Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» "Casa Nostra, Casa Vostra" 300 entidades y personalidades reclaman implicarse en la acogida de refugiados
Hoy a las 14:40 por Juanma_Breda

» Lee y escucha la letra propuesta para el himno de España en una iniciativa de Change.org
Hoy a las 14:11 por Ruta AP7

» ¿Por qué un dictador de izquierdas no es un dictador?
Hoy a las 13:16 por HIMNOSHISTORICOS

» Qué fue de… Javier Arizmendi: ¿otro futbolista de extrema derecha?
Hoy a las 13:03 por HIMNOSHISTORICOS

» Franco Ese Hombre Pelicula Completa En Español
Hoy a las 12:37 por HIMNOSHISTORICOS

» Biografías de Patriotas Vascongados
Hoy a las 10:57 por ilustrado

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 134 SOBRE EL ESPIRITISMO Y EL UNIVERSO
Hoy a las 09:41 por Antonio García Fuentes

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Hoy a las 09:14 por deuteros

» Cristiano Ronaldo, acusado de evadir 150 millones con varias sociedades en un paraíso fiscal
Hoy a las 07:17 por BRUC

» NO NOS DESTROCÉIS A LOS HÉROES.
Hoy a las 00:49 por HIMNOSHISTORICOS

» ¿ Porque Gibraltar es una colonia y Ceuta y Melilla no ?
Ayer a las 22:05 por Valle

» Historia del Camino de Santiago
Ayer a las 20:25 por ilustrado

» Reino Hispano-visigodo
Ayer a las 20:17 por ilustrado

» Así acosan por WhatsApp a una chica de 19 años
Ayer a las 19:26 por ilustrado

» Manifiesto: Cada Nación debe buscar su Movimiento Patriótico
Ayer a las 16:04 por La Revolución por Hacer

» Eslovaquia aprueba una ley para evitar la propagación del islam
Ayer a las 14:50 por Juanma_Breda

» Así fue … Assad: “Putin es el único defensor del cristianismo”
Ayer a las 14:03 por Juanma_Breda

» Patriotas participantes en acto del 20N dan una paliza al activista Lagarder por gritar "Franco, asesino"
Ayer a las 13:11 por Clemente

» TV marroquí ofrece tutorial a mujeres de cómo maquillar huellas de maltrato
Ayer a las 12:46 por El Zorro

» Madrid, París y Ciudad de México vetarán los coches diésel a partir del 2025
Ayer a las 11:05 por BRUC

» Costo y rendimiento de un preso en España
Ayer a las 10:30 por Antonio García Fuentes

» Historia de las Fallas
Ayer a las 10:21 por HIMNOSHISTORICOS

» TEJERO ROMPE SU SILENCIO, LEE ESTA CARTA Y OPINA.
Ayer a las 05:56 por BRUC

» Los secretos del 23F y los GAL pueden tener los días contados
Ayer a las 01:53 por Torquemada2014

» Gabriel Rufián, ese independentista y marxista
Ayer a las 01:53 por Neilo65

» El Ejército, la Policía Nacional, la Guardia Civil, los Mossos de Esquadra y la Guardia Urbana desahuciados del Salón de la Infancia de Barcelona
Ayer a las 01:50 por Torquemada2014

» Novedades de Gibraltar
Jue Dic 01 2016, 22:57 por El Zorro

» Esta es TODA LA INFORMACIÓN de la tragedia aérea de Chapecoense
Jue Dic 01 2016, 22:01 por HIMNOSHISTORICOS

» Vídeos sobre los separatas catalanes, se van a cagar.
Jue Dic 01 2016, 18:40 por ruedex

» Un estudio evidencia la ineficacia de los 'programas de educación sexual'
Jue Dic 01 2016, 17:44 por BRUC

» ¿Han encontrado el oro perdido de Hitler en el naufragio del «Titanic» nazi?
Jue Dic 01 2016, 17:32 por BRUC

» Encuesta sobre simpatía o afinidad política
Jue Dic 01 2016, 16:53 por La Revolución por Hacer

» En un mundo inseguro y que ya da asco
Jue Dic 01 2016, 10:18 por Antonio García Fuentes

» PORRA: FC Barcelona Vs Real Madrid (3-12-2016)
Jue Dic 01 2016, 02:04 por HispanoCortés501

» DONALD TRUMP es una persona de maravilla y PUTIN cree en él.
Jue Dic 01 2016, 01:59 por HispanoCortés501

» Las 10 noticias más censuradas del año 2015 y 2016
Jue Dic 01 2016, 01:56 por HispanoCortés501

» Otegui se queda sin ir a Cuba al no poder sobrevolar el espacio aéreo de Estados Unidos
Jue Dic 01 2016, 01:47 por HispanoCortés501

» EL IMÁN SUPREMO DE CANARIAS EXIGE MÁS AYUDAS Y ADVIERTE: “DE LO CONTRARIO, HABRÁ MÁS TERRORISMO”
Jue Dic 01 2016, 01:45 por HispanoCortés501

» La Unesco declara las Fallas de Valencia Patrimonio de la Humanidad
Jue Dic 01 2016, 01:41 por HispanoCortés501

» Digno de ver: una hispanocubana sacando de quicio a los castristas en un debate televisivo
Jue Dic 01 2016, 01:27 por HispanoCortés501

» El fusilamiento de Muñoz Seca contado por su nieto, Alfonso Ussía
Miér Nov 30 2016, 20:40 por HIMNOSHISTORICOS

» BOBOS DE LA TRIBU
Miér Nov 30 2016, 18:29 por La Revolución por Hacer

» Los indefensos ante la violencia de género
Miér Nov 30 2016, 10:55 por Antonio García Fuentes

» Nacionalismo proteccionista versus Nacionalismo liberal
Miér Nov 30 2016, 01:49 por ilustrado

» Genocidios del Imperio británico
Miér Nov 30 2016, 01:21 por ilustrado

» Más de 200 altos cargos del Gobierno de Puigdemont cobran más que Rajoy.
Miér Nov 30 2016, 00:30 por niunpasoatras.org

» En China aprueban pena de muerte para políticos corruptos
Mar Nov 29 2016, 22:55 por El Zorro

» JUAN GARCÍA CARRÉS
Mar Nov 29 2016, 22:00 por HIMNOSHISTORICOS

» Tres representantes de la CUP viajarán a Cuba para asistir a los actos de homenaje a un tirano
Mar Nov 29 2016, 21:40 por Juanma_Breda

» La embotelladora de Coca Cola se alía con el separatismo y las redes piden el boicot
Mar Nov 29 2016, 18:19 por Netón

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Conceptos e ideales de la HISPANIDAD

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Conceptos e ideales de la HISPANIDAD

Mensaje por ilustrado el Jue Mayo 22 2014, 01:00

IDEAL DE LA HISPANIDAD


La expresión Hispanidad apareció en la segunda década del siglo XX para denominar a las personas, países y comunidades que comparten la lengua española (o castellana) y poseen una cultura relacionada con España. En ella se incluyen 29 naciones y algo más de 472 millones de personas, en África, América, Asia, Europa y Oceanía.

El Día de la Hispanidad es el 12 de octubre de 1492, día del descubrimiento y llegada de los primeros españoles a América. Esta fecha marca el nacimiento de una nueva identidad producto del encuentro y fusión de los pueblos y culturas indígenas existentes en el continente americano y en España.

El concepto de la Hispanidad se fue desarrollando como un movimiento filosófico, histórico y cultural que integra a todas las naciones y etnias de habla hispana a ambos lados del Atlántico. No incluye ninguna nota racial que pueda señalar diferencias poco agradables entre los diversos elementos que integran a las naciones hispánicas. Todas ellas han heredado un patrimonio común, transmitido por antepasados comunes, aunque luego cada una haya aumentado su herencia con nuevos bienes y nuevas glorias, que constituyen el patrimonio intangible y soberano de cada una de las naciones hispánicas.

La Hispanidad reúne a todos los pueblos hispánicos este aspecto agradable y simpático de nuestra gran familia de naciones, aunque con distintos nombres y significaciones.



BANDERA DE LA HISPANIDAD


El primer antecedente de la Hispanidad fue ideado por Ramón de Basterra y Zabala, considerado la voz del futurismo, trabajó como vate oficial de la revista Hermes.

A través de su poesía fue manifestando Basterra su peculiar arte e  ideología. Su deseo de renovación española tras el desastre del 98 y la liquidación de las últimas colonias del Imperio, su ideal de nuestra cultura vinculada a Roma, el concepto de la hispanidad, en suma, de todos los pueblos de la Península y de América, hermanos en lengua, fe y tradición: la SobreEspaña, antecedente de la Hispanidad que cincelarían años después Zacarías Vizcarra y Ramiro de Maeztu.

El ideal de vida representado en el siglo XVIII por los ideales Ilustrados y Liberales y que Basterra denomina carlotercismo, refiriéndose al reinado de Carlos III, es el símbolo de la renovación española que el poeta propuso, puesto que para él, el esplendor de la cultura europea se produjo en el siglo XVIII, es decir, en pleno racionalismo.

La hispanidad que Basterra relataba en sus obras en prosa, como La obra de Trajano escrita en Rumanía, y Los Navíos de la Ilustración escrita en Venezuela, hace referencia a los marinos ilustrados del siglo XVIII, hombres de ciencia y guerra, que llevaron en sus barcos los ideales liberales y progresistas con destino a las Américas. En estas obras, Basterra meditaba sobre la España imperial heredera de los valores de Roma.

En Los Navíos de la Ilustración Basterra empezó a transformar el panorama cultural. Basterra se encontró en Venezuela con los papeles de la Compañía Naviera Guipuzcoana de Caracas, fundada en 1728, y vio que los barcos del conde Peña Florida y del marqués de Valmediano, de cuya propiedad fueron después partícipes las familias próceres de Venezuela, como los Bolívar, los Toro, Ibarra, La Madrid y Ascanio, llevaban y traían en sus camarotes y bodegas los libros de la Enciclopedia francesa y de la Ilustración española. Por eso atribuyó Basterra la independencia de América al hecho de haberse criado Bolívar en las ideas de las Sociedades Económicas Amigos del País de aquel tiempo. Su error fue suponer que acaeció solamente en Venezuela lo que ocurría al mismo tiempo en toda la América española y portuguesa, como consecuencia del cambio de ideas que el siglo XVIII trajo a España.

Juan Ramón Jiménez comentaba de Basterra que “Se viste su uniforme diplomático, se echa a la Plaza de San Pedro en Roma, húmedo bloque central, y se pasea allí, columnas y fuente bajo los nublados cárdenos, siempre nostálgico de la palabra mujer española, buscando en los crepúsculos el brazo de Goethe como romano universal”.

Eugenio d’Ors lo consideró imprescindible en la biblioteca de todo joven con ambiciones culturales, y Gerardo Diego lo incluyó en la edición de su antología canónica Poesía española contemporánea en 1934.



RAMÓN DE BASTERRA


La decimoquinta edición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua (1925) explicaba que la voz “hispanidad” era todavía un sinónimo de “hispanismo” o modo peculiar de hablar español que se aparta de las reglas comunes.

En la llamada Generación del 98, cuyo origen estuvo en la pérdida de los restos ultramarinos del antiguo Imperio español (1898), la pregunta sobre nuestra identidad fue casi obsesiva. En la definición y desarrollo del ideal de la Hispanidad toman parte varios intelectuales, literatos y filósofos pertenecientes a esta Generación: Ramiro de Maeztu, Zacarías Vizcarra, Ramón de Basterra, Miguel Unamuno, Manuel García Morente, Eloy Azorín, Pío Baroja, Antonio Machado, etc.

En enero de 1913 la Unión Ibero-Americana de Madrid, inspirada por su presidente Faustino Rodríguez San Pedro, propuso instaurar el Día de la Raza entendida como Fiesta de la Raza española y refiriéndose a los españoles de ambos mundos. Difundió unas hojas tituladas Fiesta de la Raza, en las que podía leers:

“Es aspiración fomentada por la Unión Ibero-Americana, y para cuya realización se propone efectuar activa propaganda en 1913, la de que se conmemore la fecha del descubrimiento de América, en forma que a la vez de homenaje a la memoria del inmortal Cristóbal Colón, sirva para exteriorizar la intimidad espiritual existente entre la Nación descubridora y civilizadora y las formadas en el suelo americano, hoy prósperos Estados. Ningún acontecimiento, en efecto, más digno de ser ensalzado y festejado en común por los españoles de ambos mundos, porque ninguno más ennoblecedor para España, ni más trascendental en la historia de las Repúblicas hispano-americanas. De no haber sido ineludible el amoldarse a la organización oficial de los agasajos que se celebraron en honor de los Delegados ibero-americanos en las fiestas del Centenario de Cádiz, se hubiera celebrado el té con que les obsequió la Unión el día 12 de octubre en vez del 13, pues tal era el propósito de nuestra Sociedad, el de hacer coincidir con esta fecha el honor de recibir en ella a los emisarios ibero-americanos.”



JUAN RAMÓN JIMÉNEZ


En 1917 la República de Argentina tomó la iniciativa y estableció durante la presidencia de Irigoyen la celebración del 12 de octubre como su Día Nacional “en homenaje a España, progenitora de naciones, a las cuales ha dado, con la levadura de su sangre y la armonía de su lengua, una herencia inmortal”. El Día de la Raza es el nombre que fueron recibiendo en un principio las respectivas fiestas nacionales de la mayoría de los países hispanoamericanos.

Al año siguiente, en 1918 el gobierno de Antonio Maura, durante el reinado de Alfonso XIII, hizo oficial el 12 de octubre el día nacional de España con el mismo término.

El primero en utilizar el término Hispanidad fue el sacerdote, radicado en Argentina, Zacarías de Vizcarra y Arana, quien en 1926 propuso en Buenos Aires que se utilizarse el término Hispanidad para sustituir al de Raza, en el sentido de Día de la Raza, por el de Día de la Hispanidad, y obtuvo amplia difusión en los ambientes hispanistas.

El argumento utilizado era que "si el concepto de Cristiandad comprende y a la vez caracteriza a todos los pueblos cristianos, ¿por qué no ha de acuñarse otra palabra, como ésta de Hispanidad, que comprenda también y caracterice a la totalidad de los pueblos hispánicos?"

Para Vizcarra era importante definir las dos acepciones análogas de la palabra Hispanidad:

1-significa el conjunto de todos los pueblos de cultura y origen hispánico diseminados por Europa, América, África y Oceanía. Era de índole geográfica.

2-expresa el conjunto de cualidades que distinguen del resto de las naciones del mundo a los pueblos católicos de estirpe y cultura hispánica. Tenía un carácter ético.

A Vizcarra se le atribuye la creación de la palabra Hispanidad, descrita en su publicación La hispanidad y su Verbo (1926) en Buenos Aires. Escribía en dicha publicación:

"de que no existe palabra que pueda sustituir a Hispanidad... para denominar con un solo vocablo a todos los pueblos de origen hispano y a las cualidades que los distinguen de los demás... significa, en primer, lugar, el conjunto de todos los pueblos de cultura y origen hispánico diseminados por Europa, América, África y Oceanía; expresa, en segundo lugar, el conjunto de cualidades que distinguen del resto de las naciones del mundo a los pueblos de estirpe y cultura hispánica".

Por esta definición, la inclusión del imperio portugués en la hispanidad parece clara, hasta porque no hay presencia española relevante en Oceanía, pero no es bien así. En 1936, el monseñor concretó que: "...tenemos que España y su estirpe, es decir, toda la Hispanidad, debe cumplir todavía dos brillantes misiones en la Cristiandad, para salvar a la Humanidad en su más terrible crisis...".



ZACARÍAS VIZCARRA


No es extraño que sea un portugués, Antonio Sardinha, quien pase por ser otro pionero en el uso de la palabra Hispanidad. Portugal nunca renegó de su condición hispana... El concepto de Hispanidad acuñado por Sardinha tendría su influencia en poetas iberoamericanos como Rubén Darío, y en otros hombres de la cultura como Sánchez Chocano y Menéndez Pidal. El vocablo Hispanidad surgía a semejanza de la palabra Cristiandad, para referirse a una comunidad de pueblos extendidos por todo el orbe cuyo origen común está en la Península Ibérica.

Sin embargo, mientras que en unos textos Sardinha empleaba la palabra hispanidadeen otros como en su obra Madre-Hispânia de 1924 habla de lusitanidade. Y en 1922, en su texto O Pan-Hispanismo escribía:

pan-hispanismo nos surge daqui, como conclusão lógica, constituído por dois elementos estruturais: o espanholismo e o lusitanismo, “voz clamorosa de la sangre contra el pan-americanismo” - foi como definiu o pan-hispanismo no ano passado, por ocasião da Festa da Raça, no seu famoso discurso no Teatro Real de Madrid, o conde de la Montera, D. Gabriel Maura Camajo, acrescentando em seguida que ”los pueblos que no se agrupen en organizaciones más amplias que la sociedad nacional, sucumbirán bajo el imperialismo.” Sin fijar la palabra, supo definir muy bien el concepto.

Uno de los pioneros defensores de la Hispanidad fue el filósofo y escritor Miguel de Unamuno y Jugo. Fue catedrático y rector de la Universidad de Salamanca y afiliado al Partido Socialista.

En 1927, Unamuno publicó un comentario a la obra La restauración nacionalista, del argentino Ricardo Rojas, en el que con el término de Hispanidad definía la comunidad de pueblos de habla española y encerraba en él “aquellas cualidades espirituales, aquella fisonomía moral, mental, ética, estética y religiosa”.

Unamuno ya prefería referirse a la Hispanidad en lugar de Españolidad dejándolo escrito en un artículo, en él que afirmaba:
“Digo hispanidad y no españolidad para atenerme al viejo concepto histórico-geográfico de Hispania que abarca toda la Península Ibérica para incluir a todos los linajes, a todas las razas espirituales, a las que han hecho el alma terrena y a la vez, celeste de Hispania”. Unamuno se sentía “doblemente español, por vasco y por español”.

Argumenta que Unamuno presentó la creación de una identidad hispana como un proyecto a largo plazo, basado en la relación de diferenciación e integración que existe entre España y las otras naciones del mundo hispánico, destaca el papel primordial que desempeñó la lengua castellana en la construcción de esta identidad.

Mientras que Miguel de Unamuno razonaba el concepto de la Hispanidad de origen puramente español, y concretamente vasco, otro español y vasco llamado Ramiro de Maeztu lo lanzaba en su obra Defensa de la Hispanidad. Mientras Unamuno razonaba su concepto de Hispanidad como exiliado en Hendaya, Maeztu lo defendía como embajador en Buenos Aires.



MIGUEL DE UNAMUNO


Ramiro de Maeztu fue un observador de la realidad española, que sufrió el hundimiento de los negocios de su familia en Cuba cuando la isla se emancipó de España en 1898. Vivió el Desastre del 98 en primera persona. Desde la relativa distancia de ser hijo de inglesa, estar casado con una inglesa y haber vivido quince años en Inglaterra, el gobierno del general Primo de Rivera le nombró en 1928 embajador de España en la Argentina.

Allí tuvo ocasión de tratar con Zacarías de Vizcarra, el introductor en 1926 de la idea de la Hispanidad, de quien recibió gran influencia de su filosofía y de este movimiento cultural emergente. Pero es al regresar a España cuando Maeztu comenzó a desarrollar su defensa de la Hispanidad, precisamente el mismo año en el que se proclamó la República.

El 15 de diciembre de 1931, Maeztu fundó en Madrid la revista católica y monárquica Acción Española. En su primer número publica un artículo titulado La Hispanidad que comienza:

“La palabra se debe a un sacerdote español y patriota que en la Argentina reside, D. Zacarías de Vizcarra. Si el concepto de Cristiandad comprende y a la vez caracteriza a todos los pueblos cristianos, ¿por qué no ha de acuñarse otra palabra, como ésta de Hispanidad, que comprenda también y caracterice a la totalidad de los pueblos hispánicos?”

“El 12 de octubre, (día del descubrimiento de América) mal titulado el Día de la Raza, deberá ser en lo sucesivo el Día de la Hispanidad. El concepto Hispanidad debe comprender y caracterizar a la totalidad de los pueblos hispánicos.”


A lo largo de 1932 y 1933 Maeztu fue definiendo su idea de la Hispanidad, que quedó materializado en la primavera de 1934, cuando editó su libro Defensa de la Hispanidad. Se trataba de una recopilación de artículos editados en la revista Acción Española. Aquella defensa influyó de manera determinante en la consolidación de una alternativa política hispánica frente a las pretensiones globalizadoras del comunismo soviético.

Para él, la Hispanidad es el resultado del Imperio español, una Monarquía misionera a la que el mundo designaba propiamente con el título de Monarquía católica.

"La Patria es espíritu. Ello dice que el ser de la Patria se funda en un valor o en una acumulación de valores, con los que se enlaza a los hijos de un territorio en el suelo que habitan."

 
Maeztu adoptó las dos acepciones geográfica y ética, que había propuesto con anterioridad Vizcarra, en un texto conciso y riguroso: 

“la Hispanidad aparece dividida en veinte Estados lo que no logra destruir lo que hay en ellos de común y que constituye lo que pudiera denominarse la hispanidad de la Hispanidad.”

 

RAMIRO DE MAEZTU


Fernández de la Mora analizó el pensamiento hispanista de Maeztu, quien redujo el ideal hispánico a un pensamiento radical: “la igualdad esencial de todos los pueblos de la tierra”. Esta tesis antropológica tiene un corolario ético: “los hombres son iguales en punto a libertad metafísica”. Ambas aserciones laicas y racionales tienen una traducción religiosa y dogmática que, además, es católica: “todos los hombres si quieren pueden salvarse”. Según Maeztu, lo propio de los mejores hispanos del Siglo de Oro español fue entregarse a la defensa de esa alta concepción del hombre.

Para Maeztu, la Hispanidad se debe emplear para referir también al pueblo portugués y al mundo lusófono, como lo hace con el pueblo español y al mundo hispánico, porque este concepto abarca a dos realidades históricas y culturales distintas: la lusitanidad y la españolidad.

“No veo inconveniente en aceptar la distinción entre hispanidad, lusitanidad y castellanidad. Más aún, creo que será necesario complementarla con otra: la de hispanidad y españolidad, porque hay españoles, como los vascongados, que no nos sentimos incluidos en la castellanidad, pero sí en la españolidad y más aún en la hispanidad...”


Advierte, Ramiro de Maeztu para lo siguiente: “...estar siempre prevenidos de que hispanidad tiene dos sentidos: el más amplio, que abarca también los pueblos lusitanos, y el más restringido, que los excluye”.

El 12 de octubre de 1934, Zacarías de Vizcarra aprovechó el Congreso Eucarístico Internacional de Buenos Aires en el teatro Colón para convencer de la consolidación necesaria en la idea de la Hispanidad, su origen, denominación y conceptos, tomando las ideas de Maeztu y que se concretaban en una declaración titulada Apología de la Hispanidad:

“América es la obra de España. Esta obra de España lo es esencialmente de catolicismo. Luego hay relación de igualdad entre hispanidad y catolicismo, y es locura todo intento de hispanización que lo repudie.”


A aquel congreso asistió el Arzobispo de Toledo y Primado de España Isidro Gomá Tomás e intervino en el mismo preguntándose qué era la raza hispana:

“Se ha llamado a este día, 12 de Octubre, el día de la raza. ¿De qué raza? ¿Qué es la raza? La raza, la hispanidad, es algo espiritual que trasciende sobre las diferencias biológicas y psicológicas y los conceptos de nación y patria.

Si la noción de catolicidad pudiese reducirse en su ámbito y aplicarse sin peligro a una institución histórica que no fuera el catolicismo, diríamos que la hispanidad importa cierta catolicidad dentro de los grandes límites de una agrupación de naciones y de razas. Es algo espiritual, de orden divino y humano a la vez, porque comprende el factor religioso, el catolicismo en nuestro caso, y los otros factores meramente humanos, la tradición, la cultura, el temperamento colectivo, la historia,… de donde resulta una civilización específica, con un origen, una forma histórica y unas tendencias que la clasifican dentro de la historia universal.

La hispanidad es la proyección de la fisonomía de España fuera de sí y sobre los pueblos que integran la hispanidad…, es el temperamento moral e histórico español, que se ha transfundido a otras razas y a otras naciones y a otras tierras y las ha marcado con el sello del alma española…”



DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA, 12 DE OCTUBRE DE 1492


Finalmente, el 12 de octubre de 1935 fue celebrado en Madrid como nuestra Fiesta Nacional con el nombre de Día de la Hispanidad. Ramiro de Maeztu pronunció un discurso en la Academia Española de la Lengua sobre el descubrimiento y la colonización de América. Y con el título El Día de la Hispanidad publicó un artículo en el número inaugural de Hispanidad, revista quincenal cuyo primer número está fechado precisamente el 12 de octubre de 1935. En el segundo número de esa revista puede leerse:

“La conmemoración de la fiesta de la Hispanidad. Con gran brillantez se ha celebrado este año el día de la Hispanidad. Toda España se ha sumado a su conmemoración. Y no solamente en España. En América, ni qué decir. En cuanto al extranjero, allí donde existe un núcleo de españoles se han reunido y han brindado por la cultura española.” (Hispanidad, nº 2, 1 noviembre 1935, pág. 26.)

Ese mismo día de la Hispanidad, en Sevilla, se inauguró el XXVI Congreso Internacional de Americanistas.

El día siguiente, 13 de octubre de 1935, se inauguró una estatua del Cid Campeador en el centro de Buenos Aires con la presencia del presidente de Argentina, del embajador de España y de otras representaciones. Pronunciaron los obligados discursos oficiales dos oradores que no llevaban apellidos de origen español pero que supieron sentir y proclamar el ideal de la Hispanidad.

El historiador argentino Ricardo Levene explicó el significado de la presencia del Cid en América:

“El concepto espiritual de la hispanidad es común a todos los hispánicos, aunque no hayan heredado sangre española. Es una actitud acerca de la fidelidad, acerca de la defensa del desvalido, la dignidad del caballero y el honor del hombre; no sólo el honor exterior, que nace obligadamente en las relaciones con los demás, sino el honor íntimo o profundo, que tiene por juez supremo a la conciencia individual.”

"Los héroes españoles e hispanoamericanos son de su noble linaje, que en América transvasó la desbordante vitalidad de la Edad Medía española, corriéndose impetuosamente por el tronco y las ramas la savia de la raíz histórica...”

“La hispanidad no fue nunca la concepción de la raza única e invariable, ni en la Península ni en América, sino, por el contrario, la mezcla de razas de los pueblos diversos que golpeaban en oleadas sobre el depósito subhistórico.”

“La hispanidad ha dejado de ser el mito del imperio geográfico, no es forma que cambia, ni materia que muere, sino espíritu que renace, y es valor de eternidad: mundo moral que aumenta de volumen y se extiende con las edades, sector del universo en que sus hombres se sienten unidos por el lado del idioma y de la historia, que es el pasado. Y aspiran a ser solidarios en los ideales comunes a realizar, que es el porvenir.”

Para la contemplación artística y enseñanza moral de los habitantes, la figura legendaria del Cid Campeador, hijo de nuestra directa España, duro, recio e indómito como las llanuras de Castilla que le vieron nacer, bravío guerrero de las gestas más mentadas al través de los siglos en los campos de batalla y docto en las Cortes ciudadanas, defensor del débil, paladín de la honra, libertador de pueblos, sostén del derecho y de la justicia, paradigma y síntesis, en fin, de las nobles, de las grandes, de las profundamente humanas virtudes españolas.



DEFENSA DE LA HISPANIDAD, POR RAMIRO DE MAEZTU


Un año después, en octubre de 1936, Ramiro de Maeztu fue asesinado en Aravaca (Madrid) por el bando republicano durante una saca de la cárcel de las Ventas tras el estallido de la Guerra Civil. La Defensa de la Hispanidad de Ramiro de Maeztu volvió a publicarse en 1938, durante la guerra civil, y su idea sentó una de las bases ideológicas de la España levantisca y alzada contra quieres pretendían convertir España en una república comunista y subordinada a la Unión Soviética.

Miguel de Unamuno fue desposeído del cargo como rector de la Universidad de Salamanca por el Gobierno de la República al dar su apoyo al bando franquista. El 12 de octubre de 1936 tuvo un grave enfrentamiento con el general Millán Astray, solucionado rápidamente por la intervención de doña Carmen Polo de Franco. El 31 de diciembre de 1936, falleció en Salamanca el polémico, original, desbordante, a veces contradictorio, tanto en su pensamiento como en su actividad política, Miguel de Unamuno.

Durante ese mismo año del estallido de la Guerra Civil, otro gran español llamado Manuel García Morente desarrolló la idea de la Hispanidad también en Buenos Aires. García Morente simboliza la “índole íntima del hombre hispánico” en la figura del “caballero cristiano”, y esa figura la toma de otro vasco que no es un vasco cualquiera: San Ignacio de Loyola. El caballero hispánico es simbolizado entre el caballero cristiano del vasco universal San Ignacio de Loyola y el hombre de acción que Baroja describe en Memorias.



MANUEL GARCÍA MORENTE


También el escritor, catedrático de literatura española en el Instituto del Cardenal Cisneros de Madrid y académico de la Lengua, Ernesto Jiménez Caballero dio su personal versión del término:

“Una palabra sacra y milenaria, de origen ibérico (Hispal o Hispan), la primordial Sevilla (desde donde se partiría para América recién descubierta). Hispal o Hispan, vocablo ibérico que garantizaría a Portugal y Brasil su iberismo y el resto del vocablo pura ‘latinidad’: el sufijo ‘latem’. Por consiguiente, sin necesidad de recurrir a la América ‘ibérica’ ni a la ‘latina’, esta última inventada por los celtizados franceses. La palabra Hispanidad es, por tanto, milenaria y sagrada. La empleó ya en el siglo I antes de Cristo -Hispanitatem- el cónsul Polion aplicada al español Quintiliano, y restaurada por los humanistas del renacimiento, como Filelfo y hasta el místico español Alejo de Venegas. 

El designar ‘Hispanidad’ como constelación espiritual superadora de la ‘Región’ y de la ‘Nación’, a base de lengua y literatura fue afirmado en 1909 por Miguel de Unamuno, seguido por el P. Zacarías de Vizcarra en 1926; defendido por Ramiro de Maeztu en 1934. Y consolidado por los Institutos de Cultura Hispánica en todo el mundo.”


Tras el final de la guerra, el 12 de octubre de 1939 tuvo lugar en Zaragoza la celebración oficial del día de la Raza con una especial devoción a la Virgen en el día del Pilar, pero sobre todo como Día de la Hispanidad, símbolo de la nueva política interior y exterior. En esta celebración participaron representantes de algunas naciones hermanas.

Germán Vergara, encargado de Negocios de Chile encabezó el discurso:

“Las fiestas de la Hispanidad han tenido en Zaragoza un escenario incomparable. El significado profundo de las fiestas fue la compenetración íntima del homenaje a la Raza y la devoción de Nuestra Señora del Pilar, es decir, el símbolo de la unión cada vez más estrecha de América y España. Chile participa con fervor en el homenaje que se rinde a la Hispanidad y se enorgullece de su origen y de sus firmes tradiciones hispánicas.”


Continuó Juan F. Marcos Aguirre, ministro plenipotenciario del Ecuador:

“En los albores de la España Nueva, de la España Fuerte, de la España Grande, ha tenido lugar con más significación y solemnidad que nunca la Fiesta de la Raza. El Ecuador, ante la significativa solemnidad de este día, no puede menos de sentirse íntima, profundamente unido a España en la ruta hacia el futuro enorme. Hacia la meta grandiosa y clara que expresa: Hispanidad.”


En 1943 la celebración oficial en España del Día de la Hispanidad fue objeto de especial atención, por cuanto se vinculó a la reinauguración de la Ciudad Universitaria, destruida durante la guerra:

“Hoy, Día de la Hispanidad. Con la solemne inauguración de la Ciudad Universitaria y el curso académico 1943-44, se celebra el Día de la Hispanidad.”


Aunque, legalmente, el Día de la Hispanidad no alcanzó reconocimiento en la España del franquismo hasta 1958, cuando un decreto de la Presidencia del Gobierno de 9 de enero de 1958 estableció:

“Dada la enorme trascendencia que el 12 de Octubre significa para España y todos los pueblos de América Hispana, el 12 de Octubre será fiesta nacional, bajo el nombre de Día de la Hispanidad.”


En 1981, tras la instauración borbónica y en vigor la Constitución española de 1978, el Real Decreto 3217/1981, publicado en el primer Boletín Oficial del Estado del año 1982, refrendó el 12 de octubre como Fiesta Nacional de España y Día de la Hispanidad.

Pero en 1987 la Ley 18/1987 (BOE 241/1897), aunque ratifica (frente a quienes pretendían elevar de categoría la conmemoración del 6 de diciembre, Día de la Constitución de 1978) como festividad nacional de España el día asociado al Descubrimiento, y establece el Día de la Fiesta Nacional de España en el 12 de octubre, prescinde de la denominación Día de la Hispanidad, término desprestigiado entre una progresía resentida y revanchista que, en el mejor de los casos, estaba preparando las celebraciones del V Centenario sometida al yugo ideológico del Encuentro.



MAPA DE LA HISPANIDAD


http://spainillustrated.blogspot.com.es/2015/05/ideal-de-la-hispanidad.html


Última edición por ilustrado el Mar Oct 13 2015, 22:40, editado 1 vez

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57244
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Conceptos e ideales de la HISPANIDAD

Mensaje por ilustrado el Jue Mayo 22 2014, 16:04

Defensa de la hispanidad
¿Cómo vamos a renegar de toda aquello que nos identifica?



VICENTE CARRILLO-BATALLA L., EL UNIVERSAL
sábado 22 de junio de 2013


Tema por demás trajinado es aquel de la Leyenda Negra que pretendió acentuar, sobre la figura de Felipe II, la imagen de un rey dominado por su fanatismo religioso, así como envuelto en sus propios complejos y frustraciones personales. Los crímenes del infante Don Carlos y de Escobedo, se tienen como razón de ser de semejante sombra endilgada por sus más conspicuos oponentes.

Posteriormente, historiadores y comentaristas románticos, trasladarán esta visión sesgada al ámbito americano, haciéndole responsable de una pretendida intención de extinguir las culturas aborígenes.

Como apunta Julián Marías, la Leyenda Negra arranca de un punto concreto que podría suponerse cierto, para luego extenderse en condenación y descalificación de todo un país a lo largo de su historia, incluida la futura. Es el caso de España, donde se inicia como hemos dicho en el siglo XVI, se intensifica en el siglo XVII, rebrota con mayores ímpetus en el XVIII y aún hoy rejuvenece con cualquier pretexto, como lo estamos viendo en nuestra América caótica de la hora actual. No cabe duda que nació, como toda leyenda, de hechos comprobables, no rebatibles; España cometió errores consustanciales a cualquier obra humana, del mismo modo que lo hicieron hombres y naciones de otras épocas, a lo largo de la historia universal. Pero de allí a condenarlo todo como han pretendido algunos, media un trecho que no debemos transitar. Hay una síntesis maravillosa en todo esto de la nueva España en conjugación con la antigua, algo que se sigue proyectando en el tiempo, que trasciende de modo esperanzador.

Cristóbal Colón había llegado -nos dice Mario Briceño Iragorry- a una tierra desierta de cultura, donde apenas lucía la naturaleza, la sonriente opulencia vegetal del Caribe. Y añade, más que como imperio, España se vuelca como pueblo sobre las tierras vírgenes de América. Así aparecimos como evolución del mundo español, algo que no puede negarse, por más demagogias y superficialidades que pretendan seguir confundiendo a las masas.

Semilla

Somos hijos de España, sin desmerecer el surgimiento y consolidación de una auténtica cultura americana que sumó el elemento aborigen -menos española por su cepa indígena y más española por su lengua, como dijera Miguel Ángel Asturias-. Una cultura que nos enorgullece por sus valores auténticos, ideas luminosas y realizaciones tangibles a lo largo de cinco siglos de historia. Historia fecunda, de mejoramiento social y cultural cuya semilla primigenia nos vino de la España peninsular. ¿Cómo vamos a renegar de toda aquello que nos identifica?

http://www.eluniversal.com/opinion/130622/defensa-de-la-hispanidad

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57244
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Conceptos e ideales de la HISPANIDAD

Mensaje por Luego Cabalgamos el Sáb Mayo 24 2014, 12:54

Muy buena aportación, ilustrado. A los interesados, les recomiendo "Defensa de la Hispanidad", de Ramiro de Maeztu, libro que he leído y al que estimo de lectura obligatoria incluso en los colegios. Otro gallo cantaría y otra sería la moral imperante entre los jóvenes si hiciésemos más caso a grandes hombres como Maeztu, Ganivet, José Antonio, Séneca...

Luego Cabalgamos
37-Brigada
37-Brigada

Trofeos y Medallas : *4*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!



España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2722
Puntos patrióticos : 48126
Reputación : 5479
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Vna, Grande, Libre

Volver arriba Ir abajo

Re: Conceptos e ideales de la HISPANIDAD

Mensaje por ilustrado el Lun Mayo 26 2014, 20:51

@Luego Cabalgamos escribió:Muy buena aportación, ilustrado. A los interesados, les recomiendo "Defensa de la Hispanidad", de Ramiro de Maeztu, libro que he leído y al que estimo de lectura obligatoria incluso en los colegios. Otro gallo cantaría y otra sería la moral imperante entre los jóvenes si hiciésemos más caso a grandes hombres como Maeztu, Ganivet, José Antonio, Séneca...

Gracias Cabalgamos, a tu consejo de Defensa de la Hispanidad por Ramiro de Maeztu, también recomiendo Idea de Hispanidad por Manuel Garcia Morente, quien describe los rasgos y caraterísticas del Caballero Cristianos hispánico: la personalidad y el pensamiento del español típico a lo largo de la historia.

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57244
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Conceptos e ideales de la HISPANIDAD

Mensaje por HispanoCortés501 el Mar Mayo 27 2014, 00:22

¿Se imaginan que hubiera pasado si el ideal de la hispanidad hubiese aparecido durante el reinado de Felipe II en vez de ser posterior al desastre del 98?

HispanoCortés501
18-Cabo 1º
18-Cabo 1º

Trofeos y Medallas : *1*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 794
Puntos patrióticos : 27077
Reputación : 3259
Fecha de inscripción : 09/05/2014
Edad : 25
Localización : Bilbao, Vascongadas, España

Volver arriba Ir abajo

Re: Conceptos e ideales de la HISPANIDAD

Mensaje por ilustrado el Mar Mayo 27 2014, 00:53

Yo creo que el ideal de la Hispanidad ya existía durante el reinado de Felipe II y consistía en la unidad de la Cristiandad, basada en la defensa del Catolicismo frente a la Reforma protestante, y en la expansión del Cristianismo por todo el mundo conocido, mediante el descubrimiento, colonización y cristianización del Nuevo Mundo. Y algo más, el modo de colonización y cristianización español frente al modelo anglosajón, también es Hispanidad. Además, España imponía su lengua, su pensamiento teológico, su literatura del Siglo de Oro, hasta su vestimenta, etc.

Lo que no existía era un movimiento que promocionase estos valores, porque el Ideal de la Hispanidad es simplemente un movimiento de recuperación de unos valores e identidades perdidos a finales del siglo XIX.

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57244
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Conceptos e ideales de la HISPANIDAD

Mensaje por Hispanoamericano el Lun Jul 21 2014, 19:43

Se llama Hispanoamérica, porque los países que la conforman son el resultado del Descubrimiento y posterior Evangelización de España en el Nuevo Mundo, con sus luces y sus sombras. Se pretende acabar con esa identidad y sustituirla por una mitología inventada, según la cual la verdadera cultura americana es la de los indígenas, mientras que los españoles son intrusos, que vinieron a robar y a matar. El avance del proyecto chavista, no sólo pone en peligro la seguridad hemisférica, sino que amenaza con destruir hasta el último vestigio de la identidad hispanoamericana. En su mezcla de comunismo populista, fascismo y fundamentalismo, en la que participan Castro, Lula, Maduro, Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega y Cristina Kirchner pretende imponerse, como se expone  a continuación, una corriente que tergiversa todo el sentido de la religión, la moral, la historia, la sociedad y la economía que define a Hispanoamérica.

Hispanidad versus Leyenda Negra. Peligra la identidad histórica de Hispanoamérica

Por Martha Colmenares


Según esta historiografía surrealista, los sacrificios humanos perpetrados por los mayas y aztecas, en los que se arrancaban los corazones palpitantes de los tlaxcaltecas y demás tribus sometidas, o el canibalismo practicado por los indígenas caribeños, eran muestras elevadas de civilización.
Por otra parte, no se reconoce absolutamente nada de la obra de España en América, aunque esté a la vista en cada ciudad hispanoamericana, en la forma de plazas, ayuntamientos, catedrales y universidades. O en la transmisión de los más preciados tesoros culturales, como son el lenguaje, la ciencia, la literatura y las demás artes. O, más evidente todavía, en la inédita práctica del mestizaje, inducida directamente por la Corona.
Son tan descaradas las mentiras inventadas por los voceros del castro-comunismo, que Chávez no sólo se atrevió a sustituir, mediante decreto, el “Día de la Raza” por el “Día de la Resistencia Indígena”, sino que se atrevió a increpar públicamente al Papa Benedicto XVI, exigiéndole una disculpa por el comportamiento de España y la Iglesia en América.
El decreto con fecha 10 de Octubre de 2002, firmado por Hugo Chávez Frías expresa que el “Día de la Raza”, fue establecido como “exaltación de la colonización” y entre otros “considerando” insta a “…iniciar la revisión de los textos escolares sobre Geografía e Historia Nacional, de América y Universal”. El aspirante a monarca tropical, para octubre del 2003 llegó incluso a comparar a Colón con Hitler alegando que “en América Latina ocurrió un genocidio de 150 años contra los indígenas, a manos de Cristóbal Colón y conquistadores europeos… fueron peores que Hitler”.
“El 12 de octubre no hay nada que celebrar… pues ese día de 1492 comenzó en América una invasión, un genocidio, un coloniaje y un saqueo a los pueblos indígenas”. Dijo igualmente que Cristóbal Colón “no fue ningún descubridor, sino un personaje que dirigió una de las matanzas más grandes de la historia”. Para el gobernante venezolano, en su tradicional pose de lucidez histórica, de la cual adolece, “Los conquistadores trajeron la Cruz de Cristo y en el nombre de Dios, atropellaron un pueblo, lo masacraron, lo saquearon y lo llenaron de enfermedades”. Para Chávez, el proceso conquistador “nos destrozó las raíces, la memoria histórica”.
Como consecuencia a estas vociferaciones, sus seguidores, ese mismo año destruyeron el monumento erigido al Almirante, descubridor de América, en el llamado Paseo de Colón de Caracas.
De triunfar esta fraudulenta visión de la historia, los hispanoamericanos dejarán de ser lo que son, una maravillosa mezcla de razas, herederos legítimos de la Civilización Cristiana Occidental, a través de sus raíces hispánicas, y se convertirán en meros sucesores de los indígenas, condenados al primitivismo y al atraso. Justo lo que quisieran los aliados de Chávez, como las guerrillas FARC y el ELN, que luego de cumplirse 515 años del Descubrimiento, siguen practicando sacrificios humanos, en la forma de asesinatos, secuestros y extorsión.
Increíblemente, la clase política venezolana no le ha hecho frente a esta amenaza histórica y cultural. Los opositores a Maduro se limitan a condenar sus prácticas totalitarias, el control que ejerce sobre los poderes públicos, la corrupción, la ineficiencia, etc., y hacen muy bien en hacerlo, pero también deben enfrentarlo en otros campos, igualmente importantes, como el de la tergiversación deliberada de la identidad.
“Los enemigos de España comenzaron a difundir la leyenda negra a mediados del siglo 16, a raíz de la Reforma protestante. Dada la identificación que entonces existía entre España y la Iglesia Católica, desprestigiar a una repercutía en la otra”.
Por supuesto, hoy por hoy, la leyenda negra les vino al dedo a los marxistas, Hugo Chávez, entre sus mejores exponentes. El resentimiento, la falta de autoestima, el afán de la retaliación, más la suma de una tergiversación histórica. Porque les ayuda a promover la lucha de clases y de razas, como expresa Alejandro Peña Esclusa. “Conquistadores blancos contra indios oprimidos y a justificar el odio social, pero ahora con carácter ancestral”.
“Las falsedades y exageraciones contra España, refutadas ampliamente por numerosos documentos históricos, se convirtieron en una verdad incuestionable, al punto que la mayoría de los iberoamericanos las repiten, sin darse cuenta que al hacerlo se infringen grave daño, sobre todo en su autoestima. La capacidad creativa de una población está estrechamente vinculada a la opinión que tenga de sí misma, es decir, a su identidad histórica. Si un pueblo se siente satisfecho y orgulloso de su historia, tendrá mayores posibilidades de hacer aportes valiosos a la humanidad”.

Hispanoamericano
5-Soldado
5-Soldado

Colombia
Advertencias : 100%
Mensajes : 108
Puntos patrióticos : 1752
Reputación : 390
Fecha de inscripción : 04/04/2014
Localización : La Piel de Toro

Volver arriba Ir abajo

Origen del nombre, concepto y fiesta de la hispanidad

Mensaje por URSINO el Sáb Oct 11 2014, 19:47

Por Mons. Zacarías de Vizcarra




En varias oportunidades y en diversas revistas he aclarado conceptos inexactos o confusamente expresados que corren por los libros y la Prensa acerca de los orígenes históricos del nombre, concepto y fiesta de la Hispanidad, por atribuírseme a mí equivocadamente la invención material de ese vocablo, al mismo tiempo que se pasan por alto interesantes circunstancias históricas que señalan el punto de arranque del hermoso movimiento que se distingue con dicho nombre.

Fue mi gran amigo D. Ramiro de Maeztu uno de los primeros que me atribuyeron la creación del vocablo «Hispanidad» en su libro Defensa de la Hispanidad, publicado a principios de 1934. El ejemplar que me envió a mi residencia habitual de Buenos Aires lleva esta dedicatoria autógrafa: «Al Rev. P. Zacarías de Vizcarra, creador del vocablo 'Hispanidad' con la admiración y la amistad de Ramiro de Maeztu.» Y en la página 19 de la obra se lee: «La palabra se debe a un sacerdote español y patriota que en la Argentina reside, D. Zacarías de Vizcarra.»

El inolvidable Cardenal Gomá, en su famoso discurso del teatro Colón, de Buenos Aires, se refirió en términos parecidos al origen del vocablo: «Ramiro de Maeztu –dijo– acaba de publicar un libro en 'Defensa de la Hispanidad', palabra que dice haber tomado del gran patriota Sr. Vizcarra y que ha merecido el 'placet' del académico D. Julio Casares.» (Juan Gil Prieto, O. S. A., «La Sección Española del XXIII Congreso Eucarístico Internacional», Buenos Aires, 1934, pág. 425.)

En el número de febrero de 1936, la revista madrileña «Hispanidad» repetía la misma idea: «Mucho y bueno sabe D. Ramiro de Maeztu –escribía– de la fecunda labor que en la Argentina ha realizado y sigue realizando el autor de la palabra 'Hispanidad'.» Con frase más precavida, por recordar quizá alguna de mis aclaraciones anteriores, escribía así en su obra Ideas para una filosofía de la historia de España el docto catedrático D. Manuel García Morente: «¿Cómo designaremos eso que vamos a intentar definir y simbolizar?... Existe una palabra –lanzada desde hace poco a la circulación por monseñor Zacarías de Vizcarra– que, a mi parecer, designa con superlativa propiedad eso precisamente que la filosofía de la historia de España aspira a definir. La palabra aludida es 'Hispanidad'. Nuestro problema puede exactamente expresarse en los términos siguientes: ¿qué es la hispanidad?» (Signo, 23 enero de 1943).

Veremos en estas líneas cómo es más aceptable la frase del Dr. García Morente que las demás antes citadas, aunque quizá en alguna de ellas se habrá tomado «crear» en el sentido lato de «lanzar a la circulación», que admite explicación satisfactoria.



Antigüedad del vocablo material «Hispanidad»

Basta hojear los viejos diccionarios castellanos para encontrar en ellos esta palabra, aunque con diversa significación de la que ha recibido actualmente y con la esquela mortuoria de «anticuada». Así, por ejemplo, la quinta edición del Diccionario de la Academia, publicada en 1817, dice así: «Hispanidad, s. f., ant. Lo mismo que Hispanismo.» Y a continuación define así esta otra palabra: «Hispanismo, s. m. Modo de hablar peculiar de la lengua española, que se aparta de las reglas comunes de la Gramática. Idiotismus hispanicus.»

Tan antigua es esta palabra en su sonido material, que la encontramos en el Tractado de Ortographia y accentos del bachiller Alexo Vanegas, impreso en Toledo, sin paginación, el año 1531 y conservado como preciosidad bibliográfica en la Biblioteca de la Real Academia de la Lengua. «De los oradores –dice Vanegas– M. Tull. y Quinti. son caudillos de la elocuencia, aunque no les faltó un Pollio que hallase hispanidad en Quintiliano», &c. (segunda parte, cap. V).

Más aún: es probable que los romanos del siglo primero después de Cristo empleasen la palabra «hispanitas» (hispanidad) para designar los giros hispánicos del latín de Quintiliano, en el mismo sentido que el propio Quintiliano usa la palabra «patavinitas» (paduanidad) al hablar del latín, de Tito Livio. «Pollio –dice– deprehendit in Livio patavinitatem», es decir: «Polión encontró patavinidad (paduanidad) en Livio.» (De Institutione Oratoria, libro I, cap. V).

Pero date o no date del siglo primero la materialidad de la palabra «Hispanidad» lo cierto es que no tenía la significación que luego se le ha dado, y era además inusitada hasta en su acepción gramatical.

¿Cuándo y por qué se desenterró esta [13] la palabra y se le infundió vida nueva, para encarnar dos conceptos modernísimos?

Esto es lo que tratan de aclarar las presentes líneas.

Orígenes del «Día de la Raza»

El poeta y periodista argentino Ernesto Mario Barreda, en un largo artículo publicado en La Nación de Buenos Aires el 12 de octubre de 1935, narra sus visitas al puerta de Palos y al convento de La Rábida en 1908, la entrega que hizo de un álbum que la Sociedad Colombina dedicó al presidente de la nación argentina, la fundación de la Casa Argentina de Palos, llevada a cabo por el cónsul de aquella república en Málaga, el entusiasta hispanófilo D. Enrique Martínez Ituño, y la celebrada el día 12 de octubre de 1915 por primera vez con el nombre de Día de la Raza en dicha Casa Argentina.

El documento impreso que cita está encabezado así: «Casa Argentina. –Calle de las Naciones de Indias Occidentales. –Carretera de Palos a La Rábida. –Club Palósfilo. –Hijas de Isabel. –Día de la Raza, 12 de octubre de 1915.» Luego se copian unos versos del mismo poeta Barreda alusivos a las carabelas de Colón y se exponen las razones de la nueva festividad, epilogadas con este apóstrofe a España: «Reunidos en la Casa Argentina los Palósfilos y las Hijas de Isabel en este Día de la Raza, hacemos votos para que con tus hijas las Repúblicas del Nuevo Mundo formes una inteligencia cordial. Y un abrazo fraterno sea el lazo de unión de los defensores de la Ciencia, el Derecho y la Paz.»

Esta iniciativa encontró eco en América, y sobre todo en Buenos Aires, aunque no todos los que allí aplaudíamos la sustancia de la fiesta estábamos de acuerdo con el nombre con que se la designaba.

Con fecha 4 de octubre de 1917, el Gobierno de la nación argentina, con la firma del presidente y de todos los ministros, declaró fiesta nacional el 12 de octubre, dando estado oficial a la afortunada iniciativa particular nacida dos años antes en una Casa Argentina.

Aunque en el texto del famoso y magnífico Decreto del Gobierno nacional no se habla de Día de la Raza ni se menciona siquiera la palabra «raza», sin embargo, la mayor parte de la Prensa se sirvió de aquella denominación, y se tituló «Himno a la Raza» el que compuso para el 12 de octubre del mismo año el patriota español don Félix Ortiz y San Pelayo, y fue cantado solemnemente en el teatro Colón por cinco masas corales reunidas.

Por las razones que luego indicaré no me satisfacía el nombre de Día de la Raza, que iba adquiriendo cada vez mayor difusión. Era necesario encontrar otro nombre que pudiera reemplazarlo con ventaja. Y no hallé otro mejor que el de «Hispanidad», prescindiendo de su anticuada significación gramatical y remozándola con dos acepciones nuevas, que describía yo así en una revista de Buenos Aires que no tengo a mano ahora en Madrid, pero que encuentro citada en la mencionada revista Hispanidad de Madrid, en el número de 1 de febrero de 1936: «Estoy convencido –decía en ella– de que no existe palabra que pueda sustituir a 'Hispanidad'... para denominar con un solo vocablo a todos los pueblos de origen hispano y a las cualidades que los distinguen de los demás. Encuentro perfecta analogía entre la palabra 'Hispanidad' y otras dos voces que usamos corrientemente: 'Humanidad' y 'Cristiandad'. Llamamos 'Humanidad' al conjunto de todos los hombres, y 'humanidad' (con minúscula) a la suma de las cualidades propias del hombre. Así decimos, por ejemplo, que toda la Humanidad mira con horror a los que obran sin humanidad. Asimismo llamamos 'Cristiandad' al conjunto de todos los pueblos cristianos y damos también el nombre de 'cristiandad' (con minúscula) a la suma de las cualidades que debe reunir un cristiano. Esto supuesto, nada más fácil que definir las dos acepciones análogas de la palabra 'Hispanidad': significa, en primer, lugar, el conjunto de todos los pueblos de cultura y origen hispánico diseminados por Europa, América, África y Oceanía; expresa, en segundo lugar, el conjunto de cualidades que distinguen del resto de las naciones del mundo a los pueblos de estirpe y cultura hispánica.»

Estas dos acepciones nuevas de la palabra «Hispanidad» nos podían permitir reemplazar ventajosamente el vocablo «raza» que, como escribía yo en la mima revista, me parecía «poco feliz y algo impropio»; pero no figuraban todavía en los diccionarios. Por eso, en un escrito que publiqué en Buenos Aires en 1926 bajo el título «La Hispanidad y su verbo», y obtuvo amplia difusión en los ambientes hispanistas, elevaba a la Real Academia de la Lengua esta modesta súplica: «Si tuviéramos personalidad para ello, pediríamos a la Real Academia que adoptara estas dos acepciones de la palabra 'Hispanidad' que no figuran en su Diccionario.»

En efecto: en la decimaquinta edición del Diccionario de la Academia, publicada en 1925, seguía presentando la palabra «Hispanidad» como anticuada, con el sentido gramatical de siempre, en esta forma: «Hispanidad, f., ant. Hispanismo.»

Hubo que esperar a la decimasexta edición, divulgada oficialmente en 1939, para encontrar una nueva definición oficial de esta palabra que supone un progreso en la materia, aunque no nos parece todavía suficiente clara ni completa. Dice así: «Hispanidad, f. Carácter genérico de todos los pueblos de lengua y cultura española. 2. ant. Hispanismo.»

Esperamos que el progreso iniciado se completará en sucesivas ediciones del Diccionario oficial.



Impropiedad e inconvenientes de la denominación «Día de la Raza»

Absolutamente hablando, puede darse explicación satisfactoria a la denominación Día de la Raza tomando esta palabra en un sentido metafórico, equivalente a «tipo moral» cualquiera que sea la raza fisiológica a que pertenezcan los que lo comparten.

Pero como no se puede andar explicando continuamente a todo el mundo la significación impropia y translaticia del vocablo, asociamos instintivamente a la palabra su sentido fisiológico, y nos suena como cosa absurda hablar de «nuestra raza» a un conglomerado de pueblos integrados por individuos de muy diversas razas, desde las blancas de los europeos y criollos hasta las negras puras, pasando por los amarillos de Filipinas y los mestizos de todas las naciones hispánicas. En realidad, ni siquiera los habitantes de la Península Ibérica pertenecen a una sola raza. Desde los tiempos prehistóricos viven en España pueblos dolicocéfalos, braquicéfalos y mesocéfalos de las más diversas procedencias, que los historiadores no han sido capaces de fijar. A la variedad de las razas prehistóricas se añadió luego la mezcla de fenicios, cartagineses, griegos, romanos, godos, suevos, árabes, &c., &c... que ha hecho cada vez más absurda la pretensión de catalogar racialmente a los mismos españoles peninsulares. Son, pues, inevitables las sonrisas cuando se habla de «nuestra raza» ante un auditorio de blancos, negros y amarillos y aceitunados, sobre todo si no es blanco el orador.

Por otra parte, tiene algo de matiz peyorativo para las demás razas del mundo el que nuestra supuesta «raza» no se llame «esta» o «aquella» raza determinada, sino precisamente LA RAZA por antonomasia.

No es necesario insistir más para ver las razones que me movieron a escribir que me parecía «poco feliz y algo impropio» el nombre puesto originariamente al Día de la Raza. Lo he podido comprobar experimentalmente en varias partes de América durante mi estadía de veinticinco años en ella.



Ventajas de la denominación «Fiesta de la Hispanidad»


El concepto de la «Hispanidad» no incluye ninguna nota racial que pueda señalar diferencias poco agradables entre los diversos elementos que integran a las naciones hispánicas. Es un nombre de «familia», de una gran familia de veinte naciones hermanas, que constituyen una «unidad» superior a la sangre, al color y a la raza de la misma manera que la 'Cristiandad' expresa la unidad de la familia cristiana, formada por hombres y naciones de todas las razas, y la 'Humanidad' abarca sin distinción a todos los hombres de todas las razas, como miembros de una sola familia humana. Es una denominación que a todos honra y a nadie humilla.

Todas las naciones hispánicas han heredado un patrimonio común, transmitido por antepasados comunes, aunque luego cada una de ellas haya aumentado su herencia con nuevos bienes y nuevas glorias, que constituyen el patrimonio intangible y soberano de cada una de ellas. Pero así como en las varias familias procedentes de un tronco ilustre la existencia de distintos patrimonios privados no impide el amor y culto de las glorias que abrillantan la común prosapia, así también en las naciones, sin menoscabo de las glorias privativas de cada una, cabe el amor y culto del patrimonio común, sobre todo cuando es necesaria la colaboración de todos los herederos para conservarlo y defenderlo.

La denominación «Fiesta de la Hispanidad» presenta a todos los pueblos hispánicos este aspecto agradable y simpático de nuestra gran familia de naciones y constituye una invitación para el estudio y cultivo del patrimonio común, que a todos enorgullece y a todos aprovecha.

Cómo sienten la «Hispanidad» aun aquellos que no sienten la «Raza»


El día 13 de octubre de 1935 se inauguró en Buenos Aires la estatua del Cid Campeador, levantada en el centro geográfico de la ciudad, en presencia del señor Presidente de la Nación, del señor embajador de España y de otras altas representaciones. Pronunciaron los obligados discursos oficiales dos oradores que no llevaban apellidos de origen español ni podían sentir el ideal de la Raza, pero que supieron sentir y proclamar el ideal de la Hispanidad.

El historiador argentino Dr. Ricardo Levene, al explicar la significación de la presencia del Cid en América la encontró en el concepto espiritual de la «hispanidad», que es común a todos los hispánicos, aunque no hayan heredado sangre española. «El pueblo del Cid –dijo–, como entidad ética, fue el creador de una actitud acerca de la fidelidad, acerca de la defensa del desvalido, la dignidad del caballero y el honor del hombre; no sólo el honor exterior, diré así, que nace obligadamente en las relaciones con los demás, sino el honor íntimo o profundo, que tiene por juez supremo a la conciencia individual. Del Cid en adelante, los héroes españoles e hispanoamericanos son de su noble linaje. Es que en América transvasó la desbordante vitalidad de la Edad Medía española, corriéndose impetuosamente por el tronco y las ramas la savia de la raíz histórica... La hispanidad no fue nunca la concepción de la raza única e invariable, ni en la Península ni en América, sino, por el contrario, la mezcla de razas de los pueblos diversos que golpeaban en oleadas sobre el depósito subhistórico. La hispanidad ha dejado de ser el mito del imperio geográfico... La hispanidad no es forma que cambia, ni materia que muere, sino espíritu que renace, y es valor de eternidad: mundo moral que aumenta de volumen y se extiende con las edades, sector del universo en que sus hombres se sienten unidos por el lado del idioma y de la historia, que es el pasado. Y aspiran a ser solidarios en los ideales comunes a realizar, que es el porvenir.» (El Diario Español, Buenos Aires, 14 de octubre de 1935, página 2.)

Después de este discurso, que tuve el gusto de escuchar al pie de la estatua del Cid, fue recibida ésta oficialmente, en nombre del Municipio de Buenos Aires, por el doctor Amílcar Razori, que con breves y sentidas palabras entregó «para la contemplación artística y enseñanza moral de los habitantes la figura legendaria del Cid Campeador, hijo de nuestra dilecta España, duro, recio e indómito como las llanuras de Castilla que le vieron nacer, bravío guerrero de las gestas más mentadas al través de los siglos en los campos de batalla y docto en las Cortes ciudadanas, defensor del débil, paladín de la honra, libertador de pueblos, sostén del derecho y de la justicia, paradigma y síntesis, en fin, de las nobles, de las grandes, de las profundamente humanas virtudes españolas.» (El Diario Español, página citada).

Misión ecuménica de la Hispanidad en todas las razas del mundo futuro

Este mundo nuestro que se derrumba, víctima de luchas raciales y apetitos materialistas, buscará un refugio de paz y fraternidad en las veinte naciones católicas de la Hispanidad, salvadas casi íntegramente del incendio de la guerra y relativamente inmunizadas contra las más peligrosas reacciones de la posguerra.

La Hispanidad Católica tiene que prepararse para su futura misión de abnegada nodriza y caritativa samaritana de los infelices de todas las razas que se arrojarán a sus brazos generosos. La Providencia le depara a corto plazo enormes posibilidades para extender en gran escala su acción evangelizadora a todos los pueblos del orbe, poniendo una vez más a prueba su vocación católica y su misión histórica de brazo derecho de la Cristiandad.

Por eso es necesario estrechar cada vez más los lazos de hermandad y colaboración entre los grupos más selectos de la Hispanidad Católica, prescindiendo de razas y colores mudables, para afianzar más las esencias inmutables del espíritu hispánico.

Conclusión

Creemos que estas líneas contribuirán a esclarecer más el origen del nombre, concepto y fiesta de la Hispanidad, y a justificar el empleo cada vez más universal de la denominación «Fiesta de la Hispanidad» en sustitución de la anterior, menos expresiva y simpática, de «Día de la Raza».

http://www.plataforma2003.org/sobre_ja/28_sja.htm

URSINO
35-Sargento 1º
35-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2273
Puntos patrióticos : 17586
Reputación : 6653
Fecha de inscripción : 14/06/2014
Localización : JAÉN-ESPAÑA

Volver arriba Ir abajo

Re: Conceptos e ideales de la HISPANIDAD

Mensaje por Hispanoamericano el Sáb Oct 11 2014, 21:27

La hispanidad y el siglo XXI
Por Luis Sánchez de Movellán



Al albor del siglo que despunta se debe reflexionar sobre el reencuentro entre las dos orillas atlánticas; esta inflexión histórica y cronológica ha de suponer un nuevo diálogo entre Hispanoamérica y España, para retomar lo que, desde muy a principios de siglo, se llamó, en palabras de monseñor Zacarías Vizcarra, la Hispanidad. Desde ese momento, prestigiosos intelectuales como Joan Maragall, Miguel de Unamuno, Eugenio D'Ors, Ortega y Gasset, entre otros, van tratando y escribiendo acerca del tema de la Comunidad Hispánica de Naciones, hasta alcanzarse la magistral y gran síntesis de Ramiro de Maeztu en su Defensa de la Hispanidad, primero, y después en el esclarecedor ensayo de García Morente, Idea de la Hispanidad.

Hay que relanzar la realidad de Hispanoamérica, ahora, y anestesiada durante dos lustros, por una falta manifiesta de interés de los sucesivos gobiernos españoles, por una falta de preparación americanista. Para dedicarse a lo hispánico, en España, hace falta, en primer lugar, patriotismo, después entrega y trabajo; pero no sólo hacen falta las virtudes anteriores, sino que ellas han de descansar en un conocimiento de la realidad total de Iberoamérica.

Las relaciones entre España e Hispanoamérica han de ser de doble vía, es decir, hay que considerar lo que España donó a la América hispana: lengua, sangre, normas, religión, esperanzas... y aún vicios y virtudes; mas también, es de justicia resaltar lo que el Nuevo Mundo aportó a España: sus riquezas, su arte...

Para poder reflexionar sobre estas relaciones que llamaríamos de ida y vuelta, hay que partir de un concepto, de una realidad, que hoy se evita, me refiero a España. Nos referimos a esa sustantividad que hoy, como dice el profesor Vidal Quadras, en su penetrante y desenmascarador artículo La nación translúcida, «es cada día mas tenue, más translúcida, su historia multisecular se difumina y se fragmenta en las aulas escolares, su realidad tangible es mezquinamente ignorada o brutalmente negada, su lengua común demonizada en virtud de una imaginaria violencia antigua, sus símbolos más nobles y entrañables son preteridos o directamente entregados a las llamas, y su única resistencia a la extinción es menguar sin remedio para aplacar a los que procuran y proclaman su fin como nación...».

Esa España, que hoy los nacionalismos disgregadores intentan desvanecer, es la que ha de resurgir con vigor en el siglo XXI y cumplir su misión histórica de puente entre Europa e Hispanoamérica (sin olvidar las huellas hispánicas del Africa: Guinea, Sahara, Marruecos, etc.). Es la unidad en la diversidad y la diversidad en la unidad: es España en América y la pluralidad americana en España. España no se ha forjado ni en 1492, ni en los largos siglos de la Reconquista, como mantiene Américo Castro. Los milenarios ingredientes prerromanos, romanos y visigodos del ser de España, se estructuran, se perfilan, se vigorizan, a lo largo de los siglos precedentes al Descubrimiento y cristianización de América. Sánchez Albornoz afirma que el ser de Hispania es anterior a la invasión árabe y a los siete siglos de la Reconquista.

En 1492 se hermanan España y los numerosos pueblos descubiertos de América, según unas capitulaciones, las de Santa Fe, de las cuales bien podríamos decir que fueron esponsales. Matrimonio con base en el amor, no matrimonio de interés, aunque es justo reconocer que también hubo intereses, lo cual no puede servir para alimentr la sectaria leyenda negra que lanzaron los colonizadores anglosajones contra la conquista española, sin duda para intentar ocultar sus propios comportamientos genocidas en los países que hollaron con su bota calvinista.

Que en los duros años de 1492 a 1600 hubo excesos, es una realidad que por nadie es negada; pero, como ha subrayado nuestro Menéndez Pidal, esos pecados fueron denunciados y a veces frenéticamente evidenciados por los propios españoles, antes que por otros hombres de distinta estirpe, sangre y lengua. Ejemplos tenemos muchos, y así español era Fray Antonio de Montesinos, que, en el Convento de Santo Domingo, en la Isla Española y en el mes de noviembre de 1511, defendió los derechos de los indios denunciando las opresiones de los indígenas. De España era también el padre Francisco de Vitoria que, desde su cátedra de la Unidversidad salmanticense, se dirigía al César Carlos para exigirle el respeto a los legítimos derechos de los indios.

El vínculo irrompible entre España e Hispanoamérica se forjó a través de dos elementos: el de la sangre, mediante el mestizaje, lo cual diferencia la presencia de España en América respecto de la presencia de otros pueblos en sus territorios coloniales; y el del espíritu, con el surgimiento a lo largo de la vasta y heterogénea geografía americana de templos, audiencias, universidades...

Si hemos visto el influjo de España en América no podemos olvidar la influencia de América en España; la cual, entre otras facetas, se evidenció en el plano especulativo, en el de la filosofía jurídica, social y política, siendo el pensamiento español profundamente humanista. Este pensamiento arranca desde una sentencia del filósofo español Lucio Anneo Séneca, que podría ser el emblema de la Hispanidad: «Homo homini sacra res» (el hombre es cosa sagrada para el hombre), que se enfrenta radicalmente con el leviatánico «homo homini lupus» de Hobbes, simiente de estatismos totalitarios. Este pensamiento se va a mantener a lo largo de la Edad Media, llegando hasta el umbral de la Edad Moderna, y ello gracias a egregias figuras como la de Francisco de Vitoria, Domingo de Soto y, en general, la Escuela de los dominicos, y, por otra parte, la Escuela jesuítica de Luis de Molina y Francisco Suárez; ambas escuelas van a repetir el pensamiento senequista: el hombre es cosa sagrada para el hombre, todos los hombres son iguales; tesis que será sostenida, en el Concilio de Trento, por los teólogos españoles.

Frente al ideal de la Hispanidad hay que oponer una realidad hispánica, es decir, frente a un proyecto hay que situar una obra, una empresa, con diversos frentes, los cuales al sintetizarse, mostrarán lo pretendido: una Hispanidad vigorosa ante el desafío del siglo venidero. ¿Cuáles han de ser los frentes de esa común misión, de esa gran obra hispánica?

En primer lugar, un frente de índole cultural: el idioma, la lengua de Cervantes ha sido, sigue y seguirá siendo uno de los vínculos, de los nexos esenciales entre ambas orillas de la mar Océana. Pero no una lengua defendida con criterios excluyentes, sino permeable, abierta a todo el genio creador de América. Habrá que crear una especie de «Mercado Común Cultural», una Comunidad Cultural Hispanoamericana, que dinamice e intercomunique nuestros poetas, nuestros literatos, nuestros juristas, nuestros filósofos, nuestros sociólogos, etc., y cuando digo nuestros, tan nuestros son los de esta orilla como los de aquélla.

En segundo lugar, no podemos obviar un frente de índole económica: es absolutamente necesaria la creación de una Comunidad Económica Hispánica. La necesidad perentoria estriba en la agilidad que está adquiriendo la Unión Europea, de la cual forma parte España, con sus implicaciones en el orden cultural, político y económico, y el panorama que presenta el escenario hispanoamericano de economías nacionalistas divididas y entregadas, muchas veces, al poderoso vecino del Norte. España ha de realizar los esfuerzos que sean necesarios para vigorizar e intensificar su contacto económico con los pueblos de Iberoamérica, y servir de puente entre Europa e Hispanoamérica, haciendo valer su doble condición de miembro de la Unión Europea y miembro de una Comunidad Económica Hispánica.

Por último, nos quedaría un frente esencial en la Hispanidad: el frente social y político, que posibilitará la armonización y la compatibilización, bajo nuevas fórmulas, de la libertad y la dignidad, del respeto y la responsabilidad, de la igualdad y la solidaridad, de la individualidad humana y la comunidad. Es imprescindible iniciar el diálogo con todos los pueblos de Hispanoamérica, y las Universidades de ambas riberas podrían ser un buen referente, y encontrar nuevas fórmulas que salven los dos extremos en los que muchas veces se han movido las naciones de Iberoamérica, el totalitarismo marxista y las dictaduras bonapartistas.

Es el momento de afirmar con fuerza, ante el reto del siglo XXI, que España e Hispanoamérica no pierdan la ocasión histórica de constituir una Comunidad viva de pueblos con una misma lengua llena de diversos y sonoros matices, su capacidad de producción y desarrollo, con su sentido de lo que es el hombre, y todo ello sustentado en la homogeneidad esencial de la religión, la cultura y la historia, común a todos los pueblos hispánicos.

Hay que despertar la americanidad de España, ponerla en movimiento y conjugarla con la hispanidad de América, y sin dejar de mirar a Europa, mirar al horizonte oceánico para redescubrir nuestra otra España, la americana.

http://www.galeon.com/razonespanola/r103-his.htm

Hispanoamericano
5-Soldado
5-Soldado

Colombia
Advertencias : 100%
Mensajes : 108
Puntos patrióticos : 1752
Reputación : 390
Fecha de inscripción : 04/04/2014
Localización : La Piel de Toro

Volver arriba Ir abajo

Re: Conceptos e ideales de la HISPANIDAD

Mensaje por ilustrado el Mar Oct 13 2015, 22:33

12 de octubre. Día de la Hispanidad



La hispanidad es la síntesis de lo español, que los españoles, España, ha dejado en la memoria colectiva de las naciones que han surgido del encuentro con ella. La hispanidad es la mayor contribución que España aporta a la historia de la humanidad, dejando así huella eterna de su ser como Nación y madre de Naciones.

La lengua española, el español, se habla en todos los continentes como una lengua viva portadora de cultura y armonizadora de conocimientos universales. La huella de lo genuino español está grabada en los mares y en las tierras del viejo y del nuevo mundo.

Dicen que el Emperador Carlos miraba todas las mañanas por la ventana de sus aposentos en Yuste para “ver si divisaba” las torres de la Catedral de Quito que él estaba pagando con su dinero. Universidades, misiones, catedrales, ciudades, fortalezas, pueblos, caminos, puertos….se construyeron en territorios que nunca se les consideró colonias sino Reino de España.

Los genes y la sangre española marcan el temperamento y carácter de la población hispana diseminada por el mundo que llevan apellidos tan familiares como los encontrados en cualquier provincia española.

Toponimias, barrios enteros de ciudades que nos hacen transportarnos a las urbes españolas de las que reciben su nombre e inspiración.

El español se mezcló con el indígena, se les considero seres humanos hechos a imagen y semejanza de Dios, se promulgaron leyes en su defensa, después de más de quinientos años allí siguen, nunca fueron esclavos, en el museo de América de Madrid no están sus pirámides ni sus obras de arte, nunca vivieron en reservas apartados.

España llevó lo mejor que creía que tenía, su fe Católica, que prendió en el corazón de los hombres habitantes de las tierras descubiertas en las que practicaban sacrificios humanos a dioses paganos.

Quiso el cielo que Cristóbal Colón tomase contacto con el Nuevo mundo, que él creía las indias, el día que en España se celebraba la festividad de su patrona la Virgen del Pilar, hoy también de la hispanidad.

12 de Octubre día de la Nación española, fiesta de la patria, día de Colón, fiesta de la hispanidad….día de reflexión para que todos los españoles sintamos que unidos en la diversidad podemos, hoy como ayer, encontrar el camino que nos lleve a forjar nuestro destino de altas miras en la historia universal futura y que para esta empresa las naciones hispanas están llamadas, a esta noble misión, para ofrecer al mundo lo mejor que tenemos en nuestra tradición y en nuestros poéticos ideales.

http://elmunicipio.es/2015/10/12-de-octubre-dia-de-la-hispanidad-2/

ilustrado
32-Sargento 1º
32-Sargento 1º

Trofeos y Medallas : *6*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 1952
Puntos patrióticos : 57244
Reputación : 4568
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.