, fue uno de los grandes impulsores de este plan gracias a las simpatías que gozaba por parte de altos mandos militares formados desde los años 50 para este fin", asegura Ladislao Martínez, portavoz de Ecologistas en Acción. Pero Jimmy Carter no estaba dispuesto a que un nuevo país se sumara a la carrera armamentística que él trataba de frenar. Por eso, en sus cuatro años de mandato (1976-1980) emprendió una auténtica campaña contra los estados que no habían suscrito el TNP. Además, Estados Unidos estaba obsesionado con que la OIEA inspeccionara las instalaciones sospechosas españolas: en caso de impedir esta inspección, EEUU congelaría las exportaciones de uranio enriquecido a nuestro país, lo que supondría el parón industrial de las centrales nucleares civiles que ya funcionaban.

Finalmente, el 1 de abril de 1981, España acabó aceptando las condiciones impuestas por los norteamericanos y firmó un acuerdo de salvaguardias con la OIEA para someter estas instalaciones a verificación constante.

Curiosamente, esta decisión fue adoptada el 23 de febrero anterior, el mismo día de la intentona golpista del teniente coronel Tejero. Esta decisión supuso la última oportunidad española para dotarse con armamento nuclear propio. La firma del Tratado en 1987 por parte del Gobierno de Felipe González, se considera algo ya puramente simbólico.

Como vemos nuevamente, en el desguace nacional que padecemos en todos los ordenes, la izquierda, radical y separatista sirve a todo aquel que quiera destruir a España. Esta es la historia que no contaran en “Cuentame” serie gracias a la cual las generaciones de jóvenes ignorantes y teleadictos creerán que ETA hizo un gran servicio a la libertad asesinando a Carrero Blanco. Toda una bendición de magnicidio.

Juanjo Pérez.
DN Valencia.

Quevedo
7-Marinero de 1ª
7-Marinero de 1ª

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 224
Puntos patrióticos : 1528
Reputación : 230
Fecha de inscripción : 04/04/2014
Edad : 59
Localización : Santander, ESPAÑA

Volver arriba Ir abajo

¿Dinamitó la CIA la posibilidad de que España entrara en el “club de los poderosos” asesinando a Carrero Blanco?

Mensaje por URSINO el Vie Nov 07 2014, 13:57

por Cristina Sánchez .

¿Tienen algo que ver la soberanía nacional de España, el asesinato de Carrero Blanco por la CIA y la energía atómica? Pues eso parece. Con Carrero Blanco saltó por los aires toda posibilidad de que España tuviera un peso específico en el tablero de la política internacional y la geo-estrategia. Es obvio decir que por eso murió. Con su muerte, los norteamericanos evitaban la posibilidad de que España “contara”, y se sumaban un lacayo más a la larga lista de países que atesoran en servidumbre.

No estamos aquí cuestionando la bondad o maldad intrínseca de la energía atómica. Es manifiesto, que a nadie le gusta acostarse con la bomba atómica. Psicópatas aparte. Me gustaría evitar el rasgue de vestiduras general de foros socialdemócratas, pacifistas, colectivos varios, femens y compañía, etcétera, etcétera… hablamos de soberanía, hablamos de poder tomar nuestras propias decisiones en materia de Economía, Cultura, Defensa, Agricultura… en todo. Porque eso es lo que supone tener voz y voto en el mapa político internacional. Y ese fue el juego que España perdió en los últimos años de la dictadura franquista.

1974. Año de la redacción del informe de la CIA

El 17 de mayo de 1974 la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) redacta un informe, desclasificado en 2008 a petición del Archivo Nacional de Seguridad de la Universidad George Washington. En el mismo se indica que, el Gobierno de Franco ha venido proyectando el desarrollo de un pequeño arsenal nuclear para reforzar su posición internacional, con ánimo de exhibir su músculo militar a Gran Bretaña, por la cuestión de Gibraltar y al soberano de Marruecos, Hasán II, por Ceuta, Melilla y el Sáhara. En el mismo, se señala la probabilidad de un nuevo enemigo, “impredecible”: la nueva y descolonizada Argelia, de la que se temía, pudiese pactar con Rabat.

En el democrático -por supuesto- informe de la CIA, de unas 50 páginas de extensión, se podía leer: “España es uno de los paí­ses de Europa merecedores de atención por su posible proliferación de armas nucleares en los próximos años […] Tiene reservas propias de uranio de moderado tamaño, un extenso programa de desarrollo nuclear (tres reactores operativos, siete en construcción y otros diecisiete más en proyecto) y una planta piloto de enriquecimiento de uranio”. Entre otras consideraciones de orden político.

La CIA estima que los datos son materia suficiente para incorporar a España en el grupo de “países peligrosos”, junto a Brasil, Irán, Corea del Sur, Pakistán y Egipto. Es decir, que un día, no muy lejano, tuvimos el peculiar honor, si se me permite, de pertenecer al bloque de los países no alineados con la globalización. Pero sigamos. El informe estimaba que este grupo indisciplinado de países, algunos de los cuales han capitaneado el famosos “eje del mal” unos años más tarde, necesitarían “diez años para desarrollar su programa nuclear“. El verdadero “peligro” de estos países que no se atienen a las normas del amo, radicaba exactamente, según la inteligentísima agencia norteamericana, en que “alguno de ellos podrí­a detonar un ingenio experimental antes de ese tiempo, quizás considerablemente antes, adquiriendo material u obteniendo ayuda extranjera“. Ayuda que, al parecer De Gaulle estaba dispuesto a ofrecer a España. Pero ahora iremos con eso.

El informe recuerda que a pesar de que España “tiene un acuerdo militar bilateral con EEUU, que los dirigentes españoles ven como una oferta de mayor seguridad que su independiente capacidad nuclear” –o eso creían ellos haciendo uso de su habitual prepotencia-, no se excluye la posibilidad de una improbable combinación de circunstancias: a saber, la localización de España, respecto a Gibraltar y el Norte de África, o la posibilidad de que España viese mermada su capacidad de seguridad, por parte de EEUU y la OTAN, que unidas o por separado, pudieran o pudiesen convertirse en una razón para que España desarrollase su “propia capacidad nuclear”.



1970 y 1971: el cuartel general de Langley se rinde ante la posición geoestratégica de la Península Ibérica: “el ombligo del mundo”

Mientras los generales de la OAS conspiran contra De Gaulle y se refugian en Madrid –Pierre Lagaillarde, Jacques Soustelle, Jean Garden, Lin Sarrien, entre otros-, lo que, como no podía ser de otra manera, supone un fuerte dolor de cabeza para el almirante Carrero, llegan noticias de Langley. “¿Ha caído usted en la cuenta de que España es el ombligo del mundo?”. La anécdota es del general Fernández Monzón, un capitán de los Servicios de Información, hombre de confianza del almirante, que intercambiaba información con la CIA y viajaba con frecuencia a su cuartel general en Langley. En una de esas reuniones, un militar norteamericano despliega un mapamundi y pregunta al agente español qué es lo que ve. Fernández Monzón responde: “un mapamundi“, “¿y en el centro?“, insiste el yanqui, “la pení­nsula Ibérica“, contesta Fernández. “Pues por eso está usted aquí“.

La CIA no iba desencaminada

Según el texto de Roberto Qumata, publicado hace unos años en El Correo, “la CIA estaba en lo cierto”. El almirante Luis Carrero Blanco “desvió cuantiosos fondos para dotar a España de la tecnología nuclear de doble uso civil y militar, al mismo tiempo que imipidió las inspecciones del Organismo Internacional de Energía Atómica, OIEA, y se negó a firmar el Tratado de No Proliferación, TNP”. Y aunque hoy nos parezca una “iranada” de la vida, estos fueron los planes que inspiraron la doctrina de las FAS, hasta que en los años ochenta, el presidente socialista, Felipe González, dio al traste con ellos, firmando el TNP y metiéndonos de lleno en la Organización del Tratado del Atlántico Norte, la OTAN, que independientemente de todo su discurso oficial de buenas intenciones, se ha convertido hoy en el primer agresor mundial contra todas aquellas naciones soberanas que osan disentir de los planes estadounidenses que conllevan la globalización. A saber, el liberalismo planetario para uso y disfrute de unos pocos.

Según informaba la otrora doctrina militar del Ejército Español, la Armada daba luz verde y apoyaba sin fisuras la idea de construir dos sumergibles propulsados por energía atómica. Dos submarinos nucleares apostados en el estrecho bastarían para abortar los planes marroquíes de invadir Ceuta y Melilla. Sólo resta poner “los millones sobre la mesa”, recordaba Qumata.

No era una idea descabellada, la existencia de la central nuclear de Vandellós posibilitaba la obtención de plutonio para fines militares. Y por otra parte, el uranio, de los 1,2 millones de toneladas localizados en Europa, España contaba con 4.650 toneladas, convirtiéndose así en el segundo país de la Unión Europea en reservas evaluadas, por detrás de Francia, con 13.460. En Galicia, por ejemplo, la mineralización en rocas plutónicas epigenéticas se localizaba en Sas do Monte, municipio de Montederramo, provincia de Ourense, y en Friol y Vilamaior, provincia de Lugo, mientras que las rocas metamórficas singenéticas, lo hacían en O Porriño, Pontevedra, según publicaba El Correo tiempo después. Por su parte, la obtención de plutonio era factible a través del proceso de fisión con el uranio, que se obtenía a través de los residuos de centrales como la de Vandellós que, por su grafito, es altamente plutonífera.

Dado que una bomba atómica es posible a partir de los 17 kilos de uranio enriquecido, España lo tiene todo para mostrar a Londres y Rabat su musculatura nuclear. Pero además, tal y como sospechaba la CIA en su informe, España cuenta con un aliado, el general De Gaulle, por el que Carrero siente especial predilección.

Según comenta en sus memorias el entonces embajador en Francia, José María de Areilza, “Francia está dispuesta a vender a España una central de grafito-gas”, lo que proporcionaría al Gobierno de Franco la posibilidad de disponer de una planta que no necesitaría enriquecer uranio para su funcionamiento, ya que bastaría con reutilizar sus residuos para obtener oro pulido de altísimo valor militar: plutonio.

Recordemos que la Francia del general De Gaulle no formaba parte de la estructura militar de la OTAN y que además, se había negado –al igual que Carrero, como veremos después-, a que los inspectores de la OIEA curioseasen sus instalaciones nucleares. Al tiempo, el almirante Carrero se resiste a entrar en la Alianza Atlántica y se niega a firmar el TNP. Nos parecerá mentira, pero hubo un tiempo en que dos viejas naciones vecinas se negaban a que una joven nación, por muy poderosa que fuese, anduviese por ahí husmeando, mientras prohibían husmear en lo suyo. Esta postura es la que De Gaulle o Carrero conocían como igualdad. Tribulaciones aparte, lo que hoy es ya una evidencia es que la actitud de Carrero Blanco firmó su sentencia de muerte.

La agencia TASS rusa denuncia que la CIA ha asesinado al Presidente de España

Otros fueron más rápidos en afirmarlo. No necesitaron que pasaran 40 años para hacer una miniserie de televisión, en dos capítulos, titulada: “El asesinato de Carrero Blanco”, protagonizada por José Ángel Egido, que se mete magistralmente en la piel de Carrero. La agencia soviética de noticias Tass acusó inmediatamente a la CIA de asesinar al almirante, un político, publicaron “franquista, de tendencia nacionalista, que se niega a entrar en la OTAN y a cumplir ciegamente las órdenes de Washington”. Se pudo decir más alto, pero no más claro. Algún tiempo después, Joaquín Díaz Moreno, autor del libro, “Consideraciones en torno a Gibraltar, Ceuta y Melilla”, contestaba de manera enigmática a una pregunta que formaba parte de la entrevista que le realizaría el diario El Correo respecto a los acontecimientos acaecidos en estas fechas. Decir que Moreno anduvo por esa época escalando puestos en la Administración franquista. Desde la Secretaría del Gobierno Civil de Pontevedra hasta la Subdirección General de la Policía. Conocía pues, de primera mano, desde el asunto de Palomares, que enlazaremos a continuación, hasta los entresijos del Campo de Gibraltar, como jefe de Policía que fue. Circunstancia por la que era conocedor de los primeros escarceos de Vladimir Putin, oficialmente “agregado comercial”, oficiosamente “espía” del KGB en la colonia británica. Moreno contestaba al asunto de Carrero: “¿Conoce usted Madrid? ¿La iglesia de San Francisco de Borja está frente a la embajada de EEUU?”

Décadas de los 50, 60 y 70: Puesta en marcha, financiación de la bomba atómica española y fin de la historia

Gibraltar, Ceuta y Melilla componen el “triángulo sensible”, de la política exterior del franquismo. Pero además, Vigón, que regresa desde Argentina en 1936 para ponerse a las órdenes de Franco tras el alzamiento del 18 de julio, Carrero y el ingeniero de la Armada, Navascués, comprenden, al día siguiente de la catástrofe sin precedentes de Hiroshima y Nagasaki, el poder devastador de la monstruosa bomba atómica. Y la diferencia entre el poder que garantiza tenerla y el peligro que supone carecer de la misma.

José María Otero Navascués, científico de prestigio, pone en marcha la Junta de Energía Nuclear. En 1958 está listo el primer reactor de investigación que funciona con uranio enriquecido de doble uso, militar y civil. El progresivo y gradual desarrollo de la tecnología nuclear hace viables los proyectos de Zorita y de Garoña. ¿De dónde saca el almirante Carrero la financiación del sueño impronunciable de la bomba atómica? En unas declaraciones al diario El Correo, el alcalde de Santiago, Ángel Porto, confesaba años después que, probablemente, “de unas partidas extraordinarias para asuntos urgentes que proceden de un fondo secreto”, algo así como los “fondos reservados” de Felipe González, con los que se dotó el ministerio del Interior, en los años de la guerra sucia contra ETA. Pero al parecer, los fondos a los que refería el alcalde no eran secretos sino en la medida en que se ingresaban por procedimiento de urgencia, a favor del ayuntamiento de Santiago, pero con otro fin muy distinto, el de evitar el cierre del pazo de Raxoi. Lo que parece mucho más verosímil es que como algunas fuentes han publicado, el dinero de Carrero, no procedía de ámbito municipal alguno, sino del tráfico de divisas y cuentas “supersecretas” en Suiza. Lógico, además, por dos razones de peso: una, evitar las sospechas de la OIEA y dos, porque la compra de tecnología en el extranjero obligaba al blanqueo de dólares. Ya que la peseta no era moneda convertible.

En 1970, España se niega a suscribir el Tratado de No Proliferación Nuclear

El informe de 1971, confidencial en su momento, que termina filtrándose a la prensa ya bien entrada la democracia, del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN), subraya que España es autosuficiente y que está capacitada para dotarse de cabezas nucleares, utilizando sus propias instalaciones. Un triunfalismo que tiene mucho que ver con la inauguración, al año siguiente, 1972, de la central nuclear Vandellós I, en Tarragona. Una central del tipo CGR –grafito-uranio- y refrigerada por gas.

Año 1976

Las grandes potencias andan preocupadas por el avance nuclear de doble uso de potencias que pueden dar al traste con sus planes de control mundial. Además, se sabe que está previsto realizar los primeros ensayos en el Sahara español, siguiendo así el ejemplo de De Gaulle, que había elegido el escenario del Sáhara argelino. Las sospechas por el creciente potencial nuclear español de un Franco que descansa en paz, recientemente, y un Carrero que ya lo lleva haciendo un par de años, se disparan al conocerse el calado del proyecto del Centro de Investigación Nuclear de Sira (CINSO), en la localidad de Cuba de la Solana, un proyecto aprobado por el Consejo de Ministros que preside Arias Navarro, el ¡4 de enero de 1976! Sobre todo si tenemos en cuenta que de dicho centro se podían obtener 140 kilos de plutonio al año.

Pudiera ser, piensan algunos investigadores, que la premura del Consejo respondiese, una vez desaparecidos de este mundo el dictador y el almirante, al conocimiento que los descendientes políticos de Franco tenían de las conversaciones que el almirante y presidente tuvo en su despacho con Henry Kissinger, 23 horas antes de salir volando, literalmente, con su coche, hasta lo alto de la azotea de un edificio, propulsado por la explosión producida por la colocación de un explosivo, inexistente en España, y con el que ETA no contaba, colocado en la calle Claudio Coello, calle adyacente a la iglesia de San Francisco de Borja y la embajada de EEUU. El jefe de la estancia de la CIA en España asegura en su libro: “Les vrais maîtres du monde” –Editorial Grasset & Fasquelle, 1979, que la inteligencia norteamericana facilitó los planes de ETA para eliminar al presidente del Gobierno. Tal cual.

Las memorias de José María de Areilza no dejan lugar a dudas: “No queríamos ser los últimos de la lista. Estaríamos en condiciones de fabricar la bomba en seis o siete años“.

EEUU utiliza todo el poder que está en su mano, asesinato incluido -uno que sepamos-, para torcer los planes de España. No tiene complejos, ellos son una democracia y España una dictadura. Ellos son los buenos. La superpotencia exige al OIEA el chequeo de Vandellós I, del reactor rápido Coral – con capacidad para trabajar con plutonio en grado militar, con el que se obtienen los primeros gramos en 1969-, de la planta de la Junta de Energía Nuclear y de los reactores de investigación de Barcelona y Bilbao. Y, la medida definitiva, con la que intentan y logran doblegar a España, la prohibición del procesado de residuos radiactivos, a partir de la cual ya no será posible obtener plutonio y uranio enriquecidos. De nada había servido incluso “llegar los primeros” a Palomares. Sí. La cinta “Operación flecha rota”, que dio pie al reportaje La bomba de Palomares llega a Hollywood, ya confesaba que en 1966 hubo “militares españoles interesados en tomar muestras para resolver algunas dudas”. Más tarde otras fuentes lo revelaron, el más interesado en llegar al lugar donde habían colisionado dos aviones norteamericanos, que llevaban a bordo cuatro bombas de hidrógeno, fue el profesor Velarde: Guillermo Velarde Pinacho. El que fuese presidente del Instituto Nuclear de la Universidad Politécnica de Madrid, admitió años más tarde haber recogido “personalmente, algunos de los disparadores explosivos de las bombas nucleares”. De todo esto en su día, mutismo absoluto.

Obituario: La última misa en San Francisco de Borja

Tal y como reseña un viejo artículo de El Correo, Carrero es un estorbo, definitivamente, para la doctrina de la llamada “política del dominó”, junto a los gobiernos denominados filo o pro fascistas de Grecia y Portugal. Eran considerados “el vientre blando de Europa”, dado que en los tres países se multiplican las pancartas que rezan “yankee go home”, al tiempo que se vertebran sus partidos comunistas. No es raro que los yanquis oliesen a azufre.

Sin embargo, ya lo hemos dejado claro, es la contumacia de Carrero, con su negativa a formar parte de la OTAN, a firmar el TNP y no permitir que se husmeara por las instalaciones nucleares españolas, lo que lleva a la CIA a facilitar a otros, -que por lo que se ha sabido, sólo pretendían secuestrar al Presidente-, la eliminación del almirante.

Recopilemos, Kissinger llega a Madrid el 18 de diciembre de 1973. La embajada americana, donde se va a alojar el vicepresidente americano, lleva semanas vigilada por agentes de la CIA. El 19, al día siguiente, se entrevista con Carrero. La entrevista dura seis horas. En teoría nunca sabremos si allí hubo más que palabras. Pero la práctica, a día de hoy, nos dice que sí.

Según una reflexión en voz alta de Laureano López Rodó, “Kissinger estuvo un día antes, exactamente 23 horas antes, con el almirante Carrero y residió en la Embajada norteamericana; entonces me parece que los servicios de inteligencia de la Embajada también podrían haber detectado que algo ocurría en la calle Claudio Coello –donde el Dodge Dart del almirante sube a los cielos–, porque incluso podía afectar al propio Kissinger, que estuvo dos días en España… no menos sorprendente resulta que tampoco hubieran detectado una excavación que se realizaba a menos de cien metros de la Embajada de EEUU”.



Carrero se perderá su última misa en San Francisco de Borja. González Mata asegura que el mercenario –a sueldo de la CIA– que introduce por Torrejón las minas de última generación que llegan a manos de ETA, es el mismo que acabó con la vida de lord Mountbatten.

Telegrama oficial: “Lo mejor es que Carrero desaparezca de escena”

En enero de 1971, el telegrama confidencial 700, enviado por la Embajada de EEUU en Madrid a la Secretaría de Estado, dice así: “El mejor resultado que puede surgir… sería que Carrero desaparezca de escena, con posible sustitución por el general Díez Alegría o Castañón“. Para postre de males, en octubre de 1973 estalla la guerra de Yom Kipur y el almirante no sólo se opone a que España entre en la OTAN, sino a que los americanos utilicen las bases españolas para acudir en apoyo de Israel.

Si por un lado el Presidente es “antiamericano y más franquista que Franco”, según denominación popular, por el otro, no es menos baladí que Kissinger, a la sazón secretario de Estado, presenta, según el artículo reseñado, “el impecable pedigrí de judío-alemán-sionista-americano”.

No hace falta hacer muchos cálculos.

*Redactora Jefe de elespiadigital.com

http://paginatransversal.wordpress.com/2014/11/06/dinamito-la-cia-la-posibilidad-de-que-espana-entrara-en-el-club-de-los-poderosos-asesinando-a-carrero-blanco/

URSINO
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2273
Puntos patrióticos : 17590
Reputación : 6653
Fecha de inscripción : 14/06/2014
Localización : JAÉN-ESPAÑA

Volver arriba Ir abajo

Re: El misterio de la bomba atómica que quiso fabricar Franco

Mensaje por Alentian el Vie Nov 07 2014, 14:59

La respuesta es SÍ. Gracias a la CIA dirigido por el Club Bilderberg, el cual también decidió que el 11 de marzo de 2004 unos trenes reventaran como traca en boda.

Alentian
17-Cabo 1º
17-Cabo 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 720
Puntos patrióticos : 5713
Reputación : 2189
Fecha de inscripción : 04/04/2014
Localización : Reino de Valencia

Volver arriba Ir abajo

¿Dinamitó la CIA la posibilidad de que España entrara en el “club de los poderosos” asesinando a Carrero Blanco?

Mensaje por BRUC el Vie Nov 07 2014, 15:41

La CIA no necesitaba decir nada sobre España porque mandaba en España.

BRUC
61-Capitán
61-Capitán

Trofeos y Medallas : *12*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 8190
Puntos patrióticos : 147688
Reputación : 24247
Fecha de inscripción : 26/06/2014
Localización : Deslocalizado

http://coe-41.blogspot.com.es/p/vb.html

Volver arriba Ir abajo

'No olvidaremos jamás a Carrero Blanco; de nuestra boca no saldrá una crítica contra el almirante'

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Lun Dic 15 2014, 20:34


  • La rotunda frase es... de Felipe González

  • Su agradecimiento al papel jugado en favor del PSOE frente al histórico de los exiliados

  • Lo cuenta en un libro el militar a quien FG hizo la confesión





La clave estaría en el suegro. El padre de Carmen Romero, la ex esposa de Felipe González. El buen hombre, Vicente Romero, comandante médico del Ejército del Aire, fue también concejal del Ayuntamiento de Sevilla cuando el endocrinólogo y médico personal de Carrero Blanco (Juan Fernández) era alcalde en la capital hispalense...
Y por eso, en el libro El sueño de la Transición, que son las memorias del general Manuel Fernández-Monzón -trabajó de enlace con los servicios de inteligencia de la CIA en España- hay un capítulo con título rotundo: El almirante eligió a Felipe González: de Toulouse a Suresnes.
Y por eso también la frase con la que se titula este texto. Se la dijo González a Fernández-Monzón: «No se preocupen ustedes, que no olvidaremos nunca a Carrero Blanco. Soy perfectamente consciente de ello» [que Carrero intermedió para que el marido de Carmen Romero fuera el futuro líder del PSOE en detrimento del PSOE histórico de Llopis].
Las memorias del general Fernández-Monzón quieren ser un homenaje a «los militares y los servicios de inteligencia que la hicieron posible» [la Transición], y con los que él trabajó desde el servicio de inteligencia de la Presidencia del Gobierno. A las órdenes del almirante Carrero, según Monzón, y mediante el diálogo con los opositores, consiguieron que aceptaran la reforma los partidarios de la ruptura o del inmovilismo, mayoritarios. Diálogos como el que sigue explican cómo hasta Carrero aceptó que no todo, en contra de lo que decía Franco, estaba «atado y bien atado».

-Están ustedes enredando mucho con todo esto de la democracia y de los partidos.
-Desengáñese, almirante, que no hay más democracia conocida en el mundo que la democracia liberal de partidos. Esto así no se le puede dar al rey.
Tanto como había sido valiente la actitud de mi compañero -relata Monzón-, fue simbólica la del almirante, al arrojarle a la cabeza el ejemplar de las Leyes Fundamentales que tenía para su uso personal, gritando:
-¡Eso no lo pone aquí!
«Salimos corriendo y el libro pegó en el quicio de la puerta. El día que murió Carrero cogí aquel libro descuadernado y me lo llevé como recuerdo. El almirante reaccionaba con violencia, pero comprendió que había que ir a un sistema de partidos». Quizá no haya mejor símbolo de cómo se impulsó, desde dentro de las instituciones franquistas y por alguno de sus principales responsables, aunque a regañadientes, el diseño de la Transición.
Para redactar estas memorias el historiador Santiago Mata ha cotejado los recuerdos del octogenario militar con la documentación que conserva. Lo que sigue es el relato sobre la influencia de Carrero en la elección de González al frente del PSOE. El capítulo De Toulouse a Suresnes: Carrero «eligió» a F. González:
«En el comité nacional del PSOE reunido en Bayona en el verano de 1969 comenzó la amistad de Nicolás Redondo y Enrique Múgica con Felipe González y la colaboración entre vascos y andaluces del PSOE. En el congreso de agosto de 1970 en Toulouse, González defendería la renovación basada en los socialistas del interior, ganando la votación. El congreso de 1972, también en Toulouse, registró ya el enfrentamiento con Rodolfo Llopis -representante de los 'históricos', herederos del PSOE de la República-, adoptándose las resoluciones renovadoras, aunque la dirección quedara en manos de un colectivo donde Nicolás Redondo era primus inter pares. Entre estos dos congresos tiene lugar la intervención de Carrero a favor de González.
El apoyo extranjero del PSOE, y por tanto de Felipe, dependía entonces de Willy Brandt, quien ya en 1974 sería acusado de ser agente de la CIA precisamente por un exagente, llamado Víctor Marchetti, en un libro que tituló La CIA y el culto de la inteligencia.
Brandt actuaba como presidente de la Internacional Socialista, y el PSOE sería también apoyado por Gustav Heinemann, uno de los fundadores de la CDU democristiana que se pasó al SPD, socialdemócrata, fue ministro de Justicia y desde 1969 a 1974 presidente de la República Federal de Alemania.
Felipe González sabía muy bien que cuando se planteó la dicotomía entre el PSOE histórico de Llopis, en el exilio, y el PSOE renovado, Carrero fue definitivo al decirle a Heinemann que por favor rogara a Willy Brandt que aceptara como partido socialista (español en la Internacional) al renovado. Esto es tan cierto que, cuando yo se lo recordé a Felipe González el primer día que hablé con él, en un restaurante de la calle Santa Engracia, me dijo: 'No se preocupen ustedes, que no olvidaremos nunca a Carrero Blanco. Soy perfectamente consciente de ello, de nuestra boca no saldrá jamás una crítica contra el almirante'.
Y lo han cumplido, curiosamente, entre tanta barbarie de 'memoria histórica'. Ha sido como si se respetara esa consigna. El contacto de Carrero con Gustav Heinemann se debía a que habían sido ministros de la Presidencia al mismo tiempo, y cuando Carrero le insinuó que había que favorecer a los de dentro, los del sector renovado en el caso del PSOE, Heinemann se lo comentó a Brandt. A mí esto me lo dijo el propio Carrero. Y Felipe González estaba al cabo de la calle, no sé si porque a él se lo diría Willy Brandt.
La protección siguió después del asesinato de Carrero. El asunto de Isidoro -nombre 'de guerra' de González- es uno de los más divertidos. Casi un año después de la muerte de Carrero, pudo viajar a Suresnes porque, a la ida, nadie le pidió el pasaporte, que tenía requisado, y a la vuelta sólo fue retenido unas horas. Y cuando al regreso de Suresnes lo detienen en Sevilla, el gobernador civil, Hermenegildo Altozano, recibe la orden tajante de la Presidencia del Gobierno de ponerlo en libertad inmediatamente. El policía sevillano, que estaba encantado de haber detenido al secretario general del PSOE clandestino, asombrado, lo liberó, sin entender bien lo que estaba pasando. ¿Lo explicaría que su entonces novia, Carmen Romero, era hija de Vicente Romero, coronel médico del Ejército del Aire y concejal en el Ayuntamiento de Sevilla, siendo alcalde el médico personal de Carrero, Juan Fernández Rodríguez García del Busto?
González llegó al poder en el congreso de Suresnes (11 al 13 de octubre de 1974). Por cierto, en nada mostraba su adhesión a los principios de una Transición reformista: de él saldría una resolución abogando por la ruptura democrática y otra por el derecho a la autodeterminación de las 'nacionalidades y regiones' que configuran el Estado español. Las contradicciones de Felipe y del PSOE en Suresnes permanecen hasta hoy».
La izquierda, después de que Carrero le hizo al PSOE el enorme servicio de reconocer al sector de Felipe González, que provocó su agradecimiento in aeternum, se encontró de golpe con la mayor unidad de la historia, y, enfrente, nada, porque no se podía reconstruir la CEDA. González es el que mejor lo entendió, en beneficio de su partido, del país y suyo como líder. No le avergonzó que quien le proporcionara la legalidad y el liderazgo socialista fuera Carrero .
En la calle, el enfrentamiento del PSOE contra la UCD parecía una lucha agria. Pero una cosa son las palabras y otra los hechos de fondo. González sabía que desde 1972, cuando entró en la Comisión Ejecutiva del PSOE, hasta 1974, cuando se le nombró secretario general, estaba siendo apoyado. Por eso al presentármelo en 1974 Enrique Múgica, me dijo esa frase ya anotada y que estoy dispuesto a escribir mil veces: «Usted verá que jamás saldrá de labios de un socialista una palabra contra el almirante Carrero Blanco...».
Carrero no eligió a Felipe, pero ayudó, a través del ministro de Justicia y presidente alemán, Gustav Heinemann, para que Willy Brandt, presidente de la Internacional Socialista, diera al sector renovado del PSOE la patente socialista. Después fue cosa de los socialistas del interior elegir a Felipe.

http://www.elmundo.es/cronica/2014/09/28/54269d6922601d21548b4573.html

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18899
Puntos patrióticos : 363052
Reputación : 18500
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.