Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» 7 cosas que tendría que hacer Rajoy si es verdad que no cree en muros ni fronteras
Hoy a las 12:12 por Valle

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Hoy a las 12:04 por Valle

» Cataluña y sus memorias historicas
Hoy a las 11:09 por RICHI

» Vídeos de Humor
Hoy a las 10:31 por HIMNOSHISTORICOS

» Guerra de Siria
Hoy a las 10:06 por Juanma_Breda

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 146 LA SOLEDAD Y EL PODER
Ayer a las 11:54 por Antonio García Fuentes

» SABADOS HIMNOS Y POEMAS
Ayer a las 06:25 por RICHI

» Un sistema solar repleto de Tierras.
Ayer a las 02:29 por HispanoCortés501

» Historia del Escudo y la bandera
Ayer a las 02:06 por HispanoCortés501

» Las Femen boicotean a Le Pen por defender a la mujer en el islam
Ayer a las 02:03 por HispanoCortés501

» El FN, 'más fuerte que nunca' según la prensa francesa
Ayer a las 01:58 por HispanoCortés501

» Donald Trump: “El islam supone un gran problema para planeta”
Ayer a las 01:56 por HispanoCortés501

» La extrema izquierda amenaza el Campus de Vox: ‘¡No pasarán!’
Ayer a las 01:50 por HispanoCortés501

» Ceuta pide ayuda al Ejército para hacer frente a la oleada de inmigrantes
Ayer a las 01:44 por HispanoCortés501

» Una senadora de Podemos duda de la españolidad de Ceuta y Melilla
Ayer a las 01:43 por HispanoCortés501

» Declaración conjunta del Presidente Juncker, el Presidente Rajoy y el Primer Ministro Costa sobre el acuerdo amistoso a propósito del asunto de Almaraz
Vie Feb 24 2017, 22:15 por Valle

» 23-F: Quintana Lacaci y su promesa a Franco
Vie Feb 24 2017, 17:52 por BRUC

» Bripac recupera la bandera de su primera operacion de guerra
Vie Feb 24 2017, 16:41 por BRUC

» Maniatan y dan una paliza a un cura de una parroquia de Coslada para robarle
Vie Feb 24 2017, 16:36 por Neilo65

» El “bizcochazo real”
Vie Feb 24 2017, 16:34 por Neilo65

» Carmena quiere poner a los madrileños a tejer la bandera del Orgullo Gay
Vie Feb 24 2017, 15:26 por Neilo65

» El coletas hace apologia del terrorismo al estilo Etarra
Vie Feb 24 2017, 13:24 por Invitado

» El tiempo pasa todo sigue igual o peor…
Vie Feb 24 2017, 09:40 por Antonio García Fuentes

» Urdangarin, libre sin fianza por su "arraigo y conducta"
Jue Feb 23 2017, 22:10 por Neilo65

» El repartidor que zanjó con una torta la broma del 'caranchoa' alega miedo
Jue Feb 23 2017, 22:00 por Neilo65

» Rajoy lo ha dicho en el Senado: “No hay que magnificar”
Jue Feb 23 2017, 09:35 por Antonio García Fuentes

» LA FRASE - MITAD MONJE MITAD SOLDADO
Miér Feb 22 2017, 19:30 por RICHI

» Aquí la voz de Europa
Miér Feb 22 2017, 18:54 por Juanma_Breda

» Una más por aquí!!
Miér Feb 22 2017, 18:49 por niunpasoatras.org

» Alfonso: «Guardiola debió renunciar a la selección, y Piqué está en la misma tesitura»
Miér Feb 22 2017, 15:19 por Mastieno

» Paises mas temidos por otras naciones
Miér Feb 22 2017, 14:53 por Neilo65

» La Memoria Histórica de Cartagena también ataca a Millán Astray
Miér Feb 22 2017, 14:35 por Neilo65

» ESCRITOS DE Y PARA EL ALMA 8 LA FILOSOFÍA... ¡A LA HOGUERA!
Miér Feb 22 2017, 10:17 por Antonio García Fuentes

» EL GRAN ERROR DE ESTA DEMOCRACIA
Mar Feb 21 2017, 23:25 por RICHI

» El Congreso gastará 230.000 euros en cambiar sus cocinas y electrodomésticos
Mar Feb 21 2017, 20:53 por Clemente

» Una familia italiana acoge a un refugiado y viola dejando embaraza a la hija de 12 años
Mar Feb 21 2017, 16:17 por Neilo65

» Hallado Zelandia, un enorme continente sumergido en el Pacífico
Mar Feb 21 2017, 15:22 por BRUC

» El cerebro' de los atentados del 11-M es puesto en libertad tras sólo 12 años de cárcel
Mar Feb 21 2017, 15:04 por Juanma_Breda

» Alberto Garzón defiende que el opositor venezolano Leopoldo López esté en la cárcel "por golpista"
Mar Feb 21 2017, 15:02 por BRUC

» Decenas de refugiados queman coches y atacan a la policía en Estocolmo.
Mar Feb 21 2017, 14:54 por Juanma_Breda

» Los Mossos detendrían a Forcadell y Puigdemont si lo ordena un juez
Mar Feb 21 2017, 13:25 por Agustín1968

» Blas Piñar la España de hoy
Mar Feb 21 2017, 08:19 por APKSPAIN

» BOBOS DE LA TRIBU
Mar Feb 21 2017, 00:38 por La Revolución por Hacer

» La lucha ideológica en las Universidades
Lun Feb 20 2017, 19:19 por La Revolución por Hacer

» Resumen de los partidos anti-inmigración de Europa (I): Front National (Francia), Afd (Alemania), FPÖ (Austria), Reino Unido, Holanda, Bélgica y Suiza
Lun Feb 20 2017, 19:00 por Juan Garcia

» La Legión Española
Lun Feb 20 2017, 14:21 por HIMNOSHISTORICOS

» Mi música, tu música, nuestra música
Lun Feb 20 2017, 14:14 por HIMNOSHISTORICOS

» EL ROBO DE ESPAÑA Y LOS ESPAÑOLES RESUMIDO EN CORTO ESPACIO
Lun Feb 20 2017, 10:36 por Antonio García Fuentes

»  La II Republica española
Dom Feb 19 2017, 18:10 por Valle

» RAMBLA LIBRE .COM / CIEN MIL PAYASOS Y SETENTA MIL TONTOS ÚTILES
Dom Feb 19 2017, 17:11 por PODER JUDIO

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

El falso debate de las pérdidas humanas en la Guerra Civil

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El falso debate de las pérdidas humanas en la Guerra Civil

Mensaje por URSINO el Dom Mayo 10 2015, 20:31


Fotografía: Asesinados por milicianos del Frente Popular apilados en una de las cientos de checas, de invención soviética, que funcionaban en el Madrid de la 2ª República.
La llamada recuperación de la memoria histórica forma parte de un proyecto político-cultural mucho más amplio que tiene necesidad de un genocidio para la descalificación sin paliativos del bando nacional y de la España de Franco, primer paso para la reivindicación de la Segunda República con cuya presunta legitimidad pretenden conectar a la España actual la extrema izquierda y los regionalismos separatistas.
El camino para alcanzar este objetivo pasa por reavivar artificialmente el debate sobre el número de víctimas pretendiendo demostrar mediante la abultada disparidad de las cifras debida a la represión en los dos bandos que el Gobierno republicano se habría visto desbordado por la actividad de grupos incontrolados mientras que en zona nacional eran las propias autoridades quienes dirigían una acción represiva que adquirió caracteres de exterminio. Así, en la línea del periodista Peter Weyden, José Fontana hace de lo que él llama las sangrientas matanzas de Badajoz un anticipo de Auschwitz y hace unos días en la edición en inglés de “El País” (suplemento del “Herald Tribune”) se hablaba de 90.000 “desaparecidos” como consecuencia del franquismo, cifra por cierto relativamente baja y que sin duda costará una reprimenda al poco avezado redactor, porque no olvidemos que el oráculo de la historiografía de izquierdas Gabriel Jackson hablaba de 200.000 muertos sólo para la posguerra y los neosocialistas no bajan hoy de 150.000 para toda la guerra y posguerra. Cifras todas ellas, carentes de cualquier fundamento.
Por el contrario, una revisión documental y bibliográfica centrada en la cuestión de las cifras de pérdidas humanas, permite comprobar que los resultados a que se había llegado hace unos años en el estudio de las repercusiones demográficas de la Guerra Civil pueden considerarse definitivos —sin olvidar la relatividad que la historiografía da siempre a este término— y que carece de fundamento el revisionismo propuesto por aquellos autores que actualmente van acompañados del visto bueno y del aval económico de la clase política.
Con razón se ha dicho que la verdadera importancia de la Guerra Civil Española en la historia del siglo XX no es tanto geopolítica o estratégica como ideológica y cultural. Estos dos últimos conceptos resultan especialmente apropiados si los ensanchamos hasta poder considerar la guerra española de 1936 como un enfrentamiento entre dos concepciones del mundo: la occidental y cristiana y las nuevas formas del totalitarismo que, procedentes de la Unión Soviética, comenzaban por entonces a expandirse. El final de la Segunda Guerra Mundial dio paso al deterioro del gravoso acuerdo de las potencias occidentales con la Unión Soviética —prevista ya por Franco en su carta a Churchill del 18 de octubre de 1944 — y, en la reordenación de las alianzas durante la Guerra Fría, España quedó definitivamente incorporada al mundo libre consolidándose así una trayectoria que se había iniciado en julio de 1936.
Esta circunstancia no podía dejar de tener su repercusión en las propias manifestaciones del conflicto y la honda brecha que se manifestó entre los españoles en los más diversos terrenos (religioso, político, social, de identidad nacional…) hace que, a las lógicas pérdidas humanas ocasionadas por las consecuencias directas e indirectas de las operaciones militares, se unieran, y en número muy elevado, las causadas en ambas retaguardias por las represalias, asesinatos y ejecuciones que se prolongaron durante los primeros años de la posguerra. Pero un correcto análisis historiográfico no puede olvidar que las muertes debidas a la represión se sitúan en un contexto bélico y que, incluso si les sumamos las ocasionadas como consecuencia de las operaciones militares, no son las únicas con trascendencia en el terreno demográfico. En tiempo de guerra se muere más pero también hay menos nacimientos. Por otra parte, la sobremortalidad no afecta exclusivamente a quienes mueren habitualmente (en aquel momento ancianos y niños) sino a hombres jóvenes, no tanto a gente inactiva e infecunda cuanto a aquellos que se encuentran en edad óptima para el trabajo y la paternidad. Además, la guerra separa a los cónyuges, retrasa los matrimonios y hace abandonar sus tareas habituales a la población activa, situación que puede prolongarse en la posguerra para los derrotados. Por último —y esta enumeración no es exhaustiva— los avatares del frente originan unos desplazamientos de población que pueden llegar al exilio definitivo. En síntesis, los efectos demográficos, las pérdidas humanas de la guerra, resultan de gran trascendencia para el futuro de un país cuya vida y cuyos habitantes se verán afectados necesariamente por los vacíos generacionales a consecuencia, sobre todo, del aumento de la mortalidad y la disminución de la natalidad. Éste es el complejo panorama histórico y demográfico que se oculta cuando solamente se habla de los muertos por una causa (la represión) y en un bando (el frentepopulista).
Ahora bien, si hoy podemos afirmar que estamos ante órdenes de magnitud muy ajustados para conocer el total de víctimas causadas por la Guerra Civil Española, no se debe a otra cosa que a un largo proceso en el que la historia ha desplazado a las afirmaciones exageradas e interesadas de la propaganda y en el que los trabajos sucesivos han permitido llegar al actual estado de la cuestión. Las principales referencias son una temprana investigación acerca de las repercusiones demográficas de la Guerra Civil de Jesús Villar Salinas (publicada en 1942) y la obra de Ramón Salas Larrazábal (1977) a la que hemos hecho algunas precisiones que hoy nos parecen comúnmente aceptadas. En 1985, Juan Díez Nicolás basándose en las tasas de mortalidad de las defunciones inscritas, estimaba que entre 1936-1941 habían muerto violentamente unos 300.000 varones, cifra muy similar a las obtenidas por los hermanos Salas Larrazábal y a la que se deduce de las oficiales por causa de muerte. A una conclusión semejante llegaban Tomas Vidal y Joaquín Recaño, quienes atribuyen al conflicto medio millón de bajas, incluida la emigración. Por último, podemos verificar que el orden de magnitud señalado (unas 300.000 muertes violentas) encaja en el balance demográfico general atribuible a la Guerra Civil. Para ello acudimos a las cifras de población absoluta y del movimiento natural observado en los años 1930-1950 y efectuamos una proyección de población estimando cuál hubiera sido el crecimiento de la población absoluta en caso de no haberse hecho notar las consecuencias del conflicto. En la hipótesis propuesta, la pérdida de población (puesto que la tasa aplicada ya acusa la caída de la natalidad y la emigración queda compensada por el retorno de los años anteriores) sería de 594.269 personas. Como la sobremortalidad por enfermedad se sitúa algo por encima de las 300.000, cabría atribuir a las muertes violentas una cantidad semejante, volviéndonos a situar en las cifras de referencia (300.00 bajas, incluyendo acción de guerra y represión).
90.000 “desaparecidos” es una cifra redonda con la que se pretende superar las no menos arbitrarias que se han en otras ocasiones; subirá o bajará según les interese a sus promotores. Pero no es esa la cuestión más importante. En un mitin celebrado en Badajoz el 18 de mayo de 1936, el diputado comunista por Sevilla Antonio Mije amenazó a los enemigos del Frente Popular en términos muy claros:
«Yo supongo que el corazón de la burguesía de Badajoz no palpitará normalmente desde esta mañana al ver cómo desfilan por las calles con el puño en alto las milicias uniformadas; al ver cómo desfilaban esta mañana millares y millares de jóvenes obreros y campesinos, que son los hombres del futuro Ejército Rojo [...]. Este acto es una demostración de fuerza, es una demostración de energía, es una demostración de disciplina de las masas obreras y campesinas encuadradas en los partidos marxistas, que se preparan para muy pronto terminar con esa
gente que todavía sigue en España dominando de forma cruel y explotadora».
(Claridad, Madrid, 19-mayo-1936).
Es decir, que en la primavera de 1936, a la “burguesía”de Badajoz (o sea, a todos aquellos que no formaban parte del Frente Popular) les bastaba asomarse a la calle o leer un periódico socialista para contemplar el embrión de un verdadero ejército que se preparaba «para terminar con esa gente». Gente que, desde 1931, sabía muy bien lo que significaban aquellas palabras porque había tenido ocasión de comprobarlo en sucesos como el brutal linchamiento de cuatro guardias civiles en Castilblanco, los asaltos, incendios y saqueos de propiedades, la intentona revolucionaria de diciembre de 1933 en Villanueva de la Serena, el asesinato del primer falangista en Zalamea, la huelga campesina de junio de 1934 abortada por Salazar Alonso desde el Gobierno, la manipulación de los resultados electorales en la provincia de Cáceres en febrero de 1936 o las violencias alentadas por alcaldes como el llamado Pepe el fresco desde su feudo de Zafra. En todo caso, el tiempo habría de demostrar que el corazón de aquellos burgueses todavía palpitaba con la suficiente normalidad como para no asistir pasivos a su propio exterminio.
Esta es la tragedia histórica que el Partido Socialista quiere ocultar y, para eso, necesita miles de muertos. Si no existen… la realidad nunca ha sido problema para unos dirigentes políticos que nos invitan a diario a instalarnos en una existencia virtual en la que se dan la mano la pornografía y la mentira.

URSINO
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2273
Puntos patrióticos : 17671
Reputación : 6653
Fecha de inscripción : 14/06/2014
Localización : JAÉN-ESPAÑA

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.