Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» UN PATRIOTA MAS EN LUCHA
Hoy a las 18:47 por HUEVON

» Navarra baraja la opción de dejar sin competencias a la Policía Nacional y la Guardia Civil
Hoy a las 18:44 por El Zorro

» La enfermedad infantil del Podemismo
Hoy a las 13:57 por Neilo65

» Podemos plantea una moción de censura contra Rajoy
Hoy a las 13:45 por Neilo65

» LA CARGA DE LOS TRES REYES EN LA BATALLA DE LAS NAVAS DE TOLOSA
Hoy a las 11:48 por ilustrado

» Moda españolas en las Monarquías europeas
Hoy a las 11:12 por ilustrado

» Expedición científica al Nuevo Mundo por Francisco Hernández
Hoy a las 10:45 por ilustrado

» Feria de armas… “El mayor negocio del mundo”
Hoy a las 10:31 por Antonio García Fuentes

» Susana Díaz: “No va a haber referéndum y Puigdemont lo sabe”
Hoy a las 06:13 por BRUC

» Me presento
Hoy a las 02:20 por APKSPAIN

» Me presento
Hoy a las 01:58 por APKSPAIN

» La imperdonable voracidad política
Ayer a las 12:37 por Antonio García Fuentes

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Ayer a las 12:35 por deuteros

» Saludos al foro. ¡ VIVA ESPAÑA !
Ayer a las 06:44 por BRUC

» Dimite Esperanza Aguirre
Mar Abr 25 2017, 23:44 por Neilo65

» Un concejal de Carmena llama «gentuza» a los católicos del «Yo voy a misa»
Mar Abr 25 2017, 21:31 por Iuris Tantum

» “Lo he dado todo por España y ahora me dan una patada como a un perro”
Mar Abr 25 2017, 21:19 por Iuris Tantum

» El Tribunal de Justicia de la UE declara ilegal el impuesto español de sucesiones ¡COMPÁRTELO!
Mar Abr 25 2017, 16:57 por Invitado

» De vergüenza: 11 de los 14 ministros de Aznar están imputados, cobraron sobresueldos o duermen en prisión
Mar Abr 25 2017, 13:35 por Invitado

» Prisión para tres de los ocho detenidos por los disturbios en la 'Madrugá' de Sevilla
Mar Abr 25 2017, 12:34 por Invitado

» Venezuela: ¿cómo se echó a perder este paraíso?
Lun Abr 24 2017, 19:22 por Torquemada2014

» HA MUERTO D. JOSÉ UTRERA-MOLINA EX-MINISTRO
Lun Abr 24 2017, 18:59 por JoséUEI

» El terrorismo de la OTAN: atentado de Belgrado y absolución de Milosevic
Lun Abr 24 2017, 15:49 por Juan Garcia

» Cómo reconocer un ataque de falsa bandera, sus consecuencias y las mentiras sobre otros países
Lun Abr 24 2017, 15:46 por Juan Garcia

» El Carnicero de Mondragón
Lun Abr 24 2017, 13:00 por JoséUEI

» Las revueltas contra Maduro llegan a España
Lun Abr 24 2017, 11:35 por BRUC

» Compromís reivindica la «república valenciana»
Dom Abr 23 2017, 21:44 por Invitado

» Éxtasis místico de Santa Teresa de Jesús
Dom Abr 23 2017, 21:25 por Invitado

» Cervantes y el Quijote un año más
Dom Abr 23 2017, 20:00 por Antonio García Fuentes

» Donald Trump se vende a Israel y ataca Siria.
Sáb Abr 22 2017, 15:43 por JoséUEI

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 152. La revolución rusa y el comunismo:
Sáb Abr 22 2017, 09:43 por Antonio García Fuentes

» PRESENTACIÓN
Vie Abr 21 2017, 23:44 por HUEVON

» Presentacion
Vie Abr 21 2017, 22:19 por Mastieno

» Muere la exministra socialista Carme Chacón a los 46 años en su casa de Madrid
Vie Abr 21 2017, 20:39 por ilustrado

» Mi presentacion
Vie Abr 21 2017, 20:32 por ilustrado

» Ynestrillas, de líder patriota a militante de PODEMOS.
Vie Abr 21 2017, 20:25 por ilustrado

» Biografías de Patriotas Vascongados
Vie Abr 21 2017, 19:39 por ilustrado

» Europa, la diosa fenicia que da nombre a nuestro continente
Vie Abr 21 2017, 19:10 por ilustrado

» Blas de Lezo: textos, videos, libros, homenajes, etc.
Vie Abr 21 2017, 18:19 por ilustrado

» Identidad Mitológica vasca
Vie Abr 21 2017, 18:01 por ilustrado

» ¡Huy, que vienen los españoles!
Vie Abr 21 2017, 13:49 por ilustrado

» Robo de dinero público o bienes públicos
Vie Abr 21 2017, 12:04 por Antonio García Fuentes

» Ha fallecido nuestro amigo TRAJANO.v
Jue Abr 20 2017, 17:03 por Lucía

» Apoyo total a Al Assad y a Rusia en su lucha contra el Estado Islámico y Al Qaeda y condena al ataque de USA a Siria.
Jue Abr 20 2017, 16:36 por HUEVON

» Tertulia en Es Radio Castellón con intervención de Manuel Canduela
Jue Abr 20 2017, 14:44 por Neilo65

» Unos "Si" gigantes se instalan en diferentes municipios catalanes
Jue Abr 20 2017, 14:07 por El Zorro

» Más que palabras- Audios de DNradio
Jue Abr 20 2017, 11:59 por HUEVON

» La guerra del hombre y “las otras”
Jue Abr 20 2017, 10:05 por Antonio García Fuentes

» NOTICIARIOS: Siempre malas noticias
Miér Abr 19 2017, 09:24 por Antonio García Fuentes

» Quién ganaría en una hipotética guerra entre España y el Reino Unido
Miér Abr 19 2017, 00:00 por CALZADA

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

”El primero de los insurgentes”

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

”El primero de los insurgentes”

Mensaje por URSINO el Mar Jun 02 2015, 21:30



CESÁREO JARABO JORDÁN
El primero de los insurgentes
2015
160 págs.
Pedidos en este enlace
 Desde que el año 711 Táriq, con la colaboración de los hijos de Witiza y la falta de espíritu del pueblo español conquistase España, el pueblo hispano visigodo conoció saqueos y violaciones de todo derecho; tantas que ni aun las leyes impuestas por los invasores eran respetadas; se hacían y deshacían tratados con una alegría propia de gentes que no tienen la más mínima noción de derecho ni de justicia.
La fácil conquista de España, sin apenas lucha, a base de tratados más o menos ventajosos con las ciudades, dejó a los invasores sin la posibilidad de apropiarse de todos los bienes con la facilidad que ellos deseaban.
Esta situación provocó no pocas situaciones comprometidas por una y otra parte, de los invadidos con los invasores y de los invasores entre sí. Eso se complicaba por el hecho de que los invasores eran una multiplicidad de razas y de tribus inconexas, sin atisbo de cultura, cuya forma de vida casi exclusiva era el pillaje, con una doctrina religiosa que no condenaba el robo como lo condena el cristianismo y con una fe en la fuerza de las armas que los hacía temibles a los ojos de los pobladores de la península, acostumbrados de antiguo a las delicias de la civilización romana, occidental y cristiana.
Los saqueos, las persecuciones, las opresiones de todo tipo y color fueron conocidas por el pueblo español que por comodidad, por falta de fe, por complicidad con el enemigo o por anidar una falsa esperanza de sacudirse el yugo opresor del extranjero guardó compostura en el momento de la invasión y no les hizo frente ni se encastilló en los montes del norte, como hicieron muchos naturales.
Quedaba, pensaban muchos incautos, la posibilidad de renegar del cristianismo y convertirse al islam importado por los invasores, pero también eso resultó falso. Doblemente falso, primero porque una doctrina que no cree en la libertad no puede ser buena y segundo porque quedó demostrado que la solución en sí también era una trampa; mahometanos o cristianos, los españoles siguieron distinguiéndose de los invasores por múltiples aspectos: cultura, afabilidad, respeto, idiosincrasia, patriotismo…
Ciertamente muchos españoles cambiaron sus nombres hispanorromanos por nombres árabes, sus vestimentas hispanorromanas por vestimentas árabes, pero su mente, su pensamiento, no pudo cambiar al compás de las vestimentas y de los nombres.
Bien al contrario, los españoles de Al-Andalus, por las puras necesidades del invasor, debieron ocupar los lugares preponderantes en la cultura, ya latina, ya árabe; poetas, filósofos, escritores… españoles, con nombres árabes por necesidades de pura subsistencia y españoles de pensamiento, palabra y obra.
Pruebas dieron con las horribles matanzas de mártires cristianos habidas en Córdoba; pruebas que demostraron que el sentimiento nacional en los naturales de Al-Andalus no era menor que el de los compatriotas del norte; sentimiento que llevó al martirio no solo a quienes no habían renegado del cristianismo, sino aun a personas que habiendo abrazado el islam, a la hora de la verdad prefirieron renunciar a Mahoma y morir abrazando la cruz.
Constante fue la afluencia de mozárabes a tierras del norte; gentes que en su momento optaron por la convivencia con el invasor y que apostataron del cristianismo con el único fin de integrarse en la nueva sociedad impuesta y gentes que acabaron huyendo al norte, en busca de la patria, el Dios, la convivencia y la libertad que en el sur se les negaba.
Los masivos asesinatos llevados a cabo en Toledo y en Córdoba, o la destrucción, hasta hacer desaparecer hasta sus cimientos la ciudad mártir de Elvira, son tres pruebas de la situación real a que se veían sometidos los españoles bajo el imperio del Islam.
En ese ambiente, viéndose diezmados por las persecuciones, surgieron varios caudillos hispánicos que durante los primeros siglos de dominación plantaron cara a los invasores; Tudmir, Ben Marwan y Omar Ben Hafsún son tres muestras de heroísmo y sagacidad que gozaron de posibilidades reales; posibilidades que se vieron truncadas por diversas circunstancias; no fueron iguales las de Teodomiro que las de Ben Marwan u Omar, como no fue el mismo momento histórico.
Desde que el año 711 Táriq, con la colaboración de los hijos de Witiza y la falta de espíritu del pueblo español conquistase España, el pueblo hispano visigodo conoció saqueos y violaciones de todo derecho; tantas que ni aun las leyes impuestas por los invasores eran respetadas; se hacían y deshacían tratados con una alegría propia de gentes que no tienen la más mínima noción de derecho ni de justicia.
La fácil conquista de España, sin apenas lucha, a base de tratados más o menos ventajosos con las ciudades, dejó a los invasores sin la posibilidad de apropiarse de todos los bienes con la facilidad que ellos deseaban.
Esta situación provocó no pocas situaciones comprometidas por una y otra parte, de los invadidos con los invasores y de los invasores entre sí. Eso se complicaba por el hecho de que los invasores eran una multiplicidad de razas y de tribus inconexas, sin atisbo de cultura, cuya forma de vida casi exclusiva era el pillaje, con una doctrina religiosa que no condenaba el robo como lo condena el cristianismo y con una fe en la fuerza de las armas que los hacía temibles a los ojos de los pobladores de la península, acostumbrados de antiguo a las delicias de la civilización romana, occidental y cristiana.
Los saqueos, las persecuciones, las opresiones de todo tipo y color fueron conocidas por el pueblo español que por comodidad, por falta de fe, por complicidad con el enemigo o por anidar una falsa esperanza de sacudirse el yugo opresor del extranjero guardó compostura en el momento de la invasión y no les hizo frente ni se encastilló en los montes del norte, como hicieron muchos naturales.
Quedaba, pensaban muchos incautos, la posibilidad de renegar del cristianismo y convertirse al islam importado por los invasores, pero también eso resultó falso. Doblemente falso, primero porque una doctrina que no cree en la libertad no puede ser buena y segundo porque quedó demostrado que la solución en sí también era una trampa; mahometanos o cristianos, los españoles siguieron distinguiéndose de los invasores por múltiples aspectos: cultura, afabilidad, respeto, idiosincrasia, patriotismo…
Ciertamente muchos españoles cambiaron sus nombres hispanorromanos por nombres árabes, sus vestimentas hispanorromanas por vestimentas árabes, pero su mente, su pensamiento, no pudo cambiar al compás de las vestimentas y de los nombres.
Bien al contrario, los españoles de Al-Andalus, por las puras necesidades del invasor, debieron ocupar los lugares preponderantes en la cultura, ya latina, ya árabe; poetas, filósofos, escritores… españoles, con nombres árabes por necesidades de pura subsistencia y españoles de pensamiento, palabra y obra.
Pruebas dieron con las horribles matanzas de mártires cristianos habidas en Córdoba; pruebas que demostraron que el sentimiento nacional en los naturales de Al-Andalus no era menor que el de los compatriotas del norte; sentimiento que llevó al martirio no solo a quienes no habían renegado del cristianismo, sino aun a personas que habiendo abrazado el islam, a la hora de la verdad prefirieron renunciar a Mahoma y morir abrazando la cruz.
Constante fue la afluencia de mozárabes a tierras del norte; gentes que en su momento optaron por la convivencia con el invasor y que apostataron del cristianismo con el único fin de integrarse en la nueva sociedad impuesta y gentes que acabaron huyendo al norte, en busca de la patria, el Dios, la convivencia y la libertad que en el sur se les negaba.


Los masivos asesinatos llevados a cabo en Toledo y en Córdoba, o la destrucción, hasta hacer desaparecer hasta sus cimientos la ciudad mártir de Elvira, son tres pruebas de la situación real a que se veían sometidos los españoles bajo el imperio del Islam.
En ese ambiente, viéndose diezmados por las persecuciones, surgieron varios caudillos hispánicos que durante los primeros siglos de dominación plantaron cara a los invasores; Tudmir, Ben Marwan y Omar Ben Hafsún son tres muestras de heroísmo y sagacidad que gozaron de posibilidades reales; posibilidades que se vieron truncadas por diversas circunstancias; no fueron iguales las de Teodomiro que las de Ben Marwan u Omar, como no fue el mismo momento histórico.
http://desdemicampanario.es/2015/06/02/cesareo-jarabo-jordan-%C2%B7el-primero-de-los-insurgentes/
avatar
URSINO
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2273
Puntos patrióticos : 17731
Reputación : 6653
Fecha de inscripción : 14/06/2014
Localización : JAÉN-ESPAÑA

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.