Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Un diario oculto de Kennedy apunta que la muerte de Adolf Hitler fue un gran engaño nazi
Hoy a las 11:31 por BRUC

» APORTAR “LA GOTA” Con demasiada frecuencia y desde que yo recuerde, el individuo suele ponerse a sí mismo sus propios obstáculos, sus propias barreras, sus propios inconvenientes, cuando d
Hoy a las 09:42 por Antonio García Fuentes

» La agresión de Alsasua, según Podemos: ‘Una pelea de bar’
Hoy a las 09:30 por Torquemada2014

» «Escrache» de la CUP a una sede del PP para exigir el referéndum catalán
Hoy a las 07:58 por Huroncete

» Multas de 9.000 euros para los propietarios que no eliminen las placas franquistas en Cataluña.
Hoy a las 07:55 por Huroncete

» Una anciana expulsa con un bate a unos okupas que habían entrado en su finca.
Hoy a las 06:11 por BRUC

» Winston Churchill, un maníaco genocida
Hoy a las 05:41 por Juanma_Breda

» Novedades de Gibraltar
Hoy a las 04:48 por Juanma_Breda

» Pérez-Reverte contesta a la peineta de la maestra con hiyab: "Menuda empanada mental"
Hoy a las 04:46 por Juanma_Breda

» Tras la pista del Neandertal en el Boquete de Zafarraya (Málaga)
Hoy a las 04:42 por Juanma_Breda

» Aquí la voz de Europa
Hoy a las 04:37 por Juanma_Breda

» Los americanos blancos se están muriendo
Hoy a las 04:31 por Juanma_Breda

» Carne sintética: llega el bistec sin vaca
Ayer a las 22:52 por Juanma_Breda

» Destruyen los restos de la ciudad romana de Iliturgi, en Mengíbar (Jaén)
Ayer a las 22:49 por Juanma_Breda

» "CON PLUMA AJENA"
Ayer a las 20:46 por RICHI

» Beatificados 115 mártires de la persecución religiosa en la Guerra Civil
Ayer a las 17:33 por BRUC

» La mayoría de nacidos son de extranjeros. Analogía entre el ocaso del Sol y el futuro de Europa
Ayer a las 16:39 por Juan Garcia

» ‘LAS CORRUPTOCRACIAS’
Ayer a las 09:28 por Antonio García Fuentes

» MENSAJE PARA HIMNOSHISTORICOS
Dom Mar 26 2017, 23:22 por Lucía

» Ynestrillas, de líder patriota a militante de PODEMOS.
Dom Mar 26 2017, 20:40 por Torquemada2014

» Muere la periodista Paloma Gómez Borrero a los 82 años
Dom Mar 26 2017, 18:48 por Invitado

» Dastis: «No tenemos intención de cerrar la Verja de Gibraltar tras el Brexit»
Dom Mar 26 2017, 17:55 por Neilo65

» Podemos asalta la Semana Santa: El alcalde de Oviedo prohíbe que la Policía escolte los pasos
Dom Mar 26 2017, 16:29 por Valle

» Un concejal de Carmena llama «gentuza» a los católicos del «Yo voy a misa»
Dom Mar 26 2017, 15:04 por Invitado

» Latinoamericanos abandonan España para volver a sus países.
Dom Mar 26 2017, 01:01 por Juanma_Breda

» Cómo era el Sahara antes de convertirse en uno de los mayores desiertos del planeta.
Dom Mar 26 2017, 00:02 por Juanma_Breda

» Jordi Pujol admite que su famiIia tuvo dinero en paraísos fiscales desde hace más de 30 años
Sáb Mar 25 2017, 15:02 por El Zorro

» Unidad Europea contra los nacionalismos
Sáb Mar 25 2017, 14:26 por Neilo65

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 149 ¿DÓNDE ESTAMOS Y HACIA DÓNDE NOS LLEVAN?
Sáb Mar 25 2017, 11:06 por BRUC

» Fallece el banquero multimillonario estadounidense David Rockefeller
Vie Mar 24 2017, 18:18 por Mastieno

» Apoyo de la juventud catalana: El Ejército vence al antiespañolismo de los radicales y triplica presencia en el salón educativo catalán
Vie Mar 24 2017, 12:55 por Invitado

» ¿La nueva destrucción de España? Desde la contundente verdad acuñada por el “canciller de hierro”… (“Los españoles llevan siglos tratando de destruir España y no lo consiguen”) y mucho antes, o sea t
Vie Mar 24 2017, 09:32 por Antonio García Fuentes

» PEQUEÑAS NOTAS DE NUESTRA DOCTRINA
Vie Mar 24 2017, 06:10 por RICHI

» Cuatro jueces de Marruecos dictaminan que España no tiene soberanía sobre Ceuta y Melilla.
Vie Mar 24 2017, 02:35 por Invitado

» REFLEXIONES ANTE MI ORDENADOR
Jue Mar 23 2017, 23:40 por RICHI

» Jaén, la Atlántida y el misterio del hombre Jaén ya existía como ciudad a la llegada de los cartagineses y romanos, Tito Livio la llama AURINGI y ORIGEN; Polibio, ELINGA, y en el Concilio de ILLIBER
Jue Mar 23 2017, 09:21 por Antonio García Fuentes

» España y sus infinitos impuestos
Miér Mar 22 2017, 09:25 por Antonio García Fuentes

» El épico final del Imperio español en Sudamérica: los últimos defensores de Perú.
Mar Mar 21 2017, 18:33 por Torquemada2014

» ESCRITOS DE Y PARA EL ALMA 1 - Apreciada Viola:
Mar Mar 21 2017, 09:39 por Antonio García Fuentes

» Multitudinaria manifestación en Barcelona contra el 'golpe separatista'
Mar Mar 21 2017, 07:38 por Huroncete

» ¿Sabías que la OTAN fue dirigida por un nazi?
Lun Mar 20 2017, 16:56 por Juan Garcia

» Por qué han sobrevivido los indios en Norteamérica
Lun Mar 20 2017, 16:45 por Juanma_Breda

» El «híper» de las armas vendió más de 6.000 cetmes por más de 1,2 millones de euros
Lun Mar 20 2017, 16:43 por Juanma_Breda

» Hay que estudiar nuevas formas de gobernar
Lun Mar 20 2017, 15:59 por Neilo65

» Leguina: «Es mentira que España sea una nación de naciones»
Lun Mar 20 2017, 14:39 por Neilo65

» Mi presentacion
Lun Mar 20 2017, 11:36 por niunpasoatras.org

» Unidos Podemos pide suprimir la Misa de La 2
Dom Mar 19 2017, 22:20 por Torquemada2014

» Más técnicas para un nacionalista europeo (y II)
Dom Mar 19 2017, 21:26 por Juan Garcia

» Maestras con hiyab y otros disparates.
Dom Mar 19 2017, 21:11 por Invitado

» Tapian un piso a unos okupas mientras estaban de vacaciones en Marruecos
Dom Mar 19 2017, 20:07 por Invitado

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Si no quemamos herejes, quemaremos curas

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Si no quemamos herejes, quemaremos curas

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Lun Oct 26 2015, 13:47

Publicado por Alfonso Vila Francés


Monasterio de Santa Maria de Ripoll después del ataque e incendio durante las «bullangas» de 1835. Fotografía: DP

Podéis reíros si queréis, pero una buena corrida (de toros, me refiero, no seamos mal pensados), es muy importante para la paz social. Sí, sí, con lo del toro de Tordesillas lo volvió a decir alguno, pero nada, la gente se lo toma a cachondeo. Claro, como ahora está el fútbol. Sí, el fútbol es muy importante para la paz social, pero hemos venido aquí a hablar de curas, en concreto de curas quemados, quemados dentro de sus iglesias y conventos o quemados en las plazas de sus propios pueblos, al modo tradicional, y para hablar de curas quemados hay que hablar de toros… Qué curioso, no. Pues leamos esto…
El día de Sant Jaume
De l´any trenta cinc,
Va haver-hi bullanga
Dintre del turín.
Van sortir sis toros,
I tots van ser dolents,
I aixo va ser la causa,
De la cremà de convents.
Lo que más me gusta es el final de la canción, una canción popular catalana. La rima es muy fácil, pero es demoledora: tan demoledora como la simplicidad feroz de la historia: había corrida en Barcelona. Salieron seis toros, y los seis eran malos… ¿Y qué pasó?… Manuel Delgado, profesor de antropología religiosa en la universidad de Barcelona, nos transcribe en su libro La ira sagrada. Anticlericalismo, iconoclastia y antirritualismo en la España contemporánea, una crónica detallada de lo sucedido:
A primera vista parecerá absurdo el motivo y la reacción airada y sangrienta de las turbas: estas salían de los toros aquel sábado día 25 de julio, fiesta de San Jaime. Se lidiaron seis toros de la ganadería de don Fausto Joaquín Falduendo de Camporroso, Navarra, que resultaron absolutamente mansos. El público perdió los estribos y la vergüenza. En el último toro del festejo se lanzó al ruedo, lo mató a garrotazos, destrozó la plaza y sacó al animal a rastras por las calles. Después arrastraría los cadáveres de los frailes, mientras se alzaban las hogueras de los conventos en la noche barcelonesa.
¿Pero cómo pudo pasar eso? ¿Por qué la gente, una vez muerto el último toro, y destrozada la plaza, se dedicó a seguir matando y destrozando cosas, en este caso curas e iglesias y conventos?  Bueno, pues evidentemente estaban muy enfadados. Si lo piensas bien hay que estar muy enfadado para saltar al ruedo y matar a un toro a garrotazos, aunque sea un toro manso. Y evidentemente sabían bien a quién o contra quién tenían que dirigir su rabia. ¿Contra los señoritos de la capital?, ¿contra los patronos que los explotaban?, ¿contra los rivales políticos (los carlistas, los liberales, los políticos de Madrid…)?, ¿contra los enemigos del país (estamos en la Primera Guerra Carlista, acabamos de perder la gran mayoría de las colonias americanas)?, ¿contra el ganadero que tenía unos toros tan malos?, ¿contra el torero que no había sabido azuzar al toro?, ¿contra el empresario que había montado la corrida? No, nada de eso. La culpa la tenían los curas, desde luego, los curas y las monjas de Barcelona. ¿Y el motivo? Bueno, el motivo es siempre lo de menos. En Madrid, un año antes, la excusa era que los frailes envenenaban las fuentes para propagar el cólera. Aquí no se comieron tanto la cabeza. Los toros son una porquería, pues vamos a quemar iglesias y a matar a quien pillemos dentro. Todo muy lógico.
Pues sí, todo tiene, en el fondo, su causa. Aunque a veces se necesite todo un libro para tratar de encontrarla.
Todo el comportamiento de las masas anticlericales recordaba las fuentes que la inspiraban, y no hacían otra cosa, en última instancia, que llevar a sus más radicales consecuencias una tendencia contrarritual ya fuertemente presente en las mismas prácticas del propio sistema de ritualización institucional, articulador de un discurso que incorporaba sus propias negaciones.
¿Está claro, no? Sí, Manuel Delgado lo dice así porque es profesor de universidad y eso le obliga a ciertos «oscurecimientos» (como decía Eugeni d´Ors), pero luego tiene un súbito ataque de piedad y decide iluminarlo un poco:
Esta ritualidad obsesiva y astringente exige, para resultar sobrellevable, ser constantemente aliviada con contrapesos rituales, incluidos dentro de la propia normalidad del ciclo cultural público, en los que las personas puedan expresar una disidencia o un malestar siempre en peligro de explosión.
Vamos, que es como la olla a presión, o dejas escapar un poco de gas o todo se va a hacer puñetas… Y pese a todo a veces hay accidentes.
¿Pero por qué a los españoles nos dio, a partir de 1820, por quemar iglesias y degollar curas, con lo católicos que somos? Pues a lo mejor por eso mismo. Porque como dijo Agustín de Foxá: «En España se va siempre detrás de los curas: o con un cirio o con un palo»; porque como decía Dalí, el anticlericalismo español se debía a que «España era el pueblo que tenía más fe. A un pueblo ateo no se le ocurre preocuparse por estas cuestiones. También el pueblo español es el que más blasfema, y el que levanta las más suntuosas catedrales y las quema luego».
Pero dejemos de lado todas esas explicaciones psicológicas, sociológicas y antropológicas. Al hablar de las quemas de conventos y matanzas de curas del siglo XIX y XX hay un tema que se suele pasar por alto. Se habla de «turba sangrienta y vulgar», de «actos irracionales», de «explosiones de furia súbita e impredecible», pero se suelen olvidar dos cuestiones que yo creo que conviene recordar.
La ira del pueblo se suele cebar con la Iglesia, no ataca a otras instituciones, no afecta a otros posibles destinatarios de ese rencor. Por ejemplo, en la Semana Trágica de Barcelona de 1909, el motivo del levantamiento popular fue la guerra de Marruecos y el reclutamiento forzoso. Pero no se atacaron los cuarteles, no se atacó al ejército, ni siquiera a los edificios públicos (el Gobierno Civil, por ejemplo). Tampoco se atacaron las casas de los burgueses y ricos. Ni se incendiaron y destruyeron fábricas. Se acusó, como siempre, a los anarquistas y a los comunistas, pero lo cierto es que, generalmente, los burgueses pudieron dormir tranquilos mientras veían arder las iglesias. Y eso da que pensar. Y ya lo pensaron los mismos anarquistas y comunistas: «Excitar al proletario para que dirija su actividad y su energía contra los clericales antes que contra los patronos es el error más grande de que pueden ser víctimas los que aspiran a terminar con la explotación humana», declaró el fundador del PSOE, Pablo Iglesias, en 1902. Cuando se produce la oleada incendiaria de la Segunda República, el periódico La voz acusa a los monárquicos de ser los autores de estos incendios, para utilizarlos después como arma política y propagandística contra la República. Y sí, esto es lo que pasa siempre. Que unos acusan a los otros y los otros les devuelven la acusación, y nadie quiere ser el responsable.

Barcelona durante la Semana Trágica (1909). Fotografía: DP
Manuel Delgado recoge testimonios de personas que fueron testigos de los hechos y que, de ser ciertos, no dejan lugar a dudas: «No fueron los rojos, fueron las gentes de derechas». Esa frase se repite las suficientes veces como para que uno pueda pensar que tal vez se deba tener en cuenta, al menos como una posible vía de investigación. Porque lo cierto es que alguien ganaba desviando la furia del pueblo hacia la Iglesia, y alguien ganaba acusando de los desmanes, las destrucciones, los sacrilegios, los asesinatos, a las fuerzas de izquierda. ¿Qué pasó después de la quema de conventos e iglesias de 1834-1835? La exclaustración de frailes y la desamortización de Mendizábal. ¿Y quién fue quien más ganó con la pérdida de tierras de la Iglesia y la disolución de las órdenes religiosas? La burguesía, cómo no, la burguesía que se quedó con todo lo que quiso. En un momento en el que la iIglesia podía ser acusada de reaccionaria (las guerras carlistas), en el que la nobleza estaba fuera de combate y en el que el proletario era un enemigo aún muy débil, la burguesía supo sacar mucho rendimiento a la pérdida de poder y de riquezas de la Iglesia. «Se ve que solo queman conventos», dice uno de los protagonistas de un cuento de Josep Carner. Pues sí, casi siempre era así, unos cuantos conventos quemados, algunos curas muertos y unas cuantas momias de monjas expuestas en la calle (ese detalle nunca falta: una quema de conventos sin una profanación de tumbas pierde interés). Y al día siguiente cada uno a lo suyo. Hay alguna quema y destrucción de fábricas, como el incendio de la fábrica Bonaplata en 1835, pero son hechos muy puntuales, ni comparación con la gran cantidad de edificios religiosos quemados, por no hablar de pérdidas de vidas humanas. Por otro lado, no vemos nada parecido a lo que pasó en Nueva York en 1863. Allí se saquearon y quemaron los barrios elegantes. Aquí no.
El otro hecho que llama la atención en las destrucciones de iglesias es precisamente el saqueo, o mejor dicho… la falta de saqueo. No se roba nada. Simplemente se destruye. Y no solo se podían robar obras de arte, o viejos libros guardados en las bibliotecas y capillas, cosas que tal vez no se podían vender bien o cuyo valor no se conocía. En las iglesias, en los conventos, en los colegios religiosos (que también se quemaron, incluso a veces sin casi dar tiempo de salir a los alumnos que estaban dentro), existían toda una serie de objetos cuyo valor era bien conocido y apreciado. Pero todo era quemado sin distinción, lo mismo daba que pudiera ser útil o pudiera ser vendido después. Todo debía ser «purificado». Todo era destruido en una especie de ritual que tenía mucho que ver con los rituales religiosos, porque, y aquí volvemos otra vez a la antropología, como resume Manuel Delgado: «La violencia antirreligiosa era idéntica y simétrica a la violencia religiosa». ¡Qué cosas!
Pero tampoco es tan raro. A los curas y monjas españolas del siglo XX se los acusa de los mismo que se acusaba a los judíos en la Edad Media. Y se los mata igual. Y también, qué vueltas que da la historia, también se los mata igual que ellos mataban en sus tiempos a los herejes: con el fuego purificador. Aunque tal vez convenga decir una cosa: es cierto que existían tribunales eclesiásticos que condenaban a la hoguera, pero también lo hacían los tribunales civiles. Y estos actos públicos tenían un gran éxito. Lo mismo que todas las demás clases de ejecución. Y lo han tenido hasta hace poco. Preston cuenta que en la Guerra Civil los fusilamientos de republicanos en Valladolid se hicieron tan populares que las autoridades nacionales se molestaron porque la zona de ejecución se llenaba de familias enteras, con hijos incluidos, que venían a ver el espectáculo y, de paso, a comerse unos churros en los chiringuitos que se habían montado. Sí, eso mismo, como si fuera ir a pasear a la feria.
«Este Cristo español no resucita», decía Unamuno. Bueno, quizá lo que nos gusta es la sangre, el dolor, el tormento. Y la Iglesia, con toda su imaginería morbosa, con todos sus rituales de penitencia y flagelación y sus inquisiciones y condenas truculentas nos tenía mal acostumbrados. De manera que…
¿Cómo entonces no esperar que el odio contra la iglesia en España no se expresara a través de estilos que la organización religiosa instaurada en la sociedad les había facilitado?
¡Ah! Entonces… Entonces, Manuel, ¿entonces los curas son en cierto modo los culpables de su propia muerte? No. Esto sería demasiado simple. En la Guerra Civil pasó una cosa que no había pasado antes. La violencia no se paró en los curas, se extendió hacia cualquier cristiano, cualquier persona podía ser acusada de «ir a misa» y eso bastaba para que pudiera ser fusilado o muerto en cualquier momento. Todos hemos escuchado historias y son ciertas, por desgracia. La acusación de cristiano, de católico, de creyente, equivalía a la acusación de fascista, de capitalista, de burgués. Y con eso bastaba. Por menos incluso mataron a personas en la Guerra Civil. Pero aquí también los curas se llevaban la palma. «Tenemos que matar al cura, por lo menos eso, o los de los pueblos vecinos nos mirarán mal», se dice en La ira sagrada. Pues sí. Que el cura siempre está a mano.
¿Qué? ¿Qué aún no he dicho que este es un país de pirómanos? Tenéis razón, en un artículo de incendios y hogueras no puede faltar la palabra «pirómano». Este es un país de pirómanos. Ya está. Dicho. Todos contentos.

avatar
HIMNOSHISTORICOS
90-General de División
90-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 19284
Puntos patrióticos : 365521
Reputación : 19052
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: Si no quemamos herejes, quemaremos curas

Mensaje por Juanma_Breda el Lun Oct 26 2015, 23:37

Sigo sin entender del por qué la obsesión de atacar curas y lugares sagrados, no lo explica.
¿Es que hacen algo malo?, no los acusa ni de ladrones, parásitos o que cree odio, los ataca sin más.

¿Será por cobardía del pueblo? Por ejemplo si le das una hostia a alguien aunque se lo merezca, lo lógico es que él te la devuelva y puede que con mayor calibre. Pero el cura como dice Jesús, y se pega en la mejilla pon la otra.

Y puede que sea por eso, por cobardía porque saben que los curas les terminan perdonando, saben que si hacen eso a u pueblo vecino, al día siguiente el pueblo afectado se reorganiza o irán a por ellos, saben que si hace eso a un empresario, noble, o institución publica, al día siguiente si no el mismo día la policía y la guardia civil los machaca, y si es atacar al ejercito... que dios se apiade de sus almas.

Piromanos, me da pensar...
avatar
Juanma_Breda
45-Subteniente
45-Subteniente

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 4385
Puntos patrióticos : 31544
Reputación : 12980
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Edad : 34
Localización : Cádiz

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.