Gibraltar, un "paraíso fiscal" en el extremo sur de la Península Ibérica, tiene gran culpa de la grave situación económica en España.