Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» TRAS SER DENUNCIADOS POR PODEMOS Es más fuerte nuestro amor que vuestro odio, la respuesta de la familia Utrera Molina
Hoy a las 18:30 por Torquemada2014

» Las feministas protestan contra el patriarcado imitando a caballos
Hoy a las 17:49 por BRUC

» PORRA FINAL CHAMPIONS LEAGUE 2017 Juventus vs R. Madrid
Hoy a las 16:23 por BRUC

» Podemos dispara sus beneficios un 300% con 18 millones al año en subvenciones
Hoy a las 16:16 por BRUC

» El fracaso de la Contraarmada en 1589 es similar al provocado por Blas de Lezo en Cartagena de Indias
Hoy a las 15:31 por Neilo65

» Karlos Arguiñano "He tenido amigos en ETA y amigos a los que ha matado ETA"
Hoy a las 14:36 por Iuris Tantum

» Pedro, Pablo, sus ambiciones, España y los españoles
Hoy a las 09:31 por Antonio García Fuentes

» Al menos 22 muertos y más de 50 heridos en un atentado suicida en un concierto de Ariana Grande en Mánchester
Ayer a las 20:12 por Valle

» Una hora con la historia. Pio Moa.
Ayer a las 01:31 por Juanma_Breda

» El ISIS llama a la 'guerra total contra Occidente' durante Ramadán
Sáb Mayo 27 2017, 22:43 por Valle

» El Gobierno se vuelca en la sociedad catalana ante el bloqueo institucional
Sáb Mayo 27 2017, 22:41 por Valle

» Piden formar una nueva CC.AA. española con Barcelona y Tarragona.
Sáb Mayo 27 2017, 21:00 por Juanma_Breda

» Conductor (GITANO) de 18 años asesina de un puñetazo a un anciano en Torrejón(Madrid)
Sáb Mayo 27 2017, 20:58 por Juanma_Breda

» Rajoy reitera a Puigdemont que su oferta es imposible por ser una amenaza grave a la convivencia
Sáb Mayo 27 2017, 13:43 por Neilo65

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 157 Basuras dentro y fuera del planeta
Sáb Mayo 27 2017, 11:03 por Antonio García Fuentes

» Historia sobre el himno de España
Sáb Mayo 27 2017, 07:55 por Canvel07

» Así es 'Er Prinzipito', la traducción andaluza de la clásica novela que indigna a las redes
Vie Mayo 26 2017, 23:50 por Valle

» Trasladarán los restos de Franco y Jose Antonio.
Vie Mayo 26 2017, 12:58 por Invitado

» Barcelona amanece con banderas de España pegadas en el mobiliario urbano y algunos edificios
Vie Mayo 26 2017, 12:30 por Invitado

» Socialistas, Comunistas, “Peperos y otras yerbas” Aquí en España, el domingo pasado, se dirimió el enfrentamiento de las tres “fracciones o facciones” de lo que aquí se autodenominan “socialistas” o
Vie Mayo 26 2017, 10:28 por Antonio García Fuentes

» AQUEL TELÉFONO DE CANUTOS
Vie Mayo 26 2017, 10:25 por Antonio García Fuentes

» Mi música, tu música, nuestra música
Jue Mayo 25 2017, 23:53 por JoséUEI

» Multa de entre 10.000 y 25.000 euros a Echenique por defraudar a la Seguridad Social
Jue Mayo 25 2017, 13:38 por Neilo65

» Las fotos menos conocidas de Francisco Franco.
Jue Mayo 25 2017, 06:48 por BRUC

» Ridículo de España en Eurovisión.
Miér Mayo 24 2017, 13:51 por Invitado

» El “dios dinero” y sus adoradores y practicantes
Miér Mayo 24 2017, 08:36 por Antonio García Fuentes

» La etarra «La Tigresa» saldrá de la cárcel el 13 de junio
Miér Mayo 24 2017, 07:33 por Lucía

» HOLA A TODOS LOS QUE SENTIMOS A LA PATRIA
Mar Mayo 23 2017, 22:47 por Valle

» Los robots nos dejaran sin trabajo a casitodos
Mar Mayo 23 2017, 21:55 por Iuris Tantum

» Guerra de Siria
Mar Mayo 23 2017, 21:47 por Juanma_Breda

» Franco su sepultura y “los miedos” cuarenta años después
Mar Mayo 23 2017, 15:45 por Neilo65

» Muere Nicky Hayden
Mar Mayo 23 2017, 14:13 por Neilo65

» Preparada la independencia de Cataluña.
Lun Mayo 22 2017, 15:48 por BRUC

» Cazas F18 españoles interceptan un cazabombardero ruso Sukhoi SU-24 en el Báltico
Dom Mayo 21 2017, 18:04 por Iuris Tantum

» Rajoy reta a Puigdemont en el Congreso
Dom Mayo 21 2017, 18:01 por Iuris Tantum

»  Europa estará muerta en 20 años
Dom Mayo 21 2017, 16:20 por Neilo65

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 156 Desprecio al político y a su política
Sáb Mayo 20 2017, 10:12 por Antonio García Fuentes

» Existen indicios de corrupción respecto de Cristina Cifuentes, Presidente de la CCAA de Madrid.
Vie Mayo 19 2017, 22:33 por Valle

» Así se adoctrina a los niños en los libros de texto de Cataluña
Vie Mayo 19 2017, 22:29 por Valle

» La cápsula de cianuro
Vie Mayo 19 2017, 17:15 por Antonio García Fuentes

» Las personas a las que les cuesta madrugar son más inteligentes y creativas
Vie Mayo 19 2017, 15:35 por Iuris Tantum

» Pablo Iglesias se presenta como candidato a presidente en la moción de censura contra Rajoy
Vie Mayo 19 2017, 12:17 por Neilo65

» Trump desveló a Rusia secretos sobre Daesh facilitados por espías israelíes
Vie Mayo 19 2017, 11:57 por Neilo65

» Carta de un cura de a pie a los obispos de Cataluña
Jue Mayo 18 2017, 19:05 por BRUC

» Fracaso podemita en los tribunales de Aragón
Jue Mayo 18 2017, 14:20 por Iuris Tantum

» Un propietario expulsa a unos okupas de su vivienda y lo multan
Miér Mayo 17 2017, 20:33 por Neilo65

» ¿DÓNDE ESTÁ EL PROGRESO Y EN QUÉ CONSISTE?
Miér Mayo 17 2017, 10:33 por Antonio García Fuentes

» EL HÉROE ESPAÑOL DEL LUSITANIA
Mar Mayo 16 2017, 23:24 por JoséUEI

» Maduro arremete contra Felipe Gonzalez y Rajoy
Mar Mayo 16 2017, 23:16 por JoséUEI

» Me presento como uno mas
Mar Mayo 16 2017, 18:44 por niunpasoatras.org

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

Genocidios del Imperio británico

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fue mucho peor: los genocidios de los ingleses contra nuestra leyenda negra

Mensaje por Luego Cabalgamos el Dom Nov 01 2015, 08:47

Fue mucho peor: los genocidios de los ingleses contra nuestra leyenda negra

Los españoles cometieron tropelías en la conquista de América, pero en el caso de los ingleses la mortandad podría calificarse de matanza, sin más consideración o interpretación


Británicos y estadounidenses se las han ingeniado para fingir que la colonización de América no fue una matanza.

25.09.2015 – 05:00 H. - ACTUALIZADO: 25.09.2015 - 17:53H.

'Hay un valor estratégico en una retirada bien planificada. No espero que los bárbaros lo entiendan'.


–Enéas el Táctico, Poliorcética

En el infierno la temperatura es constante pero soportable –Dante dixit– y, además, no es tan alta como en la superficie de la tierra, donde entre el napalm, el plutonio, las armas con uranio enriquecido, el galopante cambio climático, la brutalidad de los psicópatas legales y, la mayoría del tiempo, la indiferencia de la mayoría silenciosa atenazada por una variada gama de miedos paralizantes debidamente alimentados por las cúpulas, hacen que el ambiente esté siempre calentito.

Los infiernos a lo tibetano o a lo Botticelli, aparte de ser pergeñados por sus autores con lujoso detallismo, podían ser tan actuales que no habría que buscarlos en los ubicuos mundos paralelos de lo cuántico, sino aquí, mucho más cerquita, y además se puede elegir camarote a voluntad, pues hay más clases que en los ferrocarriles de la India.

Entre los siglos XVI, XVII y XVIII, la crueldad llegó a niveles de holocausto con la apocalíptica acción de los ingleses en sus áreas de influencia. Los malos parecían siempre los mismos, pues el aparato de propaganda de los destinatarios de la Leyenda Negra estaba muy bien resuelto y el eco de la caja de resonancia de los anglos funcionaba a pleno rendimiento. Por contra, los receptores de las invectivas, los españoles, éramos más proclives al reparto de cera que a una esmerada dedicación a los medios.

Antes de la llegada de los ingleses a América, existían civilizaciones bien estructuradas forjadas durante siglos en algunos casos

El sambenito de los desatinos que se le imputan malévolamente (aunque no carentes de fundamento) a la Conquista Española no lo redime el “y tú más”, obviamente, pero sí es necesario destacar que nuestros detractores no eran solamente inocentes querubines, sino que hacían horas extras por mejorar las estadísticas (lamentables en todo conflicto entre humanos) que nosotros causamos en acciones que por estar enmarcadas en conductas menos civilizadas por la época en que se desarrollaron, no restaban inhumanidad a aquellos actos obligados por la dinámica de conquista, sin atenuar por ello el horror que conllevaron a sus habitantes autóctonos. Las almas despachadas en aquel larguísimo episodio, por su número casi incontable, llegarían a colapsar los sistemas contables de la época.

En el caso de la Conquista Española, la mortandad se asoció más a las enfermedades transmisibles –viruela, sarampión, gripe, tifus, peste bubónica y otras enfermedades infecciosas endémicas en Europa–, que tuvieron un papel decisivo al diezmar a los desprevenidos locales; el ardor guerrero contribuyó lo suyo también. En el caso de los ingleses la mortandad podría calificarse de matanza, sin más consideración o interpretación. El abundamiento de datos certificaría este hecho, pero lo dejaría reducido a las frías miserias de la estadística.
Las dos naves de James Cook en su segundo viaje al Pacífico.

Una forma de crueldad inusual
Antes de la llegada de los ingleses a América, existían civilizaciones bien estructuradas forjadas durante siglos en algunos casos. Para ellos, los habitantes de dichas civilizaciones no tenían la consideración de humanos. El colono anglosajón mostró una forma de crueldad inusual fuera de los campos de batalla y en ello, aunque aquí, en caliente, entran atenuantes obvios. Los pueblos sometidos fueron meros espectadores de las masacres cometidas en los actuales Estados Unidos, Caribe, África y Australia, por mencionar algunas latitudes al azar. Mientras los españoles intentaban convertir a los autóctonos al catolicismo, a veces con métodos algo expeditivos, y los portugueses, más mercantiles, trataban de controlar los puertos de Brasil y la costa oeste de África e India para así potenciar su fabulosa red comercial, los ingleses entendían que los indígenas de América debían ser literalmente exterminados  –como así ocurrió en sus zonas de actuación–, para de esta manera repoblar el continente con ingleses de pura cepa. Y no vale decir que eran presidiarios desalmados o disidentes recalcitrantes frente a la monopolista fe anglicana, no; avezados exploradores como Rourke, Cook, y, antes que ellos, el inefable Drake, postulaban el exterminio en masa de los lugareños que asistían sorprendidos a la total subversión de la hospitalidad por aquellos energúmenos adecentados con uniformes de lujosa botonadura. Era la educada Inglaterra la que se oponía al mestizaje con los subhumanos.

El caso de Australia y de los EEUU es un ejemplo sangrante de lo que sin rubor se puede llamar perfectamente un genocidio

El abuso e imposición arbitrarias de una Inglaterra exultante ante sus conquistas (no existían entre ellos un Fray Bartolomé de las Casas ni la más mínima norma que se pareciera a las Leyes de Indias) permitiría el salvaje saqueo, el expolio y el apalizamiento a millones de “indios” o aborígenes por parte de una cultura que a sí misma se llamaba civilizada. En lo económico y político, los beneficios soslayaron cualquier atisbo de humanidad, dejando a los intereses indígenas totalmente condenados a la muerte en guerras asimétricas, a la inanición en la mayoría de los casos y a la esclavitud flagrante y rampante.

El caso de Australia y de los EEUU es un ejemplo sangrante de lo que sin rubor se puede llamar perfectamente un genocidio. En menos de un siglo en la costa este bajo la influencia colonial inglesa no quedaban autóctonos para contarlo salvo los que servían de diversión en los circos, y por supuesto, ni qué decir de la ola aniquiladora posterior de sus pupilos que no dejaron títere con cabeza hasta llegar al Pacífico en California.

En la India, tras más de dos siglos de dominación británica, la esclavitud era generalizada y no se les permitía a los locales competir con productos propios en los mercados internacionales, hasta que llegó Gandhi con su rueca.

Sir Francis Drake

En Australia se les fue la mano totalmente. De más de 900.000 aborígenes contabilizados por su propia Sociedad Geográfica, algo más de 30.000 escaparon a aquel Apocalipsis de destrucción sistemática y, probablemente, planificada. Estos aborígenes llevaban en Australia aproximadamente 60.000 años cuando los primeros ingleses les hicieron notar su avanzada civilización, era el año 1770 y el infierno abría sus fauces.

Los ingleses declararon a Australia como terra nullius, es decir, sin habitantes humanos, de tal manera podrían así justificar el despojo de las tierras indígenas y el saqueo del continente. Tras arrebatarles las tierras fértiles, arrojaron a los aborígenes a las zonas áridas del interior donde morían como chinches. Enfermedades desconocidas arrasaron aquel último reducto del paraíso en la tierra, en un siglo exacto desde aquel terrible desembarco de los pulcros y puritanos anglos.

Sus hazañas africanas despojaron de su nombre, identidad, dignidad y libertad a millones de esclavos procedentes de los puertos de Senegal y Guinea hacia las plantaciones del Caribe, Norteamérica y Sudamérica. Los infernales viajes donde una multitud de seres castrados de los más elementales derechos de existencia, encadenados entre sí, sin espacio para moverse, viajando durante meses, mareados hasta la extenuación, rodeados de vómitos, entre los alaridos de las mujeres y los lamentos de los agonizantes, generaban escenas de horror inconcebibles. Se calcula que uno de cada tres sobrevivía a esta travesía. Estas acciones de inhumanidad flagrante eran la obra de los que imputaban a España la famosa Leyenda Negra.

El pasado es inevitable

Es probable que bastantes de nosotros podamos sentir vergüenza sobre algunos aspectos de nuestra conquista allende los mares. La esclavitud en Potosí, la explotación en las encomiendas, el asesinato de Atahualpa porPizarro, los efectos colaterales de las enfermedades transmisibles, etc; pero al menos teníamos unas claras y bastantes expeditivas leyes moderadoras. Pudo ser de otra manera, pero no fue así. El pasado es inevitable al tiempo que es una enseñanza.
Tradicionalmente, los historiadores más minimalistas cifran la población precolombina en unos 12.000.000 aborígenes
Mientras las campañas de propaganda bien orquestadas y engrasadas por nuestros adversarios tenían un efecto multiplicador, nosotros usábamos la imprenta para propagar la palabra del Señor que, a la hora de la verdad, estuvo un poco flojo de asistencia en los momentos críticos.

Henry Kamen, excelente hispanista, en su extraordinario libro 'Imperio', escora en mi opinión en una apreciación quizás algo exagerada, pues habla del genocidio demográfico más grande de la historia documentada (un 90% de mortalidad en los 150 años posteriores al desembarco de Colón). Tradicionalmente, los historiadores más minimalistas cifran la población precolombina –Henry Dobbyns– en unos 12.000.000 aborígenes (los maximalistas hablan de 50.000.000 en todo el continente). La mortalidad posterior por la acción de la guerra de exterminio y la cruel viruela, y las no menos agresivas venéreas, dejó los territorios del norte de América hollados por los ingleses en una tabula rasa sin contar con el énfasis expansivo posterior de sus pupilos tras la independencia.

Parafraseando a Mae West, a la Inglaterra de entonces se le podría adjudicar aquella famosa frase dicha por esta dicharachera fémina con un daikiri en la mano y media docena en el estómago: "He perdido mi reputación. Pero no la echo en falta".

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2015-09-25/fue-mucho-peor-los-genocidios-de-los-ingleses-contra-nuestra-leyenda-negra_1037058/
avatar
Luego Cabalgamos
37-Brigada
37-Brigada

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2722
Puntos patrióticos : 48313
Reputación : 5489
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Vna, Grande, Libre

Volver arriba Ir abajo

Re: Genocidios del Imperio británico

Mensaje por ilustrado el Lun Oct 31 2016, 00:06

LAS HAMBRUNAS DE BENGALA

Bengala experimentó dos hambrunas terribles que costaron numerosas víctimas: la primera en 1770 (apenas a cinco años de comenzado el reinado de los británicos) murió la tercera parte de la población de Bengala, en lo que proporcionalmente ha sido una de las hambrunas más grandes del mundo). La segunda fue en 1943 (durante la Segunda Guerra Mundial), en que murieron tres millones de bengalíes. Sin embargo, la gente de Bengala ha sido capaz de superar estos desastres y reconstruir su tierra en lo que el poeta Rabindranath Tagore describió como la "Bengala dorada".



En 1943, cerca de cinco millones de personas en el estado indio de Bengala murieron de hambre, la desnutrición y las enfermedades. Los británicos, liderados por Winston Churchill, se llevaron decenas de miles de toneladas de grano para alimentar a sus tropas y aliados, dejando a millones de indios muriendo de hambre.

Esta foto no está retocada; cuenta la terrible tragedia, que fue el hombre con un holocausto que muchas personas no quieren siquiera mencionar. Gracias a la Dra. Peggy Mohan por compartir.
avatar
ilustrado
34-Sargento 1º
34-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2106
Puntos patrióticos : 58239
Reputación : 4618
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Genocidios del Imperio británico

Mensaje por ilustrado el Miér Nov 30 2016, 01:21

Cuando los ingleses vendían a sus esposas en el mercado en los siglos XVII-XIX


Esta situación descrita en las primeras páginas de la novela de Thomas Hardy El alcalde de Casterbridge seguramente confundirá a más de uno o le hará pensar que es sólo fruto de la imaginación del escritor.

Pero no, es algo que ocurría realmente, una vieja y asombrosa costumbre que se extendió por Inglaterra desde finales del siglo XVII, motivada por las circunstancias jurídicas.


“-Pues, la verdad, no entiendo cómo los hombres que tienen mujeres y no las quieren, no se libran de ellas como hacen los gitanos con sus caballos viejos -estaba diciendo ahora el hombre de la carpa-. ¿Por qué no las venden en subasta pública a otros hombres necesitados de tales piezas? ¡Por mis antepasados que yo vendería la mía ahora mismo si alguien me la quisiera comprar!
(…) El joven y beodo marido ponderó unos segundos esta alabanza inesperada sobre su mujer, medio dudando de la prudencia de su actitud con la dueña de tales cualidades. Pero rápidamente volvió a su postura inicial y dijo con un exabrupto:
-Pues bien, aquí tienen una buena oportunidad. Estoy abierto a cualquier oferta por esta joya de la creación.”

En realidad hay referencias a algún caso en el Medievo pero lo cierto es que no se generalizó hasta siglos después (la primera noticia es de 1533), según apuntan algunos investigadores probablemente debido a su difusión cuando la prensa escrita empezó a hacerse común. Parte de la razón de tan insólita tradición está en la ancestral tendencia británica a no legislar demasiado: es conocido el hecho de que Reino Unido no tiene una constitución escrita y en otros tiempos eso se hacía extensivo a otros aspectos; uno de ellos era el matrimonio, para cuya celebración únicamente era necesaria la edad legal para dar el consentimiento (doce años para las mujeres, dos más para los hombres) y una licencia del sacerdote.

Ni siquiera se registraba, quedando reconocido bajo un formulismo oral implícito de los contrayentes denominado coverture. Esa insólita situación perduró hasta 1753, en que se promulgó la llamada Marriage Act (Acta de Matrimonio), que establecía la obligatoriedad de una ceremonia oficial.





El verdadero problema de esa rareza no estaba en casarse sino en divorciarse, al no haber constancia previa de unión matrimonial. Existían entonces varias formas de proceder para un divorcio: acuerdo mutuo ante notario, solicitud formal al Parlamento e incluso el abandono de la casa por parte de uno de los cónyuges. En todos ellos decidía la Court of Arches (un tribunal eclesiástico) y se juntaban una serie de condicionantes que dilataban el proceso durante muchísimo tiempo, sin contar el enorme coste económico.

Como siempre, las clases adineradas no tenían mayor problema pero en la Inglaterra de aquella época la mayoría de la gente no entraba en esa categoría, así que, quizá inspirándose en el citado caso reseñado en 1302, los ingleses que habían naufragado en la vida matrimonial encontraron esa opción para solucionarlo. Conviene aclarar que hay pocas noticias respecto a que las esposas afectadas se negaran (la mayoría ya decimonónicas), lo que indicaría que ellas mismas estarían de acuerdo en ese método como vía para escapar de la infelicidad conyugal. No obstante, también constan casos en los que las ventas fueron impedidas por grupos de mujeres o por el público mismo.

Así, aunque en realidad era algo ilegal (o, al menos, alegal) y a menudo terminaba en un proceso judicial abierto por las autoridades, el pueblo lo consideraba normal y se solía llevar a la práctica con cierto ceremonial: el marido llevaba a su mujer simbólicamente de un ronzal (o una simple cinta, normalmente atado a un brazo pero a veces al cuello o la cintura) para celebrar una subasta pública en el mercado, frecuentemente publicando antes el correspondiente aviso de venta en un periódico (lo del mercado era por tratarse de un foro de reunión solamente, si bien hay alguna referencia excepcional a alguna mujer vendida al peso). Otras veces se hacía en alguna taberna y la moneda usada para el pago era la bebida.

En cualquier caso, si se hacía publicamente solía haber bastantes espectadores y el ambiente poco agradable para ella. El acuerdo entre vendedor y comprador adquiría categoría contractual sin más, o al menos así lo creían ellos (el British Museum conserva una factura de una de estas transacciones, fechada en 1758, pero es la única conocida), y el esposo quedaba liberado de cualquier compromiso hacia su ex. A menudo, quien pagaba por la adquisición era el amante , pero el precio era siempre muy bajo porque de lo que se trataba era de romper el vínculo entre esposos.




La costumbre, que apenas se extendió a Gales, Irlanda y Escocia (también a las colonias americanas) más que de forma testimonial, perduró en el tiempo, aunque en el siglo XIX decayó y pasó a ser considerada un insulto al sexo femenino, quedando restringida al mundo rural y a los segmentos más bajos de la escala social, con constancia de ciento cincuenta y ocho casos en esa centuria; en total fueron cuatro centenares registrados (en la práctica seguramente más), una minucia comparada con las decenas de miles de fugas que llegó a haber en la era victoriana.

La actitud de las autoridades ante la venta de esposas fue ambigua y a veces contradictoria. Legalmente no se consideraba legítima y, como decía antes, los jueces podían intervenir para impedirla y sancionar a los implicados; sin embargo, en otras ocasiones reconocieron la transacción (en parte quizá por la cuenta que les traía, ya que hay referencia a una agresión popular contra uno que trato de impedir una venta en 1819). Tan imprecisa era la cosa que en alguna ocasión la operación se revirtió: en 1826, tras la muerte del marido que la había comprado, una mujer volvió con el anterior y permanecieron juntos varias décadas.

Por increíble que parezca, las ventas siguieron hasta 1913, aunque para entonces ya eran fruto de la ignorancia más que nada porque la Matrimonial Causes Act de 1857 facilitó los trámites de divorcio con la creación de un Court of Divorce and Matrimonial Causes, es decir, un tribunal específico y civil, y la abolición de la consideración del adulterio como delito (algunos jueces de moral especialmente rígida consideraban que las ventas eran meros encubrimientos para ello). Cabe hacerse ahora otra pregunta: ¿hubo venta de esposos? La respuesta es que sí pero muy pocas de las que se tenga noticia.


http://www.labrujulaverde.com/2016/11/cuando-los-ingleses-vendian-a-sus-esposas-en-el-mercado-en-los-siglos-xvii-xix
avatar
ilustrado
34-Sargento 1º
34-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2106
Puntos patrióticos : 58239
Reputación : 4618
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Genocidios del Imperio británico

Mensaje por ilustrado el Jue Ene 26 2017, 00:44

Balas por galletas

No es un caso de genocidio, sino un típico ejemplo de chapuza, incompetencia y desorden anglosajón.
Extraído del libro de Geoffrey Regan Historia de la Incompetencia Militar (ed. Crítica).

El despiste y la confusión administrativa hicieron lo suyo el 22 de enero de 1824, cuando las tropas británicas al mando de sir Charles Macarthy fueron atacadas por 10.000 guerreros ashanti cerca de la ciudad de Bonsaso en África Occidental. Los ashanti rodearon a las fuerzas británicas, que pronto empezaron a andar cortas de municiones. El civil encargado de los repuestos, Brandon, había enviado las cajas de munición de reserva desde Cape Coast, pero al abrirlas se encontraron con que estaban llenas de galletas. La resistencia británica sucumbió y sir Charles y todas sus tropas fueron arrollados y muertos por los ashanti.


avatar
ilustrado
34-Sargento 1º
34-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2106
Puntos patrióticos : 58239
Reputación : 4618
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: Genocidios del Imperio británico

Mensaje por ilustrado el Mar Ene 31 2017, 13:26

COLONIZACIÓN GENOCIDA DEL PURITANISMO INGLÉS EN AMÉRICA


Entre los colonizadores ingleses de América hubo dos tipos de mentalidad: los puritanos por un lado, y los sureños (de Virginia) por el otro. En la guerra civil inglesa del siglo XVII, la Nueva Inglaterra se alineó con la República de Cromwell, mientras que Virginia se alineó con la Monarquía.

Virginia y los otros estados meridionales eran manifestaciones de un mundo preburgués y precapitalista, similar en esto a la América francesa. Las grandes plantaciones eran estancias señoriales, ya no eran feudales, y todavía no eran burguesas en sentido capitalista. Además, en el siglo XVIII, su cultura fue clásica y latina, influenciados por Francia. Es cierto que también fue fuerte la influencia del iluminismo y la masonería, pero eran hombres que conocían el latín y el italiano y, como Thomas Jefferson, proyectaban mansiones con tendencia clásica de estilo paladiano. Thomas Jefferson fue el primero en excavar un sepulcro piel roja para comprender su finalidad y significado. Lo excavó con una sensibilidad científica tal como para dejarnos un documento utilizable todavía hoy.

Muy diferentes anduvieron las cosas allí donde se instalaron los puritanos. Éstos (como es conocido) eran protestantes extremistas, caracterizados por un profunda fe en Dios y en sí mismos. Perseguidos en Inglaterra, abandonaron en grupos, sucesivamente, a Europa para trasladarse a América, donde fundaron colonias permanentes sobre la costa más septentrional de los actuales Estados Unidos. El primer desembarco ocurrió en 1620: fue el arribo de los famosos Padres peregrinos, como serían llamados después, que cruzaron el Atlántico con el barco Mayflower.

Hay que tener muy en cuenta este origen suyo de perseguidos religiosos. Los puritanos se consideraban el único grupo verdaderamente cristiano, verdaderamente respetuoso de la palabra y del mandamiento de Dios. Todo en el entorno no era más que maldad y persecuciones de los inmorales contra los justos. El escape a América del malvado mundo europeo los conducía al nuevo surgimiento de la Tierra Prometida, y Dios mismo los guiaba, como (presuntamente) guió a los hebreos desde Egipto a Palestina, la primera tierra prometida del pueblo de Dios.

América era la "Tierra Prometida" por dos motivos complementarios. Por un lado, el Nuevo Mundo era para los puritanos la tierra de la libertad, libertad de las reglas y tradiciones europeas, libertad de los malvados perseguidores ingleses, libertad del contacto con los puritanos corruptos y papas servidores del demonio. Por otro lado, era la Tierra Prometida porque, allá abajo, más allá del Océano Atlántico y al reparo de la gran distancia de agua, era posible construir la Nueva Jerusalén. Un proyecto del tipo milenarista, como lo describió Eric Voegelin en las formidables páginas de Nueva ciencia política.



PADRES PEREGRINOS EN AMÉRICA


Pero ¿qué sucede cuando el hombre cree, espera poder construir el reino de Dios ya en esta tierra? La tierra y los hombres, que no perfectos sino limitados y débiles, no se adecuan a este proyecto, que nunca se realiza, menos aún si se corre en el tiempo a un futuro, siempre próximo pero siempre postergado. Contemporáneamente, porque el proyecto mandado no puede estar en una discusión radical, los hombres que lo contrariaban eran necesariamente a los ojos de los puritanos y de todas las sucesivas oleadas, descrito por Voegelin, los malvados, los representantes del demonio, que obstaculizaban voluntariamente el nacimiento de la Nueva Jerusalén (o del socialismo u otro deseo) y ellos retrasaban la realización.

En un ambiente natural y geográfico totalmente nuevo, sentido casi como el paraíso en la tierra, original ó construido, poco importaba, la presencia del indio, del piel roja, era percibida como un obstáculo a la comunidad de verdadero creyentes.

El piel roja era necesariamente una representación del demonio e incluso la reencarnación misma del demonio. ¿Cómo podía haber otros verdaderos seres humanos en un mundo perfecto o perfectible, creado para dar refugio a los verdaderos buenos que tenían la construcción del reino de Dios? No fue casualidad que en el propio mundo anglosajón, el francés libertino y calvinista, se discuta si estos individuos eran ó no descendientes de Adán. Y no es, por lo tanto, que en la América puritana fallara totalmente los intentos iniciales de la actividad misionera: no se puede convertir al demonio o a la criatura del demonio.

Pero si los pieles roja son representantes ó la encarnación del demonio; los justos tienen el derecho de exterminarlos con el fin de que no obstaculicen el gran proyecto puritano, los justos tienen incluso el deber de sacarlos del medio. Esas eran la mentalidad y la voluntad que al final de los primeros momentos prevalecieron en el mundo puritano de América septentrional. Con consecuencias dramáticas para los indios, mucho más dramáticas de las que hubo donde llegaron los franceses o los españoles. Porque estos nunca desearon y planificaron el exterminio de los indios americanos, mientras que los puritanos lo desearon y lo planificaron.

Los testimonios, terribles, son numerosos y auténticos porque vienen de los mismos puritanos. También en el ambiente hispánico hay testimonios de actos de maldad contra los indios, pero son presentados como maldades, actos delictuosos que debían ser reprendidos y castigados. Que después la Iglesia y la Corona tuviese éxito o que los representantes del rey y de la Iglesia quisieran siempre castigarlos es otra cosa; ningún clérigo, ningún laico eran totalmente santos en la América española del siglo XVI y XVII, tanto que Pío IV establece que los religiosos que regresaban de América podían traer con ellos sólo el dinero necesario para el viaje, si traían de más inexorablemente debía ser confiscado. Pero los documentos hablan de este acto siempre como de delitos y en la discusión sucedida en Valladolid en 1550-51, una junta real impide la
publicación del libro en el que Juan Ginés de Sepúlveda expone los motivos por los cuales, a su juicio, los indios podían ser justamente sometidos.

En el mundo anglosajón puritano en cambio, los actos de maldad y de exterminio contra los pieles roja vienen narrados como actos meritorios y necesarios para el bien de la comunidad de los creyentes. Los puritanos son los justos a los que se les concedió la fundación de la Nueva Jerusalén; los pieles roja son los reprobados, los negados, contra los cuales cada ataque es admitido, es meritorio a la presencia de Dios. Así que los mismos puritanos cuentan satisfechos las tremendas acciones.

Incluso la epidemia, que destruyó a los indios, se interpretó como manifestación de la obra de Dios que así libera del mal de la tierra destinada a los justos: en 1621, Edward Winslow hablaba de la "maravillosa peste" mandada por Dios contra los indios, mientras que pocos años después, en 1634 John Winthrop aumentó la dosis afirmando que los indios "acá son casi todos mueren por la viruela, y de tal modo el Señor evidencia nuestro derecho a esto que poseemos".



PRIMEROS ASENTAMIENTOS ESTABLES EN AMÉRICA POR PURITANOS INGLESES


Cuánto más significativa es la Brief history of the war, escrita por el reverendo Increase Marther y publicada en Boston y en Londres en 1767. Dios concedió a los ingleses puritanos la tierra americana de los pieles roja, los cuales después de un período de paz se oponen a los colonos inexplicablemente. El hecho que pudo permanecer primero en paz es obra de la "maravillosa Providencia divina que inspiró en todos los indios el temor a los ingleses y a sus acciones, como hizo antiguamente con Jacob y después con sus hijos de Israel. El temor de Dios perturba sus corazones". Como nota irónicamente el historiador Francis Jennings: "la ecuación no podía ser más clara: el temor hacia los ingleses era sinónimo del temor a Dios".

Si pasamos a los testimonios bélicos, William Bradford, gobernador de Plymouth describió así la destrucción y el incendio de la aldea de Pequot: "era un espectáculo tremendo verlos asarse... y el mal olor que venía. Pero la victoria pareció como un dulce sacrificio y por eso agradezco a Dios".

Recordemos que entonces los hombres eran víctimas, las mujeres y los niños se vendían como esclavos. Treinta años después de la guerra del rey Felipe, el jefe indio dio mucho alambre de torcer a los anglosajones, otra no podía ser, según los puritanos, que un complot contra los justos.

Peor fue cuando en el siglo XIX a la mentalidad puritana se le sumó el positivismo y la fe inquebrantable en el progreso, identificado con el desarrollo del mundo burgués y capitalista. Los tres aspectos juntos dieron a la guerra india del siglo XIX una dureza espantosa. La misma dureza que fue puesta contra el sur señorial, destruyó radicalmente durante y sobre todo después de la guerra de secesión que fue una guerra sagrada de independencia de hombres que no eran y no se sentían legales a la mentalidad puritana y capitalista de los yankees.

Se ofrece aquí una lista demasiado larga de testimonios estadounidenses de hombres que dijeron abiertamente los propósitos y las acciones de exterminio. Como los puritanos de los primeros siglos, son siempre los exterminadores los que hablan directamente, refiriéndose a los indios y refiriéndose al sur. Aquí algunas citas:

Francis Parkman: "por lo tanto eran destinados a disolverse y desaparecer ante los avances de la potencia americana...no hay nada de progresivo en la rígida, inflexible naturaleza de un indio. Él no puede abrir su mente a la idea de progreso..."

Thomas Hart Benton, senador: "Parece que la sola raza blanca había revivido el mandamiento divino de conquistar y llenar la tierra!... por mi parte, no me siento a criticar esto que resulta ser el efecto de una ley divina. Civilización ó destrucción ha sido el destino de todos los pueblos que se han atravesado en el camino de los blancos, y la civilización, siempre preferida por los blancos, ha sido llevada adelante como un objetivo mientras que la extinción es consecuencia de la resistencia."

Entre dos despiadados generales, William T. Sherman y Philip Sheridan, este último devastó durante la guerra civil el valle del Shennadoah, debe atribuírseles la definición según la cual "el único indio bueno es el indio muerto".



PADRES PEREGRINOS EN AMÉRICA


Será bueno citar al menos dos sucesos de signo opuesto, subrayando cómo fue de distinto el modo de pensar de los hombres del sur. Cuando durante la guerra por la independencia del sur, el coronel sureño John R. Baylor (caso prácticamente único) propone resolver el problema de Arizona con el extermino de la capital, el presidente Jefferson Davis lo destituye inmediatamente; durante la misma guerra pocas tribus indias bajaron del campo, pero aquellas que lo hicieron se alinearon con los estados confederados del sur. También esta vez los indios habían entendido de qué parte venía para ellos el mayor peligro: después de los franceses, los mexicanos, los sureños, ellos serían tocados.

Si pasamos a la América española, en el campo de la historia de las ideas encontramos diferencias relevantes con cuanto hemos dicho hasta ahora. En efecto, es intenso a fines de los primeros tiempos la actividad misionera con acentos milenarios.

Además, para todo el siglo XVI y las primeras décadas del siglo XVII, se desarrolla un intenso debate político sobre la nueva tierra, sobre los indígenas, los motivos que pueden justificar la conquista española. Es un debate del cual participaron las mejores inteligencias españolas de la época, teólogos, juristas, políticos. Nada similar podemos encontrar en otro lugar. También por los motivos circunstanciales: ni los franceses ni los ingleses ni los portugueses se encontraron con organismos políticos desarrollados y organizados en Estados, como los reinos azteca e inca que encontraron los españoles.
avatar
ilustrado
34-Sargento 1º
34-Sargento 1º

España
Advertencias : 100%
Mensajes : 2106
Puntos patrióticos : 58239
Reputación : 4618
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : España Ilustrada

http://spainillustrated.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.