Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» El Ejército de Tierra se disculpa por recordar el golpe de 1936 como alzamiento «cívico-militar»
Ayer a las 20:54 por Iuris Tantum

»  [Video] Suizo graba desde su coche como un grupo amplio de musulmanes, invade con canticos un pequeño pueblo de Suiza.
Ayer a las 20:52 por Iuris Tantum

» Primero Lérida, ahora también Tarragona rechazan participar en el referendum secesionista de Cataluña.
Ayer a las 19:36 por ruedex

» Otra bandera separatista que cae.
Ayer a las 19:18 por ruedex

» El cantante Francisco: “Si me tachan de facha por amar a España, me siento orgulloso de ser facha”
Ayer a las 14:54 por Neilo65

» Lo que pagan “los grandes” y lo que paga “la masa”
Ayer a las 10:23 por Antonio García Fuentes

» Mi música, tu música, nuestra música
Ayer a las 09:17 por José Francisco

» La Guardia Civil entra en el Parlament de Catalunya y en el Palau por la trama del 3% de CDC
Ayer a las 06:46 por BRUC

» Encuentran muerto a Miguel Blesa con un tiro en el pecho
Ayer a las 02:52 por Juanma_Breda

» Si piensan prohibir el ‘Cara al sol’, entonces prohíban con más motivo ‘La Internacional’
Jue Jul 20 2017, 18:07 por José Francisco

» La foto más miserable en el 20 aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco
Jue Jul 20 2017, 07:00 por BRUC

» Los jubilados que quieran cobrar la pensión tendrán que trabajar y percibir un sueldo.
Miér Jul 19 2017, 13:48 por Lucía

» ¿Qué si amo a Pablo Iglesias?. No, de momento, solo me interesa el sexo. “El amor "romántico" es opresor, patriarcal y tóxico”.
Miér Jul 19 2017, 13:10 por Neilo65

» PROMOVIDO POR EL AYUNTAMIENTO Nuevo ridículo: denuncian a los pilotos italianos que bombardearon Durango
Miér Jul 19 2017, 13:00 por Neilo65

» EL PRIMER PUEBLO DE NEGROS LIBRES DE NORTEAMÉRICA, EN LA FLORIDA ESPAÑOLA Fuerte Mosé: negros de Estados Unidos recuerdan con orgullo su pasado español
Miér Jul 19 2017, 11:17 por José Francisco

» La asquerosa política culpable de todo
Miér Jul 19 2017, 10:04 por Antonio García Fuentes

» 18 de Julio - Día del alzamiento Nacional
Mar Jul 18 2017, 23:57 por Iuris Tantum

» LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA NO FUE UNA LUCHA ENTRE DEMÓCRATAS Y ANTIDEMÓCRATAS
Mar Jul 18 2017, 12:39 por José Francisco

» Turismo masivo o invasivo y destructivo
Mar Jul 18 2017, 09:56 por Antonio García Fuentes

» 18 de julio de 1936, cuando los republicanos inventaron el bombardeo sobre población civil
Mar Jul 18 2017, 08:26 por HIMNOSHISTORICOS

» El Alzamiento Nacional. Manifiesto de Franco en Las Palmas, 18 de julio de 1936
Lun Jul 17 2017, 22:06 por Valle

» Uniformología Militar del Ejercito Español.
Lun Jul 17 2017, 20:20 por HIMNOSHISTORICOS

» EN TONO IMPERATIVO, EXIGE TENER MENOS HIJOS EN PLENO INVIERNO DEMOGRÁFICO
Lun Jul 17 2017, 16:48 por BRUC

» España Código Femen: Amazonia empieza en los Pirineos
Lun Jul 17 2017, 16:43 por BRUC

» Nacho Bravo, con 8 años, campeón del mundo de cálculo mental
Lun Jul 17 2017, 16:37 por BRUC

» ¿Estuvo justificado el Alzamiento de Franco?
Lun Jul 17 2017, 16:30 por BRUC

» Muere Martin Landau, el oscarizado actor de 'Con la muerte en los talones'
Lun Jul 17 2017, 14:28 por niunpasoatras.org

»  ¿Qué ocurre a las 03:33 de la madrugada?
Lun Jul 17 2017, 12:30 por José Francisco

» El fútbol… como droga y enorme negocio
Lun Jul 17 2017, 10:03 por Antonio García Fuentes

» GUERRA CIVIL Represion republicana
Dom Jul 16 2017, 21:45 por José Francisco

» Abucheos a Carmena por sus desplantes a la memoria de Miguel Ángel Blanco
Dom Jul 16 2017, 19:04 por HIMNOSHISTORICOS

» Chechenia y Rusia resisten, con varonil apostura, el ataque de las hordas sodomitas
Dom Jul 16 2017, 19:03 por Torquemada2014

» Maestras con hiyab y otros disparates, por Pérez Reverte
Dom Jul 16 2017, 18:52 por HIMNOSHISTORICOS

» Novedades de Gibraltar
Sáb Jul 15 2017, 15:48 por Juanma_Breda

» Pensamientos y reflexiones 161 Canallas y asesinos ya incalificables
Sáb Jul 15 2017, 10:47 por Antonio García Fuentes

» Los periodistas de la televisión pública valenciana deberán hacer un curso “feminista” para evitar el lenguaje sexista
Sáb Jul 15 2017, 10:05 por José Francisco

» Películas
Vie Jul 14 2017, 19:03 por José Francisco

» Misterios y Mitologia
Vie Jul 14 2017, 17:57 por José Francisco

» Un periodista de izquierdas queda como un ignorante en su afán por atacar a la Iglesia
Vie Jul 14 2017, 17:54 por José Francisco

» Concejal de la tercera República.
Vie Jul 14 2017, 16:04 por BRUC

» España “solo es Vascongadas, Cataluña y Navarra”
Vie Jul 14 2017, 10:10 por Antonio García Fuentes

» UNA LÍNEA MAGINOT A LA ESPAÑOLA El Cinturón de Hierro, el fracaso que permitió la conquista de Bilbao
Vie Jul 14 2017, 08:43 por José Francisco

» Efecto Umbral: ¿por qué cada vez que CRUZÁS UNA PUERTA TE OLVIDÁS DE ALGO?
Jue Jul 13 2017, 21:54 por HIMNOSHISTORICOS

» Humor gráfico y chistes
Jue Jul 13 2017, 20:43 por HIMNOSHISTORICOS

» Una chica se baja del bus de Podemos en el World Pride y orina en mitad de Cibeles
Jue Jul 13 2017, 18:05 por Valle

» Alemania: La policía de la sharia chechena aterroriza Berlín
Jue Jul 13 2017, 18:00 por José Francisco

» Austria presenta un plan para reducir a cero la inmigración ilegal
Jue Jul 13 2017, 16:26 por BRUC

» Una playa fascista en Venecia
Jue Jul 13 2017, 16:22 por BRUC

» LO QUE NOS ENSEÑARON Y ENTENDEMOS POR NACIÓN
Jue Jul 13 2017, 09:48 por Antonio García Fuentes

» Cristiano Ronaldo, abordado en su yate por la Agencia Tributaria Aduanera
Miér Jul 12 2017, 23:38 por Iuris Tantum

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

¿Por qué no soy antifranquista?

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Por qué no soy antifranquista?

Mensaje por BRUC el Miér Abr 22 2015, 17:34



Aclaro algo previo y fundamental coincidiendo con el 79 aniversario del inicio de la II república: yo no soy franquista porque el franquismo no representa ninguna militancia política. Mis opiniones y juicios deben ser tomados más que como mera expresiones de criterios personales, ajenos a cualquier influjo ideológico encuadrado en unas normas dictadas. De la misma forma que no me convertiría en felipista ponderar aquí el reinado de Felipe II ni tampoco en alejandrista si glosara la importancia del héroe macedonio en la vertebración de la cultura helénica, base y sustento de la nuestra. Ya que el cúmulo de falsedades, injurias y vilezas que se han vertido sobre el Caudillo y su obra de gobierno ha sido la canción oficial en estos 36 años de supuestas libertades, me creo en el deber de sostener otra versión bien distinta a la oficial, sin que ello me convierta en peor persona ni en un portavoz de la caverna, así bautizado al numerosísimo grupo de españoles que recuerda la etapa de Franco con respeto y gratitud.
De entrada un detalle que no es ninguna fruslería. Si yo puedo escribir este artículo acaso se deba a la suerte de haber sido concebido en el alborear de los 70, una época en la que el derecho a nacer se imponía a los derechos individuales que, en forma de normas abortistas impulsadas por la patulea feminista, han hallado infeliz aposento en nuestro degradado Estado laico. Supongo que ese privilegio también se lo deberán muchos de ustedes a ese régimen que, sin embargo la crueldad del que se le acusa, convirtió en imperio moral y legal el derecho a la vida. Dicho esto vayamos al meollo.
Poco podía imaginar Franco que a su muerte muchos de sus más estrechos colaboradores dieran rienda suelta a todos los odios, a todos los rencores y a todos los revanchismos. La estulticia de la izquierda y también de la derecha liberal ha alcanzado cotas delirantes todos estos años. Jamás un personaje de la vida española había sido tan execrado y vituperado tras su muerte. Se ha recurrido al insulto, se ha descendido al agravio personal, al falseamiento de la memoria histórica, al chiste escatológico y, ni que decir tiene, a la mentira como norma. Ante semejante descarrío, muchas adhesiones de hoy a la obra de Franco son una simple consecuencia del repudio de tanta vileza. Unido, claro está, al desencanto por los rumbos que España está tomando.
Soy hijo de uno de esos tantos millones de españoles que crecieron dentro de un marco político que les permitió conseguir, sin más apoyatura que su honradez y su trabajo, un puesto decoroso en el ámbito de su profesión. Deben saber las generaciones más jóvenes que, pese a los posteriores cambios de conciencia y de chaqueta, los españoles eran mayoritariamente partidarios de aquel régimen. El Caudillo había logrado el abrumador asenso de sus gobernados, gracias a la combinación de muy diversos factores, no tanto políticos como sociológicos y económicos. Quizá también sentimentales. Bajo su régimen autoritario la clase media y también la popular evolucionaron sensiblemente en sus niveles de vida, igualándose e incluso superando a las de muchos países europeos. El crecimiento económico español superó al de Francia durante el último lustro de los 60. Vivían en una nación de creciente prosperidad, de orden público total y de cordial convivencia. De acuerdo en que carecían de un conjunto de derechos electorales de que gozaban otros pueblos, pero no creo que a la mayoría de los españoles semejante limitación les importada demasiado.
El esplendor máximo del régimen franquista se alcanza en los años sesenta, en sincero olor de multitudes. Negarlo ahora o pretender disminuirlo, como tantos hacen, constituye una nueva canallada. El deterioro del franquismo comienza en la siguiente década y se agudiza en sus últimos tres años; cuando la postración física del Caudillo limita sensiblemente su capacidad de acción. Lo cierto fue que Franco murió en la cama, a los 83 años, y que sólo entonces la llamada oposición dio señales de existencia. Hasta entonces, miéntase lo que se quiera, todos esos descontentos, advenedizos, adversarios y enemigos que proliferaron como venenosos hongos no habían conseguido crear una sola situación grave para su régimen. Bien es cierto que una legión de ellos, incluidos algunos relevantes socialistas, transitaron sin aparente contradicción ideológica por las estructuras del régimen y lo adulaban y lo servían.
Se pretende sin embargo convencernos de que Franco se mantuvo en el poder en contra del deseo de la inmensa mayoría de los españoles. Lo que es simple y rotundamente falso. Ningún pueblo aguanta casi cuarenta años sin rebelarse contra un régimen que no le gusta. Los ejemplos son numerosos y, algunos incluso, bastante recientes. Aunque sea hoy políticamente incorrecto admitirlo, aquí todos eran franquistas, o por convicción o por interés o por comodidad.
Sucede que una de las constantes de la izquierda española es su persistencia en el engaño y la mentira. No reconocerán nunca la incidencia del franquismo en el pueblo español, lo mismo que continúan empeñados en negar las auténticas causas que les hicieron perder una guerra que, racionalmente, debieron ganar siempre. El mantenido error de la izquierda sigue siendo su empecinamiento en achacar la derrota, que comenzó en Melilla el 17 de julio de 1936, a causas ajenas a sus infinitas equivocaciones, a sus constantes enfrentamientos internos, a su inferioridad técnica y moral. Cada vez que alguno de los líderes políticos, articulistas o historiadores de la izquierda se refiere a la contienda civil, achaca la victoria de Franco a causas absolutamente ridículas, que han sido sobradamente desvirtuadas por los historiadores serios: los moros, la ayuda italo-germana, el Comité de No Intervención o el brazo milagrosos de Santa Teresa. No reconocen ni serán capaces de reconocer que el ejército nacional y su retaguardia funcionaron infinitamente mejor que el ejército y la retaguardia rojas. Y, sobre todo, estuvieron muchísimo mejor mandados. Lo reconoció el general republicano Vicente Rojo (“fuimos cobardes por inacción política antes de la guerra y durante ella”) y lo destacó el nada sospechoso Salvador de Madariaga al definir al Frente Popular como “una serie de tribus mal avenidas”.
No quiero que interpreten este artículo como una defensa de la memoria de Francisco Franco, porque ni tengo títulos para ello, ni me siento capaz de afrontar semejante tarea en toda su inmensa y trascendental profundidad. Alguien tendrá que hacer una crítica serena y un estudio ponderado en un futuro nada lejano; cuando la derecha mojigata deje de estar subida en la cresta del desbocado aluvión antifranquista que alimenta la izquierda.
A todos esos españoles que superan hoy la cincuentena de años les preguntaría hoy si, al cabo de tantas insidias, de tantos agravios y de tantas falsedades no respondidas, ¿vivieron acaso en estado de hipnosis, de entontecimiento, de obnubilación, hasta el año 1975?
De la diferencia entre la España de entonces y esta cosa de hoy, que se nos presenta como un paradigma de virtudes, disimulando sus defectos, minimizando sus desastres, justificando todos sus errores, miserias y podredumbres, podrían dar cuenta todos esos millones de personas que, aún viviendo felices y prosperado entonces, han permitido con su penoso silencio el increíble desfile de necedades, absurdos e insensateces que se repiten con especial virulencia estos días.
Conste, finalmente, que no pretendo hacer en absoluto ni una apología del inmovilismo, ni un cántico a la nostalgia inoperante ni, mucho menos, un ataque despiadado a la democracia. Sería el primero en desear que se nos gobernara, por fin, dentro de un sistema serio, respetuoso, constructivo, donde no tuviésemos que renunciar a las cosas que nuclearon durante casi cuatro decenios la vida española, entre ellas la moral cristiana, la unidad nacional y la familia. Yo también querría ver a nuestro pueblo en cotas de bienestar más altas y sólidas que las que disfrutaba en 1975; tener más justicia social que entonces, en vez de una inquietante degradación de las rentas y su distribución; saber que la existencia de esta vieja nación no va a depender de las cesiones a los separatistas; observar el respeto a los símbolos nacionales en cualquier acontecimiento público; poder reconocer que los españoles hemos ganado en libertad, en orden, en solidaridad, en valores morales, en dignidad y en respeto a nuestra identidad; contemplar unas instituciones que estén al servicio de las personas y no de unos pocos y, como consecuencia de todo ello, celebrar que el mundo nos respeta y nos admira.
Desgraciadamente, estamos muy lejos de celebrar semejantes ideales. Luchar por ellos, desde la ecuánime y respetuosa contemplación del pasado, constituye la finalidad de este artículo.
Estoy seguro, sin embargo, de que para muchos sólo seré un representante, uno más, de la carcundia facha. Lo siento por ellos. Sé que no tienen ni tendrán nunca remedio.
Armando Robles.
avatar
BRUC
63-Capitán
63-Capitán

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 8638
Puntos patrióticos : 167987
Fecha de inscripción : 26/06/2014
Localización : Deslocalizado

http://coe-41.blogspot.com.es/p/vb.html

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Por qué no soy antifranquista?

Mensaje por Juanma_Breda el Miér Abr 22 2015, 23:12

Bravo, se puede decir más alto, pero no más claro.

Y es lo justo que intento decir a la gente.

Que no soy franquista y ni nada por el estilo, y ni quiero que vuelva Franco.

Pero Franco tuvo un gran merito y era necesario en un momento necesario.

Y cuando murió Franco, los españoles querían el mismo régimen pero con cierta democratización y no esto.
avatar
Juanma_Breda
46-Suboficial Mayor
46-Suboficial Mayor

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 4533
Puntos patrióticos : 47225
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Edad : 34
Localización : Cádiz

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.