Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
»  [Video] Suizo graba desde su coche como un grupo amplio de musulmanes, invade con canticos un pequeño pueblo de Suiza.
Hoy a las 18:25 por ruedex

» El Ejército de Tierra se disculpa por recordar el golpe de 1936 como alzamiento «cívico-militar»
Hoy a las 18:21 por BRUC

» Si piensan prohibir el ‘Cara al sol’, entonces prohíban con más motivo ‘La Internacional’
Hoy a las 18:07 por José Francisco

» Mi música, tu música, nuestra música
Hoy a las 12:43 por Iuris Tantum

» La foto más miserable en el 20 aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco
Hoy a las 07:00 por BRUC

» Los jubilados que quieran cobrar la pensión tendrán que trabajar y percibir un sueldo.
Ayer a las 13:48 por Lucía

» ¿Qué si amo a Pablo Iglesias?. No, de momento, solo me interesa el sexo. “El amor "romántico" es opresor, patriarcal y tóxico”.
Ayer a las 13:10 por Neilo65

» PROMOVIDO POR EL AYUNTAMIENTO Nuevo ridículo: denuncian a los pilotos italianos que bombardearon Durango
Ayer a las 13:00 por Neilo65

» EL PRIMER PUEBLO DE NEGROS LIBRES DE NORTEAMÉRICA, EN LA FLORIDA ESPAÑOLA Fuerte Mosé: negros de Estados Unidos recuerdan con orgullo su pasado español
Ayer a las 11:17 por José Francisco

» Encuentran muerto a Miguel Blesa con un tiro en el pecho
Ayer a las 11:14 por BRUC

» La asquerosa política culpable de todo
Ayer a las 10:04 por Antonio García Fuentes

» 18 de Julio - Día del alzamiento Nacional
Mar Jul 18 2017, 23:57 por Iuris Tantum

» LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA NO FUE UNA LUCHA ENTRE DEMÓCRATAS Y ANTIDEMÓCRATAS
Mar Jul 18 2017, 12:39 por José Francisco

» Turismo masivo o invasivo y destructivo
Mar Jul 18 2017, 09:56 por Antonio García Fuentes

» 18 de julio de 1936, cuando los republicanos inventaron el bombardeo sobre población civil
Mar Jul 18 2017, 08:26 por HIMNOSHISTORICOS

» El Alzamiento Nacional. Manifiesto de Franco en Las Palmas, 18 de julio de 1936
Lun Jul 17 2017, 22:06 por Valle

» Uniformología Militar del Ejercito Español.
Lun Jul 17 2017, 20:20 por HIMNOSHISTORICOS

» EN TONO IMPERATIVO, EXIGE TENER MENOS HIJOS EN PLENO INVIERNO DEMOGRÁFICO
Lun Jul 17 2017, 16:48 por BRUC

» España Código Femen: Amazonia empieza en los Pirineos
Lun Jul 17 2017, 16:43 por BRUC

» Nacho Bravo, con 8 años, campeón del mundo de cálculo mental
Lun Jul 17 2017, 16:37 por BRUC

» ¿Estuvo justificado el Alzamiento de Franco?
Lun Jul 17 2017, 16:30 por BRUC

» Muere Martin Landau, el oscarizado actor de 'Con la muerte en los talones'
Lun Jul 17 2017, 14:28 por niunpasoatras.org

»  ¿Qué ocurre a las 03:33 de la madrugada?
Lun Jul 17 2017, 12:30 por José Francisco

» El fútbol… como droga y enorme negocio
Lun Jul 17 2017, 10:03 por Antonio García Fuentes

» GUERRA CIVIL Represion republicana
Dom Jul 16 2017, 21:45 por José Francisco

» Abucheos a Carmena por sus desplantes a la memoria de Miguel Ángel Blanco
Dom Jul 16 2017, 19:04 por HIMNOSHISTORICOS

» Chechenia y Rusia resisten, con varonil apostura, el ataque de las hordas sodomitas
Dom Jul 16 2017, 19:03 por Torquemada2014

» Maestras con hiyab y otros disparates, por Pérez Reverte
Dom Jul 16 2017, 18:52 por HIMNOSHISTORICOS

» Novedades de Gibraltar
Sáb Jul 15 2017, 15:48 por Juanma_Breda

» Pensamientos y reflexiones 161 Canallas y asesinos ya incalificables
Sáb Jul 15 2017, 10:47 por Antonio García Fuentes

» Los periodistas de la televisión pública valenciana deberán hacer un curso “feminista” para evitar el lenguaje sexista
Sáb Jul 15 2017, 10:05 por José Francisco

» Películas
Vie Jul 14 2017, 19:03 por José Francisco

» Misterios y Mitologia
Vie Jul 14 2017, 17:57 por José Francisco

» Un periodista de izquierdas queda como un ignorante en su afán por atacar a la Iglesia
Vie Jul 14 2017, 17:54 por José Francisco

» Concejal de la tercera República.
Vie Jul 14 2017, 16:04 por BRUC

» España “solo es Vascongadas, Cataluña y Navarra”
Vie Jul 14 2017, 10:10 por Antonio García Fuentes

» UNA LÍNEA MAGINOT A LA ESPAÑOLA El Cinturón de Hierro, el fracaso que permitió la conquista de Bilbao
Vie Jul 14 2017, 08:43 por José Francisco

» Efecto Umbral: ¿por qué cada vez que CRUZÁS UNA PUERTA TE OLVIDÁS DE ALGO?
Jue Jul 13 2017, 21:54 por HIMNOSHISTORICOS

» Humor gráfico y chistes
Jue Jul 13 2017, 20:43 por HIMNOSHISTORICOS

» Una chica se baja del bus de Podemos en el World Pride y orina en mitad de Cibeles
Jue Jul 13 2017, 18:05 por Valle

» Alemania: La policía de la sharia chechena aterroriza Berlín
Jue Jul 13 2017, 18:00 por José Francisco

» Austria presenta un plan para reducir a cero la inmigración ilegal
Jue Jul 13 2017, 16:26 por BRUC

» Una playa fascista en Venecia
Jue Jul 13 2017, 16:22 por BRUC

» LO QUE NOS ENSEÑARON Y ENTENDEMOS POR NACIÓN
Jue Jul 13 2017, 09:48 por Antonio García Fuentes

» Cristiano Ronaldo, abordado en su yate por la Agencia Tributaria Aduanera
Miér Jul 12 2017, 23:38 por Iuris Tantum

» Las diez películas imprescindibles para conocer la Segunda Guerra Mundial(Según ABC)
Miér Jul 12 2017, 23:28 por Iuris Tantum

» El PP, en la cabecera del desfile del Orgullo Gay
Miér Jul 12 2017, 23:23 por HIMNOSHISTORICOS

» Solos en la Madrugada
Miér Jul 12 2017, 21:50 por José Francisco

» Australia: La locura continúa
Miér Jul 12 2017, 21:44 por José Francisco

» Ultraizquierdistas montan una fiesta para derribar una cruz y ésta se les cae encima
Miér Jul 12 2017, 19:38 por Valle

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Elizabeth Kübler-Ross: La connotada científica que confirmó que sí existe el Más Allá

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Elizabeth Kübler-Ross: La connotada científica que confirmó que sí existe el Más Allá

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Miér Oct 21 2015, 00:55

Esta médico y psiquiatra suiza recabó centenares de testimonios de experiencias extracorporales, lo que la llevó a concluir que “la muerte no era un fin, sino un radiante comienzo”



La doctora suiza Elizabeth Kübler-Ross se convirtió en el siglo XX en una de las mayores expertas mundiales en el tétrico campo de la muerte, al implementar modernos cuidados paliativos con personas moribundas para que éstas afrontaran el fin de su vida con serenidad y hasta con alegría (en su libro “On death and dying”, de 1969, que versa sobre la muerte y el acto de morir, describe las diferentes fases del enfermo según se aproxima su muerte, esto es, la negación, ira, negociación, depresión y aceptación). Sin embargo, esta médico, psiquiatra y escritora nacida en Zurich en 1926 también se transformó en una pionera en el campo de la investigación de las experiencias cercanas a la muerte, lo que le permitió concluir algo que espantó a muchos de sus colegas: sí existe vida después de la muerte.
La férrea formación científica de esta doctora, que se graduó en psiquiatría en Estados Unidos, recibiendo posteriormente 23 doctorados honoríficos, se pondría a prueba luego de que a lo largo de su prolongada práctica profesional los enfermos moribundos a los que trataba le relataran una serie de increíbles experiencias paranormales, lo que la motivó a indagar si existía el Más Allá o la vida después de la muerte. Así, se dedicó a estudiar miles de casos, a través del mundo entero, de personas de distinta edad (la más joven tenía dos años, y la mayor, 97 años), raza y religión, que habían sido declaradas clínicamente muertas y que fueron llamadas de nuevo a la vida.

“El primer caso que me asombró fue el de una paciente de apellido Schwartz, que estuvo clínicamente muerta mientras se encontraba internada en un hospital. Ella se vio deslizarse lenta y tranquilamente fuera de su cuerpo físico y pronto flotó a una cierta distancia por encima de su cama. Nos contaba, con humor, cómo desde allí miraba su cuerpo extendido, que le parecía pálido y feo. Se encontraba extrañada y sorprendida, pero no asustada ni espantada. Nos contó cómo vio llegar al equipo de reanimación y nos explicó con detalle quién llegó primero y quién último. No sólo escuchó claramente cada palabra de la conversación, sino que pudo leer igualmente los pensamientos de cada uno. Tenía ganas de interpelarlos para decirles que no se dieran prisa puesto que se encontraba bien, pero pronto comprendió que los demás no la oían. La señora Schwartz decidió entonces detener sus esfuerzos y perdió su conciencia. Fue declarada muerta cuarenta y cinco minutos después de empezar la reanimación, y dio signos de vida después, viviendo todavía un año y medio más. Su relato no fue el único. Mucha gente abandona su cuerpo en el transcurso de una reanimación o una intervención quirúrgica y observa, efectivamente, dicha intervención”.
La doctora Kübler-Ross añade que “otro caso bastante dramático fue el de un hombre que perdió a sus suegros, a su mujer y a sus ocho hijos, que murieron carbonizados luego que la furgoneta en la que viajaban chocara con un camión cargado con carburante. Cuando el hombre se enteró del accidente permaneció semanas en estado de shock, no se volvió a presentar al trabajo, no era capaz de hablar con nadie, intentó buscar refugio en el alcohol y las drogas, y terminó tirado en la cuneta, en el sentido literal de la palabra. Su último recuerdo que tenía de esa vida que llevó durante dos años fue que estaba acostado, borracho y drogado, sobre un camino bastante sucio que bordeaba un bosque. Sólo tenía un pensamiento: no vivir más y reunirse de nuevo con su familia. Entonces, cuando se encontraba tirado en ese camino, fue atropellado por un vehículo que no alcanzó a verlo. En ese preciso momento se encontró él mismo a algunos metros por encima del lugar del accidente, mirando su cuerpo gravemente herido que yacía en la carretera. Entonces apareció su familia ante él, radiante de luminosidad y de amor. Una feliz sonrisa sobre cada rostro. Se comunicaron con él sin hablar, sólo por transmisión del pensamiento, y le hicieron saber la alegría y la felicidad que el reencuentro les proporcionaba. El hombre no fue capaz de darnos a conocer el tiempo que duró esa comunicación, pero nos dijo que quedó tan violentamente turbado frente a la salud, la belleza, el resplandor que ofrecían sus seres queridos, lo mismo que la aceptación de su actual vida y su amor incondicional, que juró no tocarlos ni seguirlos, sino volver a su cuerpo terrestre para comunicar al mundo lo que acababa de vivir, y de ese modo reparar sus vanas tentativas de suicidio. Enseguida se volvió a encontrar en el lugar del accidente y observó a distancia cómo el chofer estiraba su cuerpo en el interior del vehículo. Llegó la ambulancia y vio cómo lo transportaban a la sala de urgencias de un hospital. Cuando despertó y se recuperó, se juró a sí mismo no morirse mientras no hubiese tenido ocasión de compartir la experiencia de una vida después de la muerte con la mayor cantidad de gente posible”.
La doctora Kübler-Ross añadió “que investigamos casos de pacientes que estuvieron clínicamente muertos durante algunos minutos y pudieron explicarnos con precisión cómo los sacaron el cuerpo del coche accidentado con dos o tres sopletes. O de personas que incluso nos detallaron el número de la matricula del coche que los atropelló y continuó su ruta sin detenerse. Una de mis enfermas que sufría esclerosis y que sólo podía desplazarse utilizando una silla de ruedas, lo primero que me dijo al volver de una experiencia en el umbral de la muerte fue: «Doctora Ross, ¡Yo podía bailar de nuevo!», o niñas que a consecuencia de una quimioterapia perdieron el pelo y me dijeron después de una experiencia semejante: «Tenía de nuevo mis rizos». Parecían que se volvían perfectos. Muchos de mis escépticos colegas me decían: «Se trata sólo de una proyección del deseo o de una fantasía provocada por la falta de oxígeno.» Les respondí que algunos pacientes que sufrían de ceguera total nos contaron con detalle no sólo el aspecto de la habitación en la que se encontraban en aquel momento, sino que también fueron capaces de decirnos quién entró primero en la habitación para reanimarlos, además de describirnos con precisión el aspecto y la ropa de todos los que estaban presentes”.
La muerte no existe
La doctora Kübler-Ross aseguró que después de investigar estos casos concluyó que la muerte no existía en realidad, pues ésta sería no más que el abandono del cuerpo físico, de la misma manera que la mariposa deja su capullo de seda. ”Ninguno de mis enfermos que vivió una experiencia del umbral de la muerte tuvo a continuación miedo a morir. Ni uno sólo de ellos, ni siquiera los niños. Tuvimos el caso de una niña de doce años que también estuvo clínicamente muerta. Independientemente del esplendor magnífico y de la luminosidad extraordinaria que fueron sido descritos por la mayoría de los sobrevivientes, lo que este caso tiene de particular es que su hermano estaba a su lado y la había abrazado con amor y ternura. Después de haber contado todo esto a su padre, ella le dijo: «Lo único que no comprendo de todo esto es que en realidad yo no tengo un hermano.» Su padre se puso a llorar y le contó que, en efecto, ella había tenido un hermano del que nadie le había hablado hasta ahora, que había muerto tres meses antes de su nacimiento”.
La doctora agregó que “en varios casos de colisiones frontales, donde algunos de los miembros de la familia morían en el acto y otros eran llevados a diferentes hospitales, me tocó ocuparme particularmente de los niños y sentarme a la cabecera de los que estaban en estado crítico. Yo sabía con certeza que estos moribundos no conocían ni cuántos ni quiénes de la familia ya habían muerto a consecuencia del accidente. En ese momento yo les preguntaba si estaban dispuestos y si eran capaces de compartir conmigo sus experiencias. Uno de esos niños moribundos me dijo una vez: «Todo va bien. Mi madre y Pedro me están esperando ya.» Yo ya sabía que su madre había muerto en el lugar del accidente, pero ignoraba que Pedro, su hermano, acababa de fallecer 10 minutos antes”.
La luz al final del túnel

La doctora Kübler-Ross explicó que después que abandonar el cuerpo físico y de reencontrarse con aquellos seres queridos que partieron y que uno amó, se pasa por una fase de transición totalmente marcada por factores culturales terrestres, donde aparece un pasaje, un túnel, un pórtico o la travesía de un puente. Allí, una luz brilla al final. “Y esa luz era más blanca, de una claridad absoluta, a medida que los pacientes se aproximaban a ella. Y ellos se sentían llenos del amor más grande, indescriptible e incondicional que uno se pudiera imaginar. No hay palabras para describirlo. Cuando alguien tiene una experiencia del umbral de la muerte, puede mirar esta luz sólo muy brevemente. De cualquier manera, cuando se ha visto la luz, ya no se quiere volver. Frente a esta luz, ellos se daban cuenta por primera vez de lo que hubieran podido ser. Vivían la comprensión sin juicio, un amor incondicional, indescriptible. Y en esta presencia, que muchos llaman Cristo o Dios, Amor o Luz, se daban cuenta de que toda vuestra vida aquí abajo no es más que una. Y allí se alcanzaba el conocimiento. Conocían exactamente cada pensamiento que tuvieron en cada momento de su vida, conocieron cada acto que hicieron y cada palabra que pronunciaron. En el momento en que contemplaron una vez más toda su vida, interpretaron todas las consecuencias que resultaron de cada uno de sus pensamientos, de sus palabras y de cada uno de sus actos. Muchos se dieron cuenta de que Dios era el amor incondicional. Después de esa «revisión» de sus vidas ya no lo culpaban a Él como responsable de sus destinos. Se dieron cuenta de que ellos mismos eran sus peores enemigos, y se reprocharon el haber dejado pasar tantas ocasiones para crecer. Sabían ahora que cuando su casa ardió, que cuando su hijo falleció, cuando su marido fue herido o cuando sufrieron un ataque de apoplejía, todos estos golpes de la suerte representaron posibilidades para enriquecerse, para crecer”.
La especialista, en este punto, hizo una recomendación a todos aquellos que sufren el trance de tener cerca a algún ser querido a punto de morir. “Deben saber que si se acercan al lecho de su padre o madre moribundos, aunque estén ya en coma profundo, ellos oyen todo lo que les dicen, y en ningún caso es tarde para expresar «lo siento», «te amo» o alguna otra cosa que quieran decirles. Nunca es demasiado tarde para pronunciar estas palabras, aunque sea después de la muerte, ya que las personas fallecidas siguen oyendo. Incluso en ese mismo momento se pueden arreglar «asuntos pendientes», aunque éstos se remonten a diez o veinte años atrás. Se pueden liberar de su culpabilidad para poder volver a vivir ellos mismos”.
La “conciencia cósmica “ de la doctora Kübler-Ross
La doctora Elizabeth Kübler-Ross, intrigada por todos estos asombrosos relatos, decidió una vez comprobar por sí misma su veracidad. Y, luego de ser inducida a una muerte artificial en un laboratorio médico de Virginia, experimentó dos veces estar fuera de su cuerpo. “Cuando volví a la conciencia tenía la frase «Shanti Nilaya», que por cierto no sabía qué significaba, dándome vueltas en mi cabeza. La noche siguiente la pasé sola, en una pensión aislada en medio del bosque de Blue Ridge Mountains. Allí, luego de sufrir inexplicables dolores físicos, fue gratificada con una experiencia de renacimiento que no podría ser descrita con nuestro lenguaje. Al principio hubo una oscilación o pulsación muy rápida a nivel del vientre que se extendió por todo mi cuerpo. Esta vibración se extendió a todo lo que yo miraba: el techo, la pared, el suelo, los muebles, la cama, la ventana y hasta el cielo que veía a través de ella. Los árboles también fueron alcanzados por esta vibración y finalmente el planeta Tierra. Efectivamente, tenía la impresión de que la tierra entera vibraba en cada molécula. Después vi algo que se parecía al capullo de una flor de loto que se abría delante de mí para convertirse en una flor maravillosa y detrás apareció esa luz esplendorosa de la que hablaban siempre mis enfermos. Cuando me aproximé a la luz a través de la flor de loto abierta y vibrante, fui atraída por ella suavemente pero cada vez con más intensidad. Fui atraída por el amor inimaginable, incondicional, hasta fundirme completamente en él. En el instante en que me uní a esa fuente de luz cesaron todas las vibraciones. Me invadió una gran calma y caí en un sueño profundo parecido a un trance. Al despertarme caí en el éxtasis más extraordinario que un ser humano haya vivido sobre la tierra. Me encontraba en un estado de amor absoluto y admiraba todo lo que estaba a mi alrededor. Mientras bajaba por una colina estaba en comunión amorosa, con cada hoja, con cada nube, brizna de hierba y ser viviente. Sentía incluso las pulsaciones de cada piedrecilla del camino y pasaba «por encima» de ellas, en el propio sentido del término, interpelándolas con el pensamiento: «No puedo pisaros, no puedo haceros daño», y cuando llegué abajo de la colina me di cuenta de que ninguno de mis pasos había tocado el suelo y no dudé de la realidad de esta vivencia. Se trataba sencillamente de una percepción como resultado de la conciencia cósmica. Me fue permitido reconocer la vida en cada cosa de la naturaleza con este amor que ahora soy incapaz de formular. Me hicieron falta varios días para volver a encontrarme bien en mi existencia física, y dedicarme a las trivialidades de la vida cotidiana como fregar lavar la ropa o preparar la comida para mi familia. Posteriormente averigué que “Shanti Nilaya» significa el puerto de paz final que nos espera. Ese estar en casa al que volveremos un día después de atravesar nuestras angustias, dolores y sufrimientos, después de haber aprendido a desembarazarnos de todos los dolores y ser lo que el Creador ha querido que seamos: seres equilibrados que han comprendido que el amor verdadero no es posesivo”.
La Dra. Elizabeth Kübler-Ross, luego que en 1995 sufriera una serie de apoplejías que paralizaron el lado derecho de su cara, falleció en Scottdale, Arizona, el 24 de agosto del 2004. Se enfrentó a su propia muerte con la valentía que había afrontado la de los demás, y con el coraje que aprendió de sus pacientes más pequeños. Sólo pidió que la despidieran con alegría, lanzando globos al cielo para anunciar su llegada.
En su lecho de muerte, por cierto, sus amigos y seres queridos le preguntaron si le temía a la muerte, a lo que ella replicó: «No, de ningún modo me atemoriza; diría que me produce alegría de antemano. No tenemos nada que temer de la muerte, pues la muerte no es el fin sino más bien un radiante comienzo. Nuestra vida en el cuerpo terrenal sólo representa una parte muy pequeña de nuestra existencia. Nuestra muerte no es el fin o la aniquilación total, sino que todavía nos esperan alegrías maravillosas”.

http://www.guioteca.com/fenomenos-paranormales/elizabeth-kubler-ross-la-connotada-cientifica-que-confirmo-que-si-existe-el-mas-alla/
avatar
HIMNOSHISTORICOS
90-General de División
90-General de División

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 19386
Puntos patrióticos : 383392
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Elizabeth Kübler-Ross: La connotada científica que confirmó que sí existe el Más Allá

Mensaje por Persia el Miér Oct 21 2015, 07:48

No es aconsejable confundir fenómenos cerebrales con supuestas experiencias paranormales.
avatar
Persia
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.