Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Sobre los separatistas catalanes (102 vídeos)
Hoy a las 00:40 por ruedex

» Portugal pregunta a España por el almacén de Almaraz
Ayer a las 23:05 por deuteros

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Ayer a las 21:46 por Valle

» Cristiano Ronaldo, acusado de evadir 150 millones con varias sociedades en un paraíso fiscal
Ayer a las 18:20 por Valle

» La campaña de donar carne de cerdo al 'Banco de Alimentos' triunfa en Facebook
Ayer a las 17:48 por Torquemada2014

» "Adrián, vas a morir", le dice una antitaurina al pequeño con cáncer
Ayer a las 14:36 por Huroncete

» NO NOS DESTROCÉIS A LOS HÉROES.
Ayer a las 13:44 por Juanma_Breda

» La Guerra de las Naranjas, el origen de la vigente disputa territorial entre Portugal y España
Ayer a las 13:43 por Juanma_Breda

» El CEIP Rosalía de Castro celebra con una jura de bandera escolar su españolidad y la democracia
Ayer a las 00:14 por Torquemada2014

» Eslovaquia aprueba una ley para evitar la propagación del islam
Sáb Dic 03 2016, 21:44 por HIMNOSHISTORICOS

» Lee y escucha la letra propuesta para el himno de España en una iniciativa de Change.org
Sáb Dic 03 2016, 18:37 por Neilo65

» Qué fue de… Javier Arizmendi: ¿otro futbolista de extrema derecha?
Sáb Dic 03 2016, 15:39 por Juanma_Breda

» "Casa Nostra, Casa Vostra" 300 entidades y personalidades reclaman implicarse en la acogida de refugiados
Sáb Dic 03 2016, 14:40 por Juanma_Breda

» ¿Por qué un dictador de izquierdas no es un dictador?
Sáb Dic 03 2016, 13:16 por HIMNOSHISTORICOS

» Franco Ese Hombre Pelicula Completa En Español
Sáb Dic 03 2016, 12:37 por HIMNOSHISTORICOS

» Biografías de Patriotas Vascongados
Sáb Dic 03 2016, 10:57 por ilustrado

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 134 SOBRE EL ESPIRITISMO Y EL UNIVERSO
Sáb Dic 03 2016, 09:41 por Antonio García Fuentes

» ¿ Porque Gibraltar es una colonia y Ceuta y Melilla no ?
Vie Dic 02 2016, 22:05 por Valle

» Historia del Camino de Santiago
Vie Dic 02 2016, 20:25 por ilustrado

» Reino Hispano-visigodo
Vie Dic 02 2016, 20:17 por ilustrado

» Así acosan por WhatsApp a una chica de 19 años
Vie Dic 02 2016, 19:26 por ilustrado

» Manifiesto: Cada Nación debe buscar su Movimiento Patriótico
Vie Dic 02 2016, 16:04 por La Revolución por Hacer

» Así fue … Assad: “Putin es el único defensor del cristianismo”
Vie Dic 02 2016, 14:03 por Juanma_Breda

» Patriotas participantes en acto del 20N dan una paliza al activista Lagarder por gritar "Franco, asesino"
Vie Dic 02 2016, 13:11 por Clemente

» TV marroquí ofrece tutorial a mujeres de cómo maquillar huellas de maltrato
Vie Dic 02 2016, 12:46 por El Zorro

» Madrid, París y Ciudad de México vetarán los coches diésel a partir del 2025
Vie Dic 02 2016, 11:05 por BRUC

» Costo y rendimiento de un preso en España
Vie Dic 02 2016, 10:30 por Antonio García Fuentes

» Historia de las Fallas
Vie Dic 02 2016, 10:21 por HIMNOSHISTORICOS

» TEJERO ROMPE SU SILENCIO, LEE ESTA CARTA Y OPINA.
Vie Dic 02 2016, 05:56 por BRUC

» Los secretos del 23F y los GAL pueden tener los días contados
Vie Dic 02 2016, 01:53 por Torquemada2014

» Gabriel Rufián, ese independentista y marxista
Vie Dic 02 2016, 01:53 por Neilo65

» El Ejército, la Policía Nacional, la Guardia Civil, los Mossos de Esquadra y la Guardia Urbana desahuciados del Salón de la Infancia de Barcelona
Vie Dic 02 2016, 01:50 por Torquemada2014

» Novedades de Gibraltar
Jue Dic 01 2016, 22:57 por El Zorro

» Esta es TODA LA INFORMACIÓN de la tragedia aérea de Chapecoense
Jue Dic 01 2016, 22:01 por HIMNOSHISTORICOS

» Vídeos sobre los separatas catalanes, se van a cagar.
Jue Dic 01 2016, 18:40 por ruedex

» Un estudio evidencia la ineficacia de los 'programas de educación sexual'
Jue Dic 01 2016, 17:44 por BRUC

» ¿Han encontrado el oro perdido de Hitler en el naufragio del «Titanic» nazi?
Jue Dic 01 2016, 17:32 por BRUC

» Encuesta sobre simpatía o afinidad política
Jue Dic 01 2016, 16:53 por La Revolución por Hacer

» En un mundo inseguro y que ya da asco
Jue Dic 01 2016, 10:18 por Antonio García Fuentes

» PORRA: FC Barcelona Vs Real Madrid (3-12-2016)
Jue Dic 01 2016, 02:04 por HispanoCortés501

» DONALD TRUMP es una persona de maravilla y PUTIN cree en él.
Jue Dic 01 2016, 01:59 por HispanoCortés501

» Las 10 noticias más censuradas del año 2015 y 2016
Jue Dic 01 2016, 01:56 por HispanoCortés501

» Otegui se queda sin ir a Cuba al no poder sobrevolar el espacio aéreo de Estados Unidos
Jue Dic 01 2016, 01:47 por HispanoCortés501

» EL IMÁN SUPREMO DE CANARIAS EXIGE MÁS AYUDAS Y ADVIERTE: “DE LO CONTRARIO, HABRÁ MÁS TERRORISMO”
Jue Dic 01 2016, 01:45 por HispanoCortés501

» La Unesco declara las Fallas de Valencia Patrimonio de la Humanidad
Jue Dic 01 2016, 01:41 por HispanoCortés501

» Digno de ver: una hispanocubana sacando de quicio a los castristas en un debate televisivo
Jue Dic 01 2016, 01:27 por HispanoCortés501

» El fusilamiento de Muñoz Seca contado por su nieto, Alfonso Ussía
Miér Nov 30 2016, 20:40 por HIMNOSHISTORICOS

» BOBOS DE LA TRIBU
Miér Nov 30 2016, 18:29 por La Revolución por Hacer

» Los indefensos ante la violencia de género
Miér Nov 30 2016, 10:55 por Antonio García Fuentes

» Nacionalismo proteccionista versus Nacionalismo liberal
Miér Nov 30 2016, 01:49 por ilustrado

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Españoles en la guerra de Vietnam

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Españoles en la guerra de Vietnam

Mensaje por JoséUEI el Sáb Abr 05 2014, 20:59

Publico este post porque me parece importante recordar que hubo españoles en Vietnam, y que, como no, están olvidados.

Este es el parche de brazo de los médicos españoles destinados allí



Este vídeo tiene una duración de unos 54 minutos, os recomiendo verlo, pero siendo realistas, no creo que os lo vayáis a tragar entero, por eso abajo incluyo un artículo del ABC que resume su actuación.





«Confidencial»: los militares españoles que Franco envió a la Guerra de Vietnam



(En la imagen militares españoles atienden a una vietnamita en el hospital de Gò-Công)

El general retirado Antonio Velázquez reconoce haber visto todas las películas de la Guerra de Vietnam. Y tiene claro cuál es la que más se asemeja a lo que el vivió como miembro de la primera misión exterior de la sanidad militar española. Porque antes que los Balcanes, que Afganistán, que Malí y tantos otros escenarios donde se han desplegado las Fuerzas Armadas... también estuvo Vietnam.

Doce fueron los militares del primer contingente que se desplegó en septiembre de 1966 con una misión «confidencial»: prestar ayuda a los civiles -a la postre también militares, survietnamitas y guerrilleros comunistas del Vietcong, sin hacer distinción, y también estadounidenses- en un viejo hospital de Gò-Công, pequeña ciudad del delta del Mekong, de unos 30.000 habitantes y situada a 45 kilómetros de Saigón, la actual capital Ho Chi Minh.

En total más de cincuenta médicos y sanitarios pasaron por Vietnam como parte del dispositivo internacional desplegado por EE.UU.. En el caso español hasta octubre de 1971. Ahora, el Ministerio de Defensa ha recuperado la historia de aquellos pioneros militares médicos con la edición del libro «Salvando vidas en el delta del Mekong», del historiador José Luis Rodríguez Jiménez, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos.

«Confidencial»: los militares españoles  que Franco envió a la Guerra de Vietnam
Con los acuerdos militares firmados en 1953 entre los EE.UU. de Eisenhower y la España de Franco, era lógica una aportación española a la llamada que realizó el Gobierno de Johnson. «Washington cursó la solicitud a través de la Free World Military Assistance Office. Una vez recibida en Madrid, en abril de 1966 el Estado Mayor Central envió escritos confidenciales a las Capitanías Generales. En Madrid no se pensó en médicos civiles como en otros países, sino en el Cuerpo de Sanidad Militar del Ejército de Tierra», explica Rodríguez Jiménez.

Fue una misión tan secreta que los militares desplegados, extrañados de que de su trabajo no se hablase casi nunca, llegaron a enviar una nota a ABC que apareció publicada la Nochevieja de 1966: «Llevaba por título Españoles en Gò-Công», y en el texto se omitía que eran militares. Parte de la nota decía así: la faena es dura, y los enfermos y heridos muchos, los medios no son muy abundantes. ¡Vietnam está en guerra, Señor! [...] En Gò Công, un pequeño pueblo de Vietnam del Sur, es donde están estos doce españoles haciendo algún bien».

A las consultas acudían tuberculosos, mutilados, heridos por la explosión de minas, por bombardeos de napalm, por accidentes de circulación, muchas madres con niños enfermos de difteria, fiebres tifoideas, paludismo, parasitosis intestinales, disentería y diarrea. Un trabajo exigente para un personal sanitario militar que, como reconoce el entonces teniente Velázquez, «no se había recibido una preparación especial. Simplemente, nuestros conocimientos médicos ya adquiridos. Bueno, nos dieron un decálogo del buen oficial médico, sobre usos y costumbres en la zona».



(Militares españoles a la entrada de la misión en Gò-Công)

El ahora general retirado recuerda perfectamente cómo a los 26 años emprendió la aventura de su vida: «Madrid-Roma-Karachi-Bangkok-Saigón. Esa fue la ruta aérea que seguimos, por supuesto, vestidos de paisano. Íbamos como delincuentes y regresábamos como delincuentes. Como si aquello no se tuviese que conocer [...] En la sala de pediatría los niños se morían como moscas».

Estos militares vestían el uniforme estadounidense durante la jornada laboral, con los distintivos y divisas españolas, y podían vestir el uniforme español durante el tiempo de descanso. Los españoles vivieron situaciones de guerra, por supuesto. «Sobre todo en febrero de 1968, durante la ofensiva del Tet, cuando el Vietcong realizó ataques en toda la zona sur, llegando a entrar en Saigón e incluso a asediar la embajada de EE.UU.», explica el autor del libro editado por Defensa sobre estos 50 militares sanitarios españoles olvidados en España a la hora de abordar el conflicto vietnamita o las misiones en el exterior.



(Condecoraciones en Vietnam para los militares españoles)

«Los guerrilleros del Vietcong nunca atacaron al personal español, pero otros equipos médicos sufrieron bajas y este tipo de noticias corrían como la pólvora. A esto debe añadirse que, si bien los militares enemigos debían apreciar la ayuda prestada a los civiles y también a los guerrilleros comunistas heridos, los desplazamientos tenían el riesgo añadido de las minas en los caminos de tierra». Entre múltiples lecciones aprendidas que adquirieron los militares españoles se encuentra, por ejemplo, la evacuación en helicópteros de heridos en combate. Los denominados «Medevac», tan utilizados ahora en Afganistán.

«Platoon. Esa es la película que mejor refleja el Vietnam que los españoles vivimos. Aquella era la época en la que los norteamericanos patrullaban los poblados en grupos de 15 y 20 militares. La de Apocalypse Now me pareció muy fantasiosa», recuerda el general retirado Velázquez, uno de los pioneros de la sanidad militar española en el exterior. En una misión «confidencial».

Enlace:


Última edición por JoséUEI el Sáb Abr 05 2014, 21:12, editado 1 vez

JoséUEI
11-Cabo
11-Cabo

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 426
Puntos patrióticos : 3785
Reputación : 1133
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Edad : 19
Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Re: Españoles en la guerra de Vietnam

Mensaje por JoséUEI el Sáb Abr 05 2014, 21:08

El enlace de la noticia lo publicaré en unos días hasta que se quite la prohibición.

www.abc.es/historia-militar/20131110/abci-confidencial-militares-espanoles-franco-201311041945.html


Última edición por JoséUEI el Dom Abr 06 2014, 17:58, editado 1 vez

JoséUEI
11-Cabo
11-Cabo

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 426
Puntos patrióticos : 3785
Reputación : 1133
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Edad : 19
Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Re: Españoles en la guerra de Vietnam

Mensaje por Quevedo el Dom Abr 06 2014, 13:52

http://sevilla.abc.es/20090215/nacional-nacional/misiones-pioneros-espanoles-guerra-200902151100.html

Pioneros españoles en la guerra de Vietnam



El teniente coronel Pedro Bernal, hoy general, al mando de la fuerza española en Namibia.

Al general Antonio Velázquez Ribera no hace falta que nadie le venga con películas. «Lo que yo vi en Vietnam es el “Platoon” de Oliver Stone: americanos a los que les importaba un carajo la vida de los otros porque lo único que querían era volver vivos a su país, y que habían planteado la misma guerra de guerrillas que el Vietcong, donde “platoon” no es más que un pelotón, en hombres como una sección de las nuestras, veintitantos, en medio de combates muy duros, pero muy bien apoyados por el aire, donde eran los amos. Oíamos un motor y te decían “recuerda siempre que ése es el sonido de los nuestros” y eso aliviaba mucho la tensión. O no tanto: Volando en uno de sus helicópteros camino de Saigón vi que empezaron a ametrallar al suelo; pregunté si nos estaban bombardeando, porque no había oído nada, y un piloto que llevaba escrito en el casco “González” me respondió que “hay que gastar la munición que se caduca” y que estábamos sobre una “zona de tiro libre”, o sea que, o no había nadie, o los que había eran enemigos; y allí había gente. Eran las bajas “colaterales” que luego nos llegaban al hospital de Go Cong con unos agujeros así de grandes en la espalda. Recuerdo que no pude sino soltarle una barbaridad, “¿y por qué no le tira al coño de su madre?”».

Velázquez tenía 25 años, acababa de salir de la Academia en julio del 68, se había casado en octubre y en marzo siguiente cuando partió hacia la sangría de Vietnam estaba esperando una hija. ¿Y qué pintaba el entonces teniente médico Velázquez junto a una decena de militares españoles en un hospital de mala muerte en el delta del Mekong, en el mismo ombligo de la terrible guerra de la que tanto habían oído hablar? Simplemente, servir como voluntarios en la primera misión de ayuda humanitaria de nuestras Fuerzas Armadas.

«Salimos de España muy discretamente. El Gobierno no quería hacer público su apoyo a EE.UU. aunque oficialmente estábamos con Vietnam del Sur. Se montó una buena discusión en las Cortes de entonces porque el ministro de la Guerra quería mandar tropas a luchar contra el comunismo, pero el ministro de Exteriores, Castiella, se opuso, y Franco cortó la polémica con la decisión de que fueran militares sanitarios, pero no combatientes. Los americanos querían que se viera que allí había un país occidental, pero Máximo Cajal, entonces embajador en Tailandia, se afanó en que nuestra presencia resultara casi invisible, hasta el punto de que no quería ni que lleváramos uniforme». Era el guiño de Franco a los americanos en el marco de los acuerdos entre ambos países y que se inscribió a través de la Oficina de Asistencia Militar del Mundo Libre (FWMAO) como Misión Sanitaria Española de Ayuda a Vietnam del Sur.

Un apoyo para una guerra que el Caudillo ya daba por fracasada. «Política y militarmente —le escribió en agosto de 1965 a Lyndon B. Johnson— su guerra la tienen perdida debido a que el comunismo social agrada al pueblo vietnamita ya que ofrece más posibilidades que su sistema liberal occidental». Es más, el general español —según consta en la misiva que se conserva en los Archivos del Departamento de Estado norteamericano— le espetó al presidente de EE.UU.: «No conozco a Ho Chi Minh, pero por su historia y su empeño en expulsar a los japoneses primero, a los chinos después y a los franceses más tarde, hemos de conferirle un crédito de patriota al que no puede dejar indiferente el aniquilamiento de su país. Y dejando ahora su carácter de duro adversario, podría ser, sin duda, el hombre de esta hora, el que Vietnam necesita». No consta la reacción de Johnson, al que debió helársele la sangre ante el elogio a su terrible enemigo por parte del dictador español que demostró una lucidez y visión estratégica muy superior a la del Pentágono.



Los vietnamitas condecoran al teniente médico Velázquez (en primer plano, el capitán Rojas).

El primer equipo de militares llegó a Saigón en septiembre de 1966 y desde entonces, y hasta cinco años después, la bandera española ondeó en el delta del Mekong. Vestidos con uniformes de faena americanos, que se resistían a usar por si se le confundía, protegidos por un chaleco antibalas y un casco, y armados con un fusil M-40, treinta militares españoles llevaron a cabo una misión tan desconocida que a su discretísimo regreso, como relata a D7 el único de aquellos expedicionarios que llegó a general, «se me acercó un comandante y me preguntó que si no era muy joven para haber estado en Ifni, a la vista de la cruz roja que llevaba. Cuando le dije que era por Vietnam exclamó “¿es que se va usted a cachondear de mí?” Luego, años después, el coronel Faúndez, que tenía mucho prestigio, solicitó al entonces ministro de Defensa, Eduardo Serra, que le hiciera general honorífico a su retirada, pero se lo negó porque haber estado en Vietnam no era mérito suficiente. Yo no sé si con haber estado allí bastaba, pero le aseguro que hacía falta ser muy valiente para ir a esa guerra en aquel momento».

Al propio Velázquez, que se embarcó en la aventura dos años después de iniciada la misión, se lo dijo su padre, también médico militar. «Luego, me lo propuso mi coronel. Aquella era una guerra mítica para nosotros, muy rechazada por la sociedad occidental, más que hoy la de Irak. Yo fui con los ojos cerrados. Tenía muchísima ilusión y muchísimo miedo. Fue una experiencia muy bonita, —me cuenta el general desde su retiro ceutí—, pero también muy triste porque se veían cosas muy malas».

El drama de los niños

A este médico, «por ser el más nuevo», le tocó atender Pediatría, que nadie quería, en el hospital provincial de Go Cong, a 46 kilómetros al sur de Saigón, un ruinoso edificio iluminado por un generador donde las madres acompañaban a sus hijos tendidos sobre hojas de palma, amontonados de dos en dos y hasta de tres en tres. «Las condiciones de trabajo eran francamente difíciles, lo mismo que las condiciones de vida en medio de aquella guerra civil. La comunicación con España era inexistente, salvo las cartas que nos enviaban nuestras familias y las que nosotros les escribíamos a ellos y que recibíamos con ocho días de retraso. Nunca pude hablar con Madrid, ni con mi mujer... Del nacimiento de mi hija Carmen, que nació el 14 de julio, me enteré diez días más tarde. Es verdad que el ejército regular de Vietnam del Norte no llegaba hasta allí, pero todo estaba plagado de guerrilleros. Se oían ráfagas de disparos y no se veía nada. También es cierto que no venían a por nosotros porque atendíamos a la población civil —la mayoría vietcongs—, pero si te caía un morterazo encima te la liaban. Yo llegaba a la consulta y elegía a los más graves de los 300 chiquillos que podían estar esperando y de los que todos los días se me morían tres o más. Faltaban medicamentos, faltaba sangre... Había malaria, cólera, disentería, paludismo... Y luego estaban los heridos. Fue terrible».

Los recuerdos de Antonio Velázquez están cuajados de anécdotas, de muertes, de vida y amigos, y hasta de milagros. «Lo peor era la sensación de inseguridad. No sabías por dónde te podía venir un atentado; dónde estaba el amigo o el enemigo. Una tarde paseando me topé con un trabajador del hospital. “Váyase a casa que esta noche bum-bum”, y efectivamente esa noche bombardearon. Otro día fuimos a Saigón, a casa de un americano que estaba casado con una española y que celebraban la Fiesta Nacional, entonces el 18 de julio, y la vuelta era muy complicada porque había que atravesar varios brazos de río; nos detuvieron unos guerrilleros vestidos con ese esquijama negro y el gorro cónico típico y nos dimos a conocer como médicos españoles, “taibanha” (españoles), lo primero que aprendí a decir en vietnamita, y nos dejaron pasar. Al día siguiente, los americanos nos contaron que justo después de dejarnos pasar habían atacado uno de sus puestos».

El último día fue para aquel joven teniente médico una jornada triste y terrorífica. «Me dio por pensar, fíjese, después de seis meses, si al final no llegaba a ver a mi hija». Pero la vio. Y a otras dos más. Una de ellas, Rocío, es teniente, enfermera, y, como su padre, voluntaria en misiones de paz a Kuwait, a Kosovo...



La casa de los militares españoles en Co Gong con el cartel de Misión Sanitaria Española.

También Velázquez se pudo traer de su primera guerra el recuerdo de otros españoles que 110 años antes tomaron Saigón a las órdenes del coronel Palanca: un monumento cerca de la catedral les rendía homenaje. «La estatua ya no existe —lamenta—; de aquello no queda nada, y muy pocos españoles saben algo».

En la guerra de Cochinchina

Pero el coronel José Antonio Pizarro, doctor en Historia y profesor en el Centro de Estudios de la Defensa (Ceseden), estudió bien aquella toma de Saigón por tropas españolas y francesas, de la que el próximo 17 de febrero se cumplen 150 años. Fue la guerra de la Cochinchina (sur de Vietnam) a la que se embarcaron 1.500 españoles procedentes de la Capitanía de Filipinas tras la decapitación del vicario apostólico del Tonkín central, el dominico español Díaz Sanjurjo, en medio de una terrible persecución contra los católicos. «Desembarcaron en la famosa bahía de Da Nang —que volverá a ser fundamental en la guerra del Vietnam (1958-75)—. En nuestras filas había muchos soldados tagalos, más habituados a las enfermedades tropicales, que son el gran enemigo de la expedición, hasta el punto de que cada hombre causa baja al menos cuatro veces. Se enfrentan al paludismo, amebas, serpientes y a las hormigas rojas que podían devorar a los heridos. Piense que los chinos desisten de conquistar Vietnam tras más de mil años de intentos al tratarse de un territorio mitad jungla y mitad calcáreas, que se presta muy bien a la defensa y muy mal a la invasión». Por eso se apuesta por la toma de Saigón, al sur, y cortar el suministro de arroz al norte. «A la ciudad —relata Pizarro— entró una compañía de cazadores, una unidad de ingenieros, de artillería y una dotación de desembarco del buque Elcano, junto a los militares galos. Al final, 233 españoles y 322 franceses defienden Saigón de unos vietnamitas de los que ya entonces se dice que eran muy expertos en el movimiento de tierras, un trabajo de hormigas con el que cavaban hasta las mismas trincheras del enemigo».

En mayo de 1862, el emperador vietnamita Tu Duc pidió iniciar las negociaciones de paz, y así se alumbró el tratado por el que nacía la Indochina francesa, «que fue la perla del imperio galo, con minas, arroz, caucho... Para los españoles, enviados por el Gobierno de O'Donnell sin el más mínimo proyecto político —subraya el coronel—, no hubo resultados a pesar del magnífico trabajo de nuestra gente, sólo una indemnización de guerra, escasa y tardía, y un montón de tumbas».

Bautismo de paz

Ciento treinta años después, el 1 de abril de 1989, ocho aviones C-212 Aviocar del Ala 35 (Getafe), y un C-130 Hércules del Ala 31 (Zaragoza) en la última fase de la misión, comenzaban a operar en el sudoeste de África para cumplir el mandato de «asegurar la rápida independencia de Namibia a través de elecciones libres e imparciales bajo el control y supervisión de las Naciones Unidas». Una actuación que cerraba un proceso de casi 25 años de gestiones diplomáticas y diez de preparación, y con la que España iniciaba oficialmente su andadura en misiones de la ONU y, además, por partida doble ya que, simultáneamente, recibía otra solicitud para estar en Angola. Para este nuevo escenario de colaboración de nuestras Fuerzas Armadas, bajo el Gobierno de Calvo-Sotelo, hubo que elaborar una serie de directrices a las que se ajustaría la participación española y Defensa seleccionó a un grupo de oficiales para ser formados, instruidos y adiestrados en el planeamiento y ejecución de este tipo de operaciones.



El entonces teniente médico Antonio Velázquez, hoy general en la reserva, tras una defensa de sacos terreros y junto a un soldado vietnamita en el delta del Mekong. Era el año 1969.

A través de sucesivas rotaciones de tres meses hasta marzo de 1990, pasaron por Namibia 250 militares del Ejército del Aire, ninguno de ellos soldado de reemplazo y sólo al final voluntarios. El general Pedro Bernal, entonces teniente coronel que mandó a los militares españoles en el segundo destacamento —el primero lo llevó el teniente coronel Ferrús mientras Bernal hacía las labores de apoyo desde Getafe—, explica hoy que el terreno ofrecía muchas dudas en cuanto seguridad «porque no sabíamos hasta qué punto las partes iban a respetar los acuerdos. De hecho, al principio en el norte había choques importantes, hubo 300 guerrilleros y 30 soldados sudafricanos muertos. Teníamos ante nosotros una superficie similar a la de 1,5 España y dos desiertos fabulosos, el del Karajal y el de la costa de Namibia. Y el transporte aéreo era esencial y para todo: la disponibilidad media fue superior al 90% y la efectividad del 100%. Además, la existencia de misiles SAM-7 en manos de grupos de incontrolados al norte, que ya habían derribado un helicóptero, obligaba a volar a 15 metros de altura, con el riesgo de choques de aves y la dificultad de maniobrar. La colisión con la rama de un árbol nos obligó a cambiar un plano completo de un avión». Por si fuera poco, el fino polvo del desierto formaba una invisible capa sobre los motores e impedía su refrigeración, los servicios de control de tráfico aéreo quedaron reducidos a la capital y hubo que operar «radiando a ciegas», las tormentas afectaban a los aparatos eléctricos y las condiciones de vida no eran mejores que las de trabajo.

El general Bernal, casado y con tres hijos, se convirtió en padre para todos aquellos hombres. Más aún, en confesor. «He oído confesiones en mi despacho que no las ha oído el sacerdote. Le decía al cura, “¿y tú a cuántos has confesado hoy? Yo, a veinte”, “pues yo a ninguno”, respondía. Incluso se presentó un matrimonio que yo como jefe de destacamento casara a su hija con un cabo primero con el que salía. El hombre miraba horrorizado. Fue duro estar en un sitio en donde no había con qué entretenerse...»

«Encajamos muy bien con los sudafricanos, pero tuve que dar orden de que no confraternizaran con ellos y sobre todo de puertas para afuera porque en todos los bandos se veía a la ONU que favorecia al contrario, lo mismo que sucedió con los nativos, más proclives al SWAPO, movimiento de liberación, con los que la relación humana era muy fácil y muy directa. Nuestro médico, en las horas libres, atendía a la población, que formaba largas colas. Una vez vi allí a una princesa herero ataviada con un traje victoriano».

«Me fui más contento que unas pascuas porque podría poner a prueba mi capacidad y conocimientos. Pero también iba con el peso de la posibilidad de hacer frente a un accidente mortal, para lo que me preparé un protocolo de uso para casos de fallecimiento».

Jamás lo utilizó. Finalizada la misión, el 6 de abril de 1990 el estandarte del Ala 35 recibió la Corbata de la Orden de Isabel la Católica.

Quevedo
7-Marinero de 1ª
7-Marinero de 1ª

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 224
Puntos patrióticos : 1526
Reputación : 230
Fecha de inscripción : 04/04/2014
Edad : 59
Localización : Santander, ESPAÑA

Volver arriba Ir abajo

Re: Españoles en la guerra de Vietnam

Mensaje por JoséUEI el Dom Abr 06 2014, 19:09

Muy interesantes esos relatos, qué pena que estén olvidados...Lo de la toma de Saigón no lo conocía yo, joder, y a saber en cuantos sitios más estuvieron los españoles y que no conocemos.


Última edición por JoséUEI el Dom Abr 06 2014, 19:31, editado 1 vez

JoséUEI
11-Cabo
11-Cabo

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 426
Puntos patrióticos : 3785
Reputación : 1133
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Edad : 19
Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Re: Españoles en la guerra de Vietnam

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Dom Abr 06 2014, 19:26

Shocked Pues me entero ahora que hubo españoles en la guerra de Vietnam  Embarassed 

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18884
Puntos patrióticos : 362956
Reputación : 18480
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Españoles en la guerra de Vietnam

Mensaje por JoséUEI el Dom Abr 06 2014, 19:32

@HIMNOSHISTORICOS escribió:Shocked Pues me entero ahora que hubo españoles en la guerra de Vietnam  Embarassed 

jaja ya, si es que casi nadie lo sabe, yo me entere hace un año o así y me quede alucinado también.

JoséUEI
11-Cabo
11-Cabo

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 426
Puntos patrióticos : 3785
Reputación : 1133
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Edad : 19
Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Vietnam - El Secreto

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Dom Jul 27 2014, 10:46








HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18884
Puntos patrióticos : 362956
Reputación : 18480
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

La Falange en Japón, China y Filipinas

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Lun Ene 19 2015, 12:19




La Guerra Civil española de 1936-1939 repercutió en el Asia Oriental, enfrentando también a los españoles partidarios del gobierno republicano y a los del bando nacional. Estos últimos progresivamente llegaron a ser mayoritarios, tanto por las noticias que indicaban el avance de las tropas franquistas como por la propia composición de esta colonia, donde en su gran mayoría eran empleados de rango medio o misioneros, además de un porcentaje significativo de la élite económica y social de Filipinas.
También, como consecuencia de la Guerra Civil, se fundaron agrupaciones del servicio exterior de Falange Española de las JONS, llamada normalmente la Falange Exterior, que perduraron hasta el final de la Guerra del Pacífico, a través de cuya historia se puede estudiar la presencia hispana en estos años en la región. Especialmente en el caso de Filipinas, se puede trazar también el declive definitivo de «lo hispano», entendiéndose por esto tanto los lazos que unieron al archipiélago con España después de 1898, [86] como por la huella social y cultural que había penetrado durante los más de trescientos años de dominación desde México o desde Madrid, en un proceso con ciertos rasgos semejantes a los de las repúblicas iberoamericanas tras su independencia en el siglo XIX, o al de Cuba después de 1898.
Las actividades de Falange se centraron desde un principio en el envío de ayuda, en sus diversas formas, al campo nacional. Ignorando las edictos de neutralidad promulgados en diversos países, se enviaron fondos de dinero, además de ropas, tabaco y otros productos. Falange también sirvió para movilizar la colonia española adicta a los nacionales, celebrando sus victorias militares o las efemérides importantes y además creó algunas organizaciones paralelas, como una Sección Femenina, para agrupar a las mujeres, otra juvenil, otra infantil y el llamado Auxilio Social, dedicado a ayudar caritativamente a aquellos españoles que no tenían casa o comida.
(…)
Hubo ramas de Falange en Japón, China y las Filipinas. La primera tuvo solamente dos miembros, en China sobrepasaron el medio centenar y en el último territorio hubo unos 800 miembros en los momentos de mayor afiliación que bajaron a los dos centenares durante la ocupación japonesa.
Florentino Rodao, PH. D. 
Universidad de Tokio.
Artículo completo en: http://www.florentinorodao.com/academico/aca94a.htm





http://lafalange.com.es/?p=6560

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18884
Puntos patrióticos : 362956
Reputación : 18480
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.