Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Los manteros no estaban en el momento del atentado islamista en la Rambla de Barcelona
Hoy a las 14:51 por HIMNOSHISTORICOS

» Abuelo habla claro de los atentados de Barcelona y de los terroristas
Hoy a las 14:21 por Neilo65

» El cinismo de Colau y otra ralea
Hoy a las 14:17 por Neilo65

» El análisis de Reverte: ‘Es la guerra santa’
Hoy a las 14:07 por Neilo65

» De Florencia hasta Niza
Hoy a las 10:15 por Antonio García Fuentes

» Atentado en Barcelona: Una furgoneta arrolla a varias personas en la Rambla y provoca decenas de heridos
Hoy a las 02:44 por Clemente

» Propicios dias
Ayer a las 22:16 por Lucía

» ¿Alguien miro la película "Negación" ??
Ayer a las 21:17 por Neilo65

» TERRORISTA YIHADISTA
Ayer a las 20:30 por OBJETIVOUNION

» Desconcertado por el atentado de Barcelona
Ayer a las 19:01 por HIMNOSHISTORICOS

» Español de ultramar
Ayer a las 15:10 por HUEVON

» Visitando Asís y Florencia
Ayer a las 10:04 por Antonio García Fuentes

» Un grupo antiblanco derriba una estatua en honor a los soldados confederados en Durham (Carolina del Norte, EE.UU.)
Ayer a las 01:33 por 380V

» España Código Femen: Amazonia empieza en los Pirineos
Ayer a las 01:29 por Neilo65

» Humor gráfico y chistes
Jue Ago 17 2017, 14:48 por HIMNOSHISTORICOS

» Resuelto el misterio del origen de la bandera canaria
Jue Ago 17 2017, 10:10 por HIMNOSHISTORICOS

» Día grande en Roma… Día de San Pedro
Jue Ago 17 2017, 09:52 por Antonio García Fuentes

» El Ayuntamiento de Sabadell plantea quitar del callejero a Machado, Goya o Quevedo por “españolistas y anticatalanistas”
Jue Ago 17 2017, 03:30 por JoséUEI

» Citas históricas
Jue Ago 17 2017, 03:23 por JoséUEI

» DELAQUEEL: palabra mágica para cumplir un deseo imposible.
Miér Ago 16 2017, 20:18 por José Francisco

» Rusia pide a Gran Bretaña que devuelva Gibraltar.
Miér Ago 16 2017, 18:46 por Miguel1961

» IDEOLOGIA DE GENERO: LEGALIZACIÓN DE LA PEDOFILIA PRÓXIMAMENTE
Miér Ago 16 2017, 18:43 por HIMNOSHISTORICOS

» Las 40 cosas que debería pensar un juez antes de dictar sentencia
Miér Ago 16 2017, 18:29 por Miguel1961

» Las feministas y el Islam: su perversa alianza
Miér Ago 16 2017, 14:01 por Neilo65

» Malditos los canallas que encubren al islamista que asesinó a una niña en París y acusan a Trump de defender a los “racistas” de Virginia
Miér Ago 16 2017, 13:17 por Neilo65

» los espías islamistas se infiltran en Occidente para aterrorizar a los cristianos
Miér Ago 16 2017, 13:06 por Neilo65

» «Cuando Maduro ordene, estoy vestido de soldado para una Venezuela libre»
Miér Ago 16 2017, 10:42 por HIMNOSHISTORICOS

» ¿Por qué una bandera nazi suscita la condena unánime y las banderas comunistas pasan desapercibidas?
Miér Ago 16 2017, 10:18 por HIMNOSHISTORICOS

» "Analfabetos ha habido siempre pero nunca habían salido de la universidad"
Miér Ago 16 2017, 10:13 por HIMNOSHISTORICOS

» Algunas de sus famosas fuentes y el río de Roma
Miér Ago 16 2017, 09:26 por Antonio García Fuentes

» Mi música, tu música, nuestra música
Mar Ago 15 2017, 23:26 por HIMNOSHISTORICOS

» ESPAÑA 1942.
Mar Ago 15 2017, 23:09 por HIMNOSHISTORICOS

» PUYOL RECONOCIENDO SU ESPAÑOLIDAD
Mar Ago 15 2017, 23:05 por HIMNOSHISTORICOS

» LA ESPAÑA VICTORIOSA
Mar Ago 15 2017, 23:04 por HIMNOSHISTORICOS

» Las visperas de la tragedia en España.
Mar Ago 15 2017, 23:02 por HIMNOSHISTORICOS

» La DIADA de CATALUÑA es MENTIRA. Explicación dentro (tocho).
Mar Ago 15 2017, 21:26 por Valle

» Sale de la cárcel el exlíder de los Joves Socialistas de Elche acusado de difundir vídeos de abusos a bebés
Mar Ago 15 2017, 20:55 por HIMNOSHISTORICOS

» Las tres derrotas que los ingleses no nos perdonarán nunca
Mar Ago 15 2017, 20:38 por Iuris Tantum

» ¿Somos los cristianos intolerantes?
Mar Ago 15 2017, 14:24 por Neilo65

» Melilla retira el monumento 'Héroes de España'
Mar Ago 15 2017, 13:48 por Neilo65

» Separatista analfabeta pide que los no-secesionistas se vayan de Cataluña.
Mar Ago 15 2017, 13:38 por Neilo65

» Roma a la luz del día y por la noche
Mar Ago 15 2017, 10:07 por Antonio García Fuentes

» Una sombrilla con la bandera de España en la playa de La Concha de San Sebastián se convierte en viral
Mar Ago 15 2017, 02:39 por HispanoCortés501

» Ocho falsedades sobre la inmigración e islamización que las élites nos venden como ciertas
Mar Ago 15 2017, 02:32 por HispanoCortés501

» El cantante Francisco: “Si me tachan de facha por amar a España, me siento orgulloso de ser facha”
Mar Ago 15 2017, 02:30 por HispanoCortés501

» Londres intenta frenar el timo de las ‘falsas indigestiones’ de los turistas británicos en España
Mar Ago 15 2017, 02:22 por HispanoCortés501

» ¿ Porque Gibraltar es una colonia y Ceuta y Melilla no ?
Mar Ago 15 2017, 02:14 por HispanoCortés501

» "Barcos y Banderas" VII centenario de la marina de castilla
Mar Ago 15 2017, 02:04 por HispanoCortés501

» Perú defiende la Familia
Mar Ago 15 2017, 02:01 por HispanoCortés501

» «Abraza a un terrorista»: un programa de la policía de Dinamarca para acabar con el terrorismo
Mar Ago 15 2017, 01:56 por HispanoCortés501

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Una noche de vodka y euforia, Stalin ordenó el asesinato de John Wayne

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una noche de vodka y euforia, Stalin ordenó el asesinato de John Wayne

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Dom Jul 12 2015, 11:59

El director de cine Sergei Gerasimov le contó a Stalin que había un vaquero bocazas que enarbolaba la bandera del anticomunismo en Hollywood




No se sabe en otros planetas, pero en éste se mata. Se mata por amor, por celos, por dinero, por negligencia, porque se tiene mal pronto, o poca paciencia, porque se entendió mal un chiste, porque brilla la luna llena o porque la vida de los otros, en algunos pagos, se tiene por barata. O porque ‘Mire usted, señor juez, estaba borracho’. Se mata por prisa y porque van como locos. Se mata el tiempo en una esquina y se mata la tarde viendo pasar a las gachisas en un velador, con un café con leche y un vasito de agua, por favor, hasta que el camarero se acerca y dice si ponemos otra.

Lo dice con guasa; pero se mata al camarero por impertinente y por andar con guasas y de paso uno se ahorra la propina. Se mata al marido cuando es más guapo el butanero, a papá por lo de Edipo, al perro para acabar con la rabia y al vecino del pueblo de arriba porque mea en el río. Se puede matar a un cerdo a besos y matarle de aburrimiento y si se matase el hambre no se mataría tanto. Se vive con el sueño de matar al patrón lenta y dolorosamente, como se vive con el sueño de la lotería y el del tío de América, pero mientras uno se decide, regresa a casa con la lumbalgia de la reverencia y le hace la vida imposible a la familia, qué culpa tendrá ella.
Se mata al símbolo rompiendo una estatua, que es iconoclasia, y se mata al símbolo de una manera literal volándole la cabeza al alférez que carga la bandera. Se supone entonces que la infantería no sabrá hacia dónde avanzar si no tiene la referencia del estandarte. En uno de los episodios más delirantes de la Guerra Fría, José Stalin quiso matar al símbolo de América, que había concluido que no era el águila de cabeza blanca sino John Wayne, y envió a dos sicarios de la NKVD del siniestro Lavrenti Beria para que se infiltrasen en Hollywood, vestidos con camisas de Hawai, y le metiesen al actor una libra de plomo cosaco. ¡Pobres sicarios bolcheviques! No sabían que con John Wayne no pudo ni Liberty Valance, que ostentaba revólveres al pelo y látigo con puño de plata.

El hombre de acero

José Vissariónovich Dzhugashvili nació en 1879 en Georgia y siempre tuvo dudas sobre quién era su padre. Tenía un brazo tonto, la dentadura hecha un asco y el segundo y tercer dedo del pie izquierdo unidos por una membrana, como los patos. De niño comió las mondas de las patatas y llevó calcetines con agujeros en un país en el que por las tardes refresca y de joven conoció el rigor de Siberia, que escribió su carácter de hierro; y cuando fue nombrado secretario general del Partido Comunista en 1922 ya le llamaban Stalin, que en ruso quiere decir el Hombre de Acero.
Stalin sucedió a Lenin en 1924 pero espiritualmente fue heredero del zar Iván IV ‘el Terrible’, que mató a su hijo de un bastonazo y presumía de haber violado a mil vírgenes. Stalin parecía una morsa bigotuda y veía un conspirador detrás de cada cortina. Mató a su mujer de un disgusto, a los asesinatos en masa los llamaba purgas, que suena a remedio para ir de vientre (desagradable al gusto pero con final prometedor) y le gustaban las películas de Tarzán. Nunca trabajó la empatía con la famélica legión y especuló con el grano mientras millones de ucranianos se morían de hambre. Propagó su imagen por cada kilómetro de los muchos que tiene la extensa Rusia y obligó el culto a su persona, fue el hombre que quiso ser dios y, sin embargo, rezaba a la virgencita de Kazán porque había estado en el seminario.

A finales de los años cuarenta, de regreso de una conferencia de paz en Nueva York, el director de cine Sergei Gerasimov, discípulo de Eisenstein, le contó a Stalin que había un vaquero bocazas que enarbolaba la bandera del anticomunismo en Hollywood. John Wayne decía que interpretar era hablar bajo, despacio y no decir demasiado y, sin embargo, a Stalin le pareció que lo que decía era suficiente.
Wayne personificaba el espíritu del pionero, la Frontera, el rifle y la Biblia y el pavo en familia el Día de Acción de Gracias, le llamaban el Duque, cobraba un millón de machacantes por película y estaba al frente de la Asociación para la Preservación de los Ideales Americanos, una logia de republicanos a los que les resultaba incómodo tener que vivir con un brazo izquierdo. Stalin ya estaba completamente desquiciado, y probablemente trompa,

Los dos ‘tovarich’ entraron en los estudios de la Warner Brothers haciéndose pasar por agentes del FBI

cuando ordenó la eliminación del actor pero Lavrenti Beria, el director de la orquesta de las purgas, se apresuró a sacar dos pasajes para Disneylandia a un par de ejecutores de la NKVD. Los dos ‘tovarich’ consiguieron entrar en los estudios de la Warner Brothers haciéndose pasar por agentes del FBI, pero antes de que tuviesen a tiro a John Wayne fueron detenidos por agentes federales de verdad. Al Duque le gustaba contar que les llevaron a una playa de Los Ángeles en donde él y Ward Bond, su compañero de praderas y lingotazos, les atizaron una zurra, lo que parece más bien una de esas historietas que se cuentan cuando el cóctel se va animando. Devolvieron al par de rusos al remitente y Beria les organizó una gira sin billete de vuelta por los yermos de Siberia, donde los días son cortos y las noches desoladas.

Un coloso de mármol

Stalin murió en marzo de 1953, oficialmente de una apoplejía derivada de su hipertensión, pero se rumoreó que el politburó le echó matarratas en el vodka porque se había vuelto definitivamente loco. El siniestro Lavrenti Beria le veló la agonía en la cabecera de su cama, llamándole perro cada vez que el moribundo perdía la conciencia y pidiéndole que viviese por el bien de Rusia cuando se despertaba. Beria dijo más tarde que él había salvado a la patria del monstruo, como si hubiera ahogado a Stalin con una almohada.
Suele ocurrir que, cuando la diña el tirano, los mismos que le lloran con sentimiento presumen de haberle matado con sus propias manos cuando se enfría el fiambre, se acaba el luto y cambia el clima; aunque el tirano haya muerto en la cama o en un quirófano, operado por un yerno vestido de Caballero de la Orden de Malta. El nuevo ‘zar rojo’ fue Nikita Jrushchov, que se hizo un nombre en el mundo del espectáculo pidiendo la palabra a zapatazos en una reunión plenaria en las Naciones Unidas. Si Beria tuvo alguna esperanza en la carrera de la sucesión, Jrushchov le quitó la idea de la cabeza mandándole fusilar. Dicen que se arrodilló suplicando por su vida.
John Wayne siguió cabalgando en las praderas de nuestra infancia. Stalin tenía razón, al final, y el Duque era simbólico como un coloso de mármol: en 1979 sus compatriotas le eligieron el segundo americano más famoso de la historia después de Lincoln, por delante de Washington, de Benjamin Franklin y de los astronautas del Apolo 11. Jrushchov confirmó en sus memorias que la orden de matar a Wayne había existido, pero que él mismo la revocó a la muerte de Stalin.

En 1966, cuando John Wayne hizo una visita a las tropas americanas destacadas en Vietnam, un francotirador de Ho Chi Minh intentó volarle la cabeza pero falló el tiro. Nadie podía con el Duque. Ni el Vietkong, ni Stalin ni los comanches y al final mordió el polvo por el fuego amigo. En 1958 rodó los exteriores de ‘El Conquistador de Mongolia’ en el desierto de Saint George, en Utah, donde el ejército americano había ensayado pruebas nucleares. El Pentágono aseguró a los productores que no existía riesgo de contaminación radiactiva pero con el tiempo cien miembros del equipo de rodaje engancharon el cangrejo de la muerte. El de John Wayne le atenazó el pulmón izquierdo y se lo llevó a la tumba en 1979.

http://www.abc.es/20120423/cultura/abci-stalin-wayne-201204231129.html
avatar
HIMNOSHISTORICOS
91-Almirante
91-Almirante

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 19571
Puntos patrióticos : 399142
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Una noche de vodka y euforia, Stalin ordenó el asesinato de John Wayne

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Dom Jul 12 2015, 12:07

Stalin y Mao Tse Tung intentaron matar a John Wayne

11 de julio de 2015




El activismo anticomunista del famoso actor de Hollywood provocaba la furia de los dictadores de la ex Unión Soviética y de China. Un repaso por los atentados que sufrió durante toda su vida
La noche del 28 de febrero de 1953, Josef Stalin tuvo una reunión en Kúntsevo con su círculo de hombres de confianza. Fue aquella noche cuando sufrió el ataque cerebrovascular que acabaría con su vida, pero también fue una de tantas veladas en las que vio películas hasta altas horas de la madrugada.
El dictador soviético era un gran aficionado al cine, le encantaban las películas de Tarzán y era un declarado enemigo del más patriótico de los actores de EEUU, John Wayne, al que había ordenado asesinar años atrás, explicó un artículo reciente del diario español ABC, aunque es un tema que desde hace años han publicado otros medios.
John Wayne fue el intérprete más destacado de la época de oro de Hollywood y un enemigo público del comunismo. El actor nacido en Iowa, que cobraba un millón de dólares por película y personificaba los valores tradicionales de EEUU, estaba al frente de la Asociación para la Preservación de los Ideales Americanos, un grupo de presión de corte ultraconservador que emergió con fuerza durante los años de la caza de brujas de figuras del mundo cultural que eran sospechosas de tener una ideología marxista.

“Hay gente que afirma que los comunistas no son una amenaza, pero créeme, te digo que lo son, yo lo sé”, expresó John Wayne durante una entrevista en 1974 con el escritor y periodista Michael Munn. Ahí la conversación derivó en una pregunta que se presuponía en tono de broma: “¿Por eso te intentaron asesinar?”. No obstante, la respuesta de Wayne no tuvo nada de gracioso: “Los comunistas están intentando matarme desde 1949, pero, como ves, no son muy buenos. Nunca dije nada porque no quería que mi familia viviera atemorizada”.
La reveladora conversación entre el actor y el escritor, así como los detalles de los intentos de Josef Stalin por acabar con la vida del famoso cowboy, fueron narrados por Munn en el libro John Wayne: el hombre tras el mito.
Según el texto, el odio de Stalin hacia Wayne se remontaba a fines de los años 40. El líder comunista ordenó al director de cine ruso Sergei Gerasimov que asistiera a la “Conferencia Cultura y Ciencia para la Paz Mundial” en Nueva York y que, de paso, tomara buena nota de los entresijos políticos del mundo del espectáculo.
A su regreso, Gerasimov retrató a Wayne como un soberbio que enarbolaba la bandera del anticomunismo en Hollywood y aprovechaba la menor ocasión para cargar contra los representantes soviéticos. Allí, en un más que probable arranque de ira aderezada por el vodka, el dictador ordenó la eliminación del actor.
Un par de agentes de la NKVD (el Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos) -un departamento gubernamental que respondía directamente ante Stalin – se desplazaron en 1949 a EEUU para cumplir con los deseos del líder soviético. Los dos hombres consiguieron entrar en los estudios de Warner Brothers haciéndose pasar por miembros del FBI, pero antes de que tuviesen a tiro a John Wayne, fueron detenidos por verdaderos agentes federales.

El segundo intento llegó mientras el actor rodaba la película Hondo (1953) en México. Una célula comunista americana se internó en un poblado mexicano preguntando por Wayne, en lo que se convirtió durante unos días en una especie de Berlín Oriental con espías, contraespías y un grupo de detectives contratados por Esperanza Baur, la segunda esposa del actor, siguiendo en pocos kilómetros la pista del cowboy. Finalmente, la policía mexicana detuvo a los conspiradores.
Si bien el dictador soviético ya se encontraba muerto en las fechas en que se produjo la tercera acometida y su sustituto, Nikita Kruschev -gran fanático del emblemático vaquero-, presumió de haber anulado a tiempo la orden de asesinar a Wayne, varias células aisladas y la otra gran potencia comunista, China, no desistieron de cumplir con los designios de Stalin.
En 1966, el actor fue tiroteado por un francotirador chino durante su visita a las tropas estadounidenses en Vietnam. Al ser interrogado, el agresor confesó que el dictador Mao Tse Tung compartía con Stalin la aversión hacia el que calificaba como “Gran demonio jefe del gran satán americano”.

John Wayne durante su visita a las tropas estadounidenses en Vietnam
“Me han llamado muchas cosas en la vida, pero nunca algo así. Aparentemente, Mao fue informado de que yo estaba en Vietnam y ofreció una gran recompensa a quien me eliminara”, declaró Wayne con cierto orgullo.
En 1983, el fracaso soviético era más que patente y el cineasta Orson Welles sentenció en otra entrevista a la prensa el gran error del dictador: “Stalin estaba loco como para una camisa de fuerza. Sólo un demente intentaría asesinar a John Wayne”.
Finalmente, el actor más famoso de Hollywood falleció en 1979 a los 72 años de edad a consecuencia de un cáncer de estómago que se extendió hacia otros órganos. Fue enterrado en el cementerio Pacific View Memorial Park, de Corona del Mar, California.


Una Nota Informativa desde nuestra Mesa de Redacción
Fuente: ABC España

http://www.gentiuno.com/11/07/2015/stalin-y-mao-tse-tung-intentaron-matar-a-john-wayne/
avatar
HIMNOSHISTORICOS
91-Almirante
91-Almirante

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 19571
Puntos patrióticos : 399142
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.