Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» ‘Líderes occidentales, culpables de actos terroristas en el mundo’
Hoy a las 01:07 por HIMNOSHISTORICOS

» TVE cuela un vídeo de 2015 como ‘condena de la comunidad musulmana al atentado de Barcelona’
Ayer a las 23:07 por CALZADA

» El alucinante caso del taxista marroquí y las señoras de las Ramblas
Ayer a las 23:06 por CALZADA

» Misterios y Mitologia
Ayer a las 18:31 por José Francisco

» Atentado en Barcelona: Una furgoneta arrolla a varias personas en la Rambla y provoca decenas de heridos
Ayer a las 15:28 por HIMNOSHISTORICOS

» Los manteros no estaban en el momento del atentado islamista en la Rambla de Barcelona
Ayer a las 14:51 por HIMNOSHISTORICOS

» Abuelo habla claro de los atentados de Barcelona y de los terroristas
Ayer a las 14:21 por Neilo65

» El cinismo de Colau y otra ralea
Ayer a las 14:17 por Neilo65

» El análisis de Reverte: ‘Es la guerra santa’
Ayer a las 14:07 por Neilo65

» De Florencia hasta Niza
Ayer a las 10:15 por Antonio García Fuentes

» Propicios dias
Vie Ago 18 2017, 22:16 por Lucía

» ¿Alguien miro la película "Negación" ??
Vie Ago 18 2017, 21:17 por Neilo65

» TERRORISTA YIHADISTA
Vie Ago 18 2017, 20:30 por OBJETIVOUNION

» Desconcertado por el atentado de Barcelona
Vie Ago 18 2017, 19:01 por HIMNOSHISTORICOS

» Español de ultramar
Vie Ago 18 2017, 15:10 por HUEVON

» Visitando Asís y Florencia
Vie Ago 18 2017, 10:04 por Antonio García Fuentes

» Un grupo antiblanco derriba una estatua en honor a los soldados confederados en Durham (Carolina del Norte, EE.UU.)
Vie Ago 18 2017, 01:33 por 380V

» España Código Femen: Amazonia empieza en los Pirineos
Vie Ago 18 2017, 01:29 por Neilo65

» Humor gráfico y chistes
Jue Ago 17 2017, 14:48 por HIMNOSHISTORICOS

» Resuelto el misterio del origen de la bandera canaria
Jue Ago 17 2017, 10:10 por HIMNOSHISTORICOS

» Día grande en Roma… Día de San Pedro
Jue Ago 17 2017, 09:52 por Antonio García Fuentes

» El Ayuntamiento de Sabadell plantea quitar del callejero a Machado, Goya o Quevedo por “españolistas y anticatalanistas”
Jue Ago 17 2017, 03:30 por JoséUEI

» Citas históricas
Jue Ago 17 2017, 03:23 por JoséUEI

» DELAQUEEL: palabra mágica para cumplir un deseo imposible.
Miér Ago 16 2017, 20:18 por José Francisco

» Rusia pide a Gran Bretaña que devuelva Gibraltar.
Miér Ago 16 2017, 18:46 por Miguel1961

» IDEOLOGIA DE GENERO: LEGALIZACIÓN DE LA PEDOFILIA PRÓXIMAMENTE
Miér Ago 16 2017, 18:43 por HIMNOSHISTORICOS

» Las 40 cosas que debería pensar un juez antes de dictar sentencia
Miér Ago 16 2017, 18:29 por Miguel1961

» Las feministas y el Islam: su perversa alianza
Miér Ago 16 2017, 14:01 por Neilo65

» Malditos los canallas que encubren al islamista que asesinó a una niña en París y acusan a Trump de defender a los “racistas” de Virginia
Miér Ago 16 2017, 13:17 por Neilo65

» los espías islamistas se infiltran en Occidente para aterrorizar a los cristianos
Miér Ago 16 2017, 13:06 por Neilo65

» «Cuando Maduro ordene, estoy vestido de soldado para una Venezuela libre»
Miér Ago 16 2017, 10:42 por HIMNOSHISTORICOS

» ¿Por qué una bandera nazi suscita la condena unánime y las banderas comunistas pasan desapercibidas?
Miér Ago 16 2017, 10:18 por HIMNOSHISTORICOS

» "Analfabetos ha habido siempre pero nunca habían salido de la universidad"
Miér Ago 16 2017, 10:13 por HIMNOSHISTORICOS

» Algunas de sus famosas fuentes y el río de Roma
Miér Ago 16 2017, 09:26 por Antonio García Fuentes

» Mi música, tu música, nuestra música
Mar Ago 15 2017, 23:26 por HIMNOSHISTORICOS

» ESPAÑA 1942.
Mar Ago 15 2017, 23:09 por HIMNOSHISTORICOS

» PUYOL RECONOCIENDO SU ESPAÑOLIDAD
Mar Ago 15 2017, 23:05 por HIMNOSHISTORICOS

» LA ESPAÑA VICTORIOSA
Mar Ago 15 2017, 23:04 por HIMNOSHISTORICOS

» Las visperas de la tragedia en España.
Mar Ago 15 2017, 23:02 por HIMNOSHISTORICOS

» La DIADA de CATALUÑA es MENTIRA. Explicación dentro (tocho).
Mar Ago 15 2017, 21:26 por Valle

» Sale de la cárcel el exlíder de los Joves Socialistas de Elche acusado de difundir vídeos de abusos a bebés
Mar Ago 15 2017, 20:55 por HIMNOSHISTORICOS

» Las tres derrotas que los ingleses no nos perdonarán nunca
Mar Ago 15 2017, 20:38 por Iuris Tantum

» ¿Somos los cristianos intolerantes?
Mar Ago 15 2017, 14:24 por Neilo65

» Melilla retira el monumento 'Héroes de España'
Mar Ago 15 2017, 13:48 por Neilo65

» Separatista analfabeta pide que los no-secesionistas se vayan de Cataluña.
Mar Ago 15 2017, 13:38 por Neilo65

» Roma a la luz del día y por la noche
Mar Ago 15 2017, 10:07 por Antonio García Fuentes

» Una sombrilla con la bandera de España en la playa de La Concha de San Sebastián se convierte en viral
Mar Ago 15 2017, 02:39 por HispanoCortés501

» Ocho falsedades sobre la inmigración e islamización que las élites nos venden como ciertas
Mar Ago 15 2017, 02:32 por HispanoCortés501

» El cantante Francisco: “Si me tachan de facha por amar a España, me siento orgulloso de ser facha”
Mar Ago 15 2017, 02:30 por HispanoCortés501

» Londres intenta frenar el timo de las ‘falsas indigestiones’ de los turistas británicos en España
Mar Ago 15 2017, 02:22 por HispanoCortés501

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Las increíbles mentiras históricas sobre las «promiscuas guerreras» vikingas

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las increíbles mentiras históricas sobre las «promiscuas guerreras» vikingas

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Lun Mayo 18 2015, 08:41

A pesar de lo que dice la leyenda, no solían combatir junto a sus maridos y eran sumamente respetadas por los hombres


Wikimedia
Mantener una relación sexual no consentida con una vikinga era sinónimo de pena de muerte

Sanguinarias, ávidas de darse de hachazos contra el enemigo y algo promiscuas. La imagen que nos ha llegado a día de hoy de las vikingas es la de unas rudas mujeres que combatían en gran número junto a sus esposos y no respetaban el matrimonio. No obstante, estas teorías se dan de bruces con la verdad, pues la Historia nos dice que no solían participar en los famosos viajes de saqueo representados recurrentemente en el cine y que –aunque disfrutaban de la misma libertad sexual que los hombres- no yacían con todo aquel que se cruzaba en su camino. Con todo, sí eran de suma importancia en la sociedad escandinava y gozaban de un inmenso respeto por parte de los hombres, quienes podían meterse en serios problemas legales si cometían la imprudencia de mantener relaciones sexuales con ellas sin su consentimiento o las maltrataban.
Estos curiosos datos, así como otras tantas historias relacionadas con «los crueles asesinos del norte», forman parte de «Quiénes fueron realmente los vikingos», una nueva guía histórica sobre este pueblo escrita por la historiadora española Laia San José Beltrán. Editado por «Quarentena Ediciones», el libro cuenta con más de 400 páginas (unas 60 de ellas, fotografías e ilustraciones a todo color) y muestra detalles tan desconocidos en nuestro país sobre esta civilización como su escrupulosa higiene o su armamento. A su vez, la obra viene a completar el primer libro de la autora («Vikingos, una guía histórica de la serie de History Channel») y su propio blog personal («The Valkyrie’s Vigil»), uno de los más completos en nuestro idioma sobre temática nórdica.
«Con este libro trato de llenar un hueco. A día de hoy es muy difícil encontrar bibliografía sobre los vikingos en España. En primer lugar, porque los ensayos históricos sobre esta época son algo antiguos, pues se escribieron fuera de nuestro país en los años 60 (una época en la que muchos expertos buscaban separar la cultura nórdica del nazismo, que se había apropiado de varios de sus elementos durante la Segunda Guerra Mundial). La mayoría suelen estar además en otros idiomas y tienen un estilo pesado que puede echar para atrás a algunos lectores. Por ello, “Quiénes fueron realmente los vikingos” está escrito de forma amena –aunque con total rigor histórico-. El objetivo es que se lo puedan leer cómodamente desde los expertos, hasta aquellos que no sepan nada del tema», explica, en declaraciones a ABC, San José Beltrán.

Las mujeres vikingas no solían combatir

De entre todas las mentiras que se han dado a conocer en los últimos años sobre las escandinavas, la historiadora destaca una por encima del resto: la que afirma que un 50% de los vikingos que viajaban a lo largo y ancho de Europa saqueando a otras culturas eran mujeres. Nada más lejos de la realidad, pues la sociedad les tenía reservado otro rol diferente al de ser fieras guerreras. «A día de hoy se ha tergiversado absolutamente cómo eran las vikingas de aquella época. Es increíble la degeneración que gira en torno a su imagen y a su rol en la sociedad. A pesar de lo que nos dicen las series y las películas, eran más granjeras y madres que guerreras. Es probable que alguna luchara, pero es imposible que la mitad de los que viajaban a saquear fueran mujeres», determina la experta.
Esta modificación de la verdadera imagen de las vikingas empezó hace 100 años, un momento de la historia en la pintura y en las óperas afloró la idea romántica (y errónea) de que las mujeres escandinavas iban armadas hasta las cejas y repartían hachazos junto a sus maridos. Parece que la falsedad caló hasta lo más profundo de la sociedad, pues desde entonces la mentira no ha parado de repetirse y se ha extendido de una forma increíble hasta llegar a la actualidad. De hecho, hoy en día también se alimenta gracias a series como «Vikingos», donde se muestra a Ladgerda (mujer de Ragnar Lodbrok) como una luchadora sedienta de sangre que acude a la batalla con su ejército de féminas.
«Parece que hay que poner a las mujeres en el papel de hombres para que sean reconocidas. Parece que una vikinga solo impresiona si combate, y no si decide ser madre. Hoy en día somos una sociedad bastante igualitaria, pero en su momento había roles y cada género tenía una función igual de válida. Tendemos a mirar el pasado desde una perspectiva actual, y eso es algo totalmente erróneo. Las mujeres vikingas eran lo suficientemente importantes en la época como para que no haga falta masculinizarlas, pero como gusta más decir que combaten, así se las representa», determina la historiadora. Con todo, San José Beltrán también señala que nunca se puede generalizar y que es muy probable que algunas lucharan en las expediciones de saqueo que sus maridos realizaban para conseguir riquezas a cambio de muerte y extorsión:

El verdadero rol de las vikingas

Puede que no se dedicasen a la guerrera, pero el cometido de la mayoría de las mujeres escandinavas casadas de clase media (las «húsfreyja») de aquella época era tan importante como el de los hombres. Y es que, además de ser las encargadas de transmitir oralmente todas las enseñanzas a sus hijos (pues los vikingos apenas escribían), también dirigían y hacían las labores de la granja cuando sus maridos estaban saqueando. Esta labor era de suma importancia, pues el trabajo en el campo era el que daba sustento y alimento durante el año a todos sus seres queridos y, si era mal gestionado, toda la economía familiar se podía ir al garete. Por su parte, los varones no desdeñaban –ni mucho menos- esta tarea, sino que la consideraban indispensable y respetaban sumamente a sus esposas por llevarla a cabo.
A su vez, las mujeres también aprovisionaban la granja de comida y cocinaban. «Es muy curioso porque, en las sagas (la historia escandinava), se cuenta que las mujeres eran las dueñas de “la viga hacia dentro” de la casa (para lo que tenían incluso un término: “innan húss”) y el hombre lo era de “la viga hacia fuera”. Dentro del hogar, por tanto, la que mandaba era la mujer. No sólo tenían roles asociados actualmente al mundo femenino, sino que sobre ellas recaía toda la gestión de los campos. Si ellas hacían una mala gestión de sus bienes, era muy probable que en invierno toda la familia se muriese de hambre. Además hay que tener una cosa en cuenta: Si todas las mujeres se hubiesen marchado a la guerra ¿quién hubiese cuidado del hogar y organizado la economía?», completa San José Beltrán.
No obstante, el que no solieran hacer el petate y dedicarse a darse de mandoblazos contra los cristianos no implica que no supiesen usar armas. De hecho, solían dominar en el manejo de hachas y arcos; y no era para menos, pues los usaban a diario para cortar leña y cazar. Estas habilidades servían a las «húsfreyja» para defender su hogar de todo aquel desaprensivo que tratase de causar problemas cuando sus esposos estaban fuera. «Hay que tener en cuenta que las vikingas pasaban mucho tiempo solas cuando el grueso de los varones se encontraba en una expedición de saqueo, y en ese tiempo eran las encargadas de defender el hogar, a los ancianos y los niños», completa la historiadora.
Aquella tarea, por entonces, no era ni mejor ni peor considerada que las de los hombres. Simplemente era diferente. «El hecho de que en una sociedad como la vikinga cada uno tuviera una función distinta no era algo malo. El problema es que lo vemos desde una perspectiva actual. Simplemente eran roles naturales que venían desde la prehistoria. Entonces había religiones en las que las mujeres estaban relegadas a un segundo plano y no eran importantes, pero no era el caso de la sociedad vikinga, donde la mujer tenía una gran importancia. El problema es que en las series se sacrifica la realidad en favor de una imagen idílica que a todos gusta y se acaba tergiversando la historia», explica la experta.

El infanticidio, la primera prueba

Pero, ¿existen datos que nos corroboren que las vikingas no combatieron junto a los hombres? Determinadas costumbres de la época hacen pensar que hubiera sido una práctica extraña. Entre ellas destaca el infanticidio (el asesinato selectivo de niños recién nacidos con malformaciones o enfermedades y, en muchos casos, niñas). En palabras de San José Beltrán, en la actualidad se han encontrado restos óseos de neonatas en las afueras de determinadas granjas escandinavas, lo que hace pensar que acababan con sus vidas de forma intencionada. Además de ser una práctica bárbara –utilizada, entre otros, por los espartanos- esta forma de proceder reducía radicalmente el número de mujeres, lo que hacía que, una vez adultas, fuesen muy apreciadas entre los varones de la región. La lógica por tanto, hace pensar que los hombres no querrían que falleciesen en combate.
«Es muy raro que, habiendo tan pocas mujeres como había, las enviasen a la guerra para que corrieran el riesgo de morir. Las mujeres cumplían una función reproductiva. No es un alegato machista ni feminista, es un alegato histórico y real. Fue así», añade San José Beltrán. En este sentido, es también presumible que a combatir acudirían las mujeres más fuertes, lo que no dejaría más que un puñado de ancianos y niños para defender las granjas. Sin duda, una llamada a los bandidos cercanos para que tomasen hachas y espadas y diesen buena cuenta de todo aquel que encontraran.
Curiosamente, esta escasez de mujeres para contraer matrimonio y formar una familia pudo ser la que provocó que los vikingos se hicieran a la mar para conseguir riquezas. Y es que, en aquellos años valía más tener una bolsa bien llena de monedas que una cara bonita para interesar a una chica. «Algunos historiadores sostienen que, en un determinado momento, hubo exceso de hombres para muy pocas mujeres. Por ello, los varones se veían obligados a salir de saqueo para conseguir riquezas y que una mujer les eligiese. Es lógico si se piensa que, en esa época, no se casaba un hombre con una mujer, se casaba una familia con otra. Por ello, interesaba tener dinero. Las riquezas adquiridas fuera permitían a los vikingos convertirse en líderes, contratar un grupo de hombres para que salieran ellos de saqueo, construir un barco etc. Es un círculo vicioso. A más dinero, más posibilidades de ganar más», añade la española.

La discusión de las tumbas

Otro de los elementos que ha contribuido a sembrar el desconcierto sobre este tema es que, como se ha podido descubrir actualmente, muchas vikingas fueron enterradas con armas y escudos. No son pocos los que afirman que estos arsenales habrían sido utilizados por la mujer para ir a la guerra. Sin embargo, no es de la misma opinión San José Beltrán, quien señala que los escandinavos solían inhumar a sus muertos (ya fuesen hombres o mujeres) con todo tipo de ofrendas tales como hachas y espadas a modo de ofrenda.
«Aunque nos encontrásemos un yacimiento en el que apareciese una mujer o un hombre rodeado de armas no podríamos asegurar que fuese un guerrero. Suponemos que el fallecido era un combatiente en base a una serie de datos, pero también existe la posibilidad de que las armas fueran un regalo de su familia. Además, que un vikingo apareciese en un yacimiento con un arco y un hacha no es esclarecedor, pues eran objetos que se usaban también en tareas de granja. Podría haber sido un guerrero, un hombre o una mujer que salió a saquear un par de veces en su vida, o un campesino o campesina», determina la experta.
En este sentido, la historiadora también señala que, si las mujeres encontradas hubiesen combatido, habrían sufrido heridas en los huesos que, posteriormente, habrían sanado. Sin embargo, los restos óseos femeninos de la época vikinga hallados en la actualidad no cuentan ni con una sola marca que se pueda relacionar con largas jornadas combatiendo de sol a sol contra el enemigo. Una nueva prueba que desmonta la teoría de que las féminas lucharon en masa junto a sus maridos contra media Europa.
«Los huesos nos pueden desvelar cómo murió una persona y qué heridas sufrió lo largo de su vida. Gracias a pequeñas características se pueden reconocer heridas de espada o hacha, malformaciones provocadas por las armas, ver si los restos óseos se dañaron y se volvieron a recuperar etc. Estas marcas se han encontrado en algunos guerreros vikingos hallados a día de hoy, pero no en los yacimientos de mujeres vikingas. En definitiva, es seguro que hubo mujeres que lucharon, pero no es algo que sucediera, ni mucho menos, de forma generalizada. Era algo muy puntual», determina San José Beltrán en declaraciones a ABC.

Violaciones y armas

Si algo está claro es que las escandinavas eran sumamente respetadas por los hombres, y eso quedaba además demostrado en su legislación. Así pues, estos rudos asesinos que llevaron a cabo todo tipo de tropelías fuera de sus hogares (entre ellas abusar de las esposas de sus enemigos), tenían prohibido por ley violar a las vikingas. Dicha norma tenía tal relevancia que, aquel que la incumplía, era condenado a muerte. Este castigo era totalmente excepcional para ellos, pues no solían tirar de verdugo en ningún ámbito más de su vida. De hecho, cuando se cometían otro tipo de delitos de suma importancia, únicamente expulsaban al delincuente de la colonia.
Tal era el respeto que sentían por las mujeres que la ley no permitía a éstas llevar armas. «Los hombres libres vikingos, que eran el grueso de la población, tenían el derecho de portar armas. Ese privilegio no era extensible a las mujeres, pero por una cuestión de seguridad y honor, pues para ellos herir a una dama era una gran deshonra. Cómo no querían verse obligados a defenderse del posible ataque de una mujer y dañarla (algo que les provocaría problemas legales), preferían evitar esa situación», completa San José Beltrán.

Libertad sexual

Por otro lado, las escandinavas no eran consideradas meros objetos sexuales que debían estar al servicio del hombre. De hecho, en este sentido gozaban de una libertad similar a la de sus esposos. Las vikingas eran también de las pocas mujeres de la época podían solicitar el divorcio por varias causas. En el caso de que les fuese concedido, tenían derecho también a recuperar toda su dote. Además, si se demostraba que la culpa de la separación había sido del esposo, podían reclamarle una parte de las riquezas que había aportado al matrimonio.
«El divorcio en la sociedad vikinga podía solicitarlo cualquiera de las dos partes. El “juicio” se hacía mediante testigos, que hablaban en favor del esposo o a la esposa. Solo hay una salvedad: los malos tratos. En ese caso, el divorcio era automático. También se podía solicitar porque el cónyuge fuese un despilfarrador y no supiese administrar bien la granja. Otra causa era la impotencia, algo que hay que entender, pues en la época uno de los objetivos del matrimonio era tener descendencia. Finalmente, cualquiera de las dos partes podía separarse si su pareja no vestía acorde a su sexo. Es decir, si un hombre se vestía de mujer o viceversa», destaca la experta española.

http://www.abc.es/cultura/20150518/abci-mentiras-guerreras-vikingas-201505061826.html
avatar
HIMNOSHISTORICOS
91-Almirante
91-Almirante

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 19579
Puntos patrióticos : 399802
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Las increíbles mentiras históricas sobre las «promiscuas guerreras» vikingas

Mensaje por vandalo el Miér Mayo 20 2015, 00:29

Joder!!! Qué avanzados, civilizados y progres que eran los vikingos que respetaban mucho a sus mujeres: cuidaban de ancianos y niños, lavaban, planchaban, cocinaban, fregaban, administraban... y como les sobraba tiempo, también sembraban, cavaban y recolectaban mientras que sus esposos se dedicaban alegremente al pillaje, saqueo y violación, eso sí, de mujeres no vikingas. Y su rol era muy importante: procrear. Manda narices.
avatar
vandalo
20-Cabo 1º
20-Cabo 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 897
Puntos patrióticos : 58480
Fecha de inscripción : 05/04/2014
Edad : 55
Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.