El desconcierto cundió al oír la frase en español, que poco tenía que ver con la del presidente norteamericano