22 de los agentes de los GRS, destinados al control de la valla, se inmortalizan con la imagen del dictador en Melilla y vestidos de uniforme