Traductor
Lee y respeta las Normas del Foro






El Reducto de AGF


El reducto de Richi


El Reducto de Juan García



Últimos temas
» Sobre las tarjetas BLACK y la Agencia Tributaria
Hoy a las 20:26 por Valle

» Ha fallecido nuestro amigo TRAJANO.v
Hoy a las 18:30 por Valle

» Ideología de género contra el sentido común
Hoy a las 18:18 por Clemente

» Noticias portuguesas sobre Olivenza
Hoy a las 18:07 por Juanma_Breda

» BOBOS DE LA TRIBU
Hoy a las 15:15 por El Zorro

» Patriotas participantes en acto del 20N dan una paliza al activista Lagarder por gritar "Franco, asesino"
Hoy a las 14:19 por Clemente

» El milagro de Empel.
Hoy a las 12:48 por HIMNOSHISTORICOS

» Iker Jiménez denuncia la última moda en censuras: prohibir los belenes navideños
Hoy a las 12:33 por HIMNOSHISTORICOS

» SE CONFIRMA LA RELACIÓN PODEMOS-SOROS!! (Conspiración??)
Hoy a las 12:25 por HIMNOSHISTORICOS

» Miniserie "El padre de Cain"
Hoy a las 11:49 por HIMNOSHISTORICOS

» Nuevo batacazo en taquilla de "La Reina de España"
Hoy a las 02:16 por Neilo65

» Sobre los separatistas catalanes (102 vídeos)
Hoy a las 01:10 por ruedex

» IDEOLOGÍA DE GENERO TIRADA POR TIERRA A SACO. (vídeos) enlaces web. BRUTAL. PÁSALO POR DONDE PUEDAS, QUE SE ENTEREN.
Hoy a las 00:17 por ruedex

» Portugal pregunta a España por el almacén de Almaraz
Ayer a las 21:23 por Valle

» Adoctrinamiento Catalán y consecuencias.
Ayer a las 21:11 por El Zorro

» Un vídeo parodia a las feministas radicales y el autor sufre una ola de injurias y amenazas
Ayer a las 18:38 por Neilo65

» Vídeos de Humor
Ayer a las 14:21 por HIMNOSHISTORICOS

» El 6-D para los independentistas: trabajar, quemar una Constitución y criticar la Carta Magna en el exterior
Ayer a las 13:56 por El Zorro

» Los globalistas pierden en Italia y ganan en Austria con trampas.
Ayer a las 12:12 por Juanma_Breda

» POBREZA Y RIQUEZA: ¿CÓMO DEFINIR AMBAS?
Ayer a las 09:32 por Antonio García Fuentes

» Individuo de raza negra canta jotas mejor que un español
Ayer a las 05:16 por Lucía

» bienvenida
Mar Dic 06 2016, 22:02 por avocado33

» 6 de diciembre: NADA QUE CELEBRAR
Mar Dic 06 2016, 20:10 por Valle

» Otegui se queda sin ir a Cuba al no poder sobrevolar el espacio aéreo de Estados Unidos
Mar Dic 06 2016, 19:16 por PoM

» EL IMÁN SUPREMO DE CANARIAS EXIGE MÁS AYUDAS Y ADVIERTE: “DE LO CONTRARIO, HABRÁ MÁS TERRORISMO”
Mar Dic 06 2016, 19:07 por PoM

» NO NOS DESTROCÉIS A LOS HÉROES.
Mar Dic 06 2016, 17:41 por HIMNOSHISTORICOS

» Cómo el marxismo cultural de la Escuela de Frankfurt inventó la persecución al disidente
Mar Dic 06 2016, 16:40 por HIMNOSHISTORICOS

» PORRA: Villarreal Vs At. de Madrid (12-12-2016)
Mar Dic 06 2016, 16:16 por Mastieno

» Mi música, tu música, nuestra música
Mar Dic 06 2016, 14:43 por HIMNOSHISTORICOS

» 1785 motivos para presumir de ser español
Mar Dic 06 2016, 12:50 por Invitado

»  Hogar Social desalojado del antiguo edificio del NO-DO
Mar Dic 06 2016, 12:32 por JoséUEI

» Me presento
Mar Dic 06 2016, 10:58 por JoséUEI

» 6 guerras que comenzaron por atentados de falsa bandera
Mar Dic 06 2016, 01:38 por Neilo65

» Steven Spielberg hará una película de la conquista de México.
Mar Dic 06 2016, 01:09 por Neilo65

» PORRA: FC Barcelona Vs Real Madrid (3-12-2016)
Lun Dic 05 2016, 21:48 por niunpasoatras.org

» La Guerra de las Naranjas, el origen de la vigente disputa territorial entre Portugal y España
Lun Dic 05 2016, 20:34 por Juanma_Breda

» La campaña de donar carne de cerdo al 'Banco de Alimentos' triunfa en Facebook
Lun Dic 05 2016, 12:11 por HIMNOSHISTORICOS

» Por qué los soldados rezan, por qué la Inmaculada es patrona de España y de la Infantería
Lun Dic 05 2016, 11:51 por HIMNOSHISTORICOS

» La verdad… “Ni en el potro del tormento”
Lun Dic 05 2016, 10:29 por Antonio García Fuentes

» Cristiano Ronaldo, acusado de evadir 150 millones con varias sociedades en un paraíso fiscal
Dom Dic 04 2016, 18:20 por Valle

» "Adrián, vas a morir", le dice una antitaurina al pequeño con cáncer
Dom Dic 04 2016, 14:36 por Huroncete

» El CEIP Rosalía de Castro celebra con una jura de bandera escolar su españolidad y la democracia
Dom Dic 04 2016, 00:14 por Torquemada2014

» Eslovaquia aprueba una ley para evitar la propagación del islam
Sáb Dic 03 2016, 21:44 por HIMNOSHISTORICOS

» Lee y escucha la letra propuesta para el himno de España en una iniciativa de Change.org
Sáb Dic 03 2016, 18:37 por Neilo65

» Qué fue de… Javier Arizmendi: ¿otro futbolista de extrema derecha?
Sáb Dic 03 2016, 15:39 por Juanma_Breda

» "Casa Nostra, Casa Vostra" 300 entidades y personalidades reclaman implicarse en la acogida de refugiados
Sáb Dic 03 2016, 14:40 por Juanma_Breda

» ¿Por qué un dictador de izquierdas no es un dictador?
Sáb Dic 03 2016, 13:16 por HIMNOSHISTORICOS

» Franco Ese Hombre Pelicula Completa En Español
Sáb Dic 03 2016, 12:37 por HIMNOSHISTORICOS

» Biografías de Patriotas Vascongados
Sáb Dic 03 2016, 10:57 por ilustrado

» PENSAMIENTOS Y REFLEXIONES 134 SOBRE EL ESPIRITISMO Y EL UNIVERSO
Sáb Dic 03 2016, 09:41 por Antonio García Fuentes

Consigue Trofeos y Medallas participando en...








REDES SOCIALES








Grupo en Facebook
últimos Patriotas conectados
Mis Amigos
niunpasoatras.org-Copyright©

LA GUARDIA CIVIL EN LA DIVISION AZUL

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA GUARDIA CIVIL EN LA DIVISION AZUL

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Vie Ene 22 2016, 22:35

La participación de más de 300 Guardias Civiles como policía militar de campaña, vistiendo el uniforme del Ejército alemán, en el Frente del Este, es posiblemente uno de los hechos históricos más desconocidos de la División Azul. Sesenta años después de su marcha a Rusia ésta es una breve semblanza de su historia.



Introducción
Cuando el 22 de junio de 1941 las tropas alemanas penetraron en territorio soviético, el gobierno español decidió organizar con la mayor brevedad posible una División de Voluntarios, que encuadrada en la Wehrmacht, marchara al nuevo frente del Este.
Inmediatamente se constituyó una comisión en nuestro Ministerio del Ejército para estudiar las necesidades de recursos humanos y materiales, cursándose desde el Estado Mayor Central las oportunas instrucciones para la organización de las unidades tácticas y de apoyo que debían formar esa gran unidad expedicionaria.
Entre las numerosas necesidades de apoyo planteadas destacó singularmente una: contar con efectivos de la Guardia Civil para desempeñar funciones de policía militar. Ello realmente no era algo nuevo para el benemérito Instituto ya que desde su época fundacional había desempeñado misiones similares en apoyo de los ejércitos españoles que habían combatido en el exterior.
Sin embargo esta vez la principal novedad era que las fuerzas de la Guardia Civil pasarían a formar parte de algunas de las organizaciones de policía militar alemanas y desarrollar, vistiendo sus uniformes y distintivos, los mismos procedimientos y funciones.
La Policía Militar alemana, se encontraba compuesta en 1941 por diversas organizaciones, integrándose los efectivos de la Guardia Civil sólo en dos de ellas. La más importante era la Gendarmería de Campaña o "Feldgendarmerie", el Servicio de Policía Militar alemán. Se trataba de una fuerza militar con funciones policiales, adscritas a sus Fuerzas Armadas en campaña. La otra era el denominado Servicio de Patrulla o "Heerestreifendienste", que realmente venía a complementar las funciones de la Feldgendarmerie.
Los primeros Guardias Civiles
Al comunicar el Ministro del Ejército, José Enrique Varela Iglesias, la necesidad de contar con efectivos de la Guardia Civil para incorporarse a la División de Voluntarios que se iba a organizar, la respuesta del General de División Eliseo Alvarez Arenas, su Director General no se hizo esperar:
"En esta Dirección General y fuerzas dependientes de la misma, son voluntarios para servicios tan honrosos, desde el Director General, Jefes y Oficiales de las Armas y Cuerpos del Ejército y de la Guardia Civil, hasta el Guardia 2º más moderno, rogando a V.E. tenga a bien comunicar con la urgencia posible las Unidades que deba organizar el Cuerpo de la Guardia Civil para prestar sus servicios peculiares en la Gran Unidad Expedicionaria del Ejército que se organice".
Según la documentación que se custodia en el Archivo gaditano del bilaureado militar, las necesidades previstas en el primer estudio del estado mayor eran tan sólo de 31 guardias civiles (1 oficial, 2 suboficiales y 28 guardias), cantidad que pocos días después ya se vio insuficiente.
Organizados y preparados los primeros efectivos divisionarios, los de la Guardia Civil quedaron encuadrados en una Sección de Gendarmería de Campaña o Feldgendarmerie, compuesta finalmente por 54 hombres: 1 teniente, 1 brigada, 2 sargentos, 2 cabos, 2 guardias 1º y 46 guardias 2º. El oficial se llamaba Angel Juarranz Garrido y el brigada era César Casado Martín, quien se encontraba en posesión de la cruz laureada de San Fernando, máxima condecoración española de reconocimiento al valor en campaña.
Dicha sección salió en tren de la madrileña estación del Norte el 14 de julio de 1941, llegando cuatro días después al campamento alemán de instrucción y ambientación sito en Grafenwöhr, donde procedieron a hacerse cargo de las misiones de vigilancia del tráfico de vehículos dentro del recinto así como del control de accesos al mismo.
Paralelamente, aunque más discretamente, salió también de Madrid el mismo día, el capitán de la Guardia Civil Pedro Martínez de Tudela García, al objeto de organizar y dirigir el Servicio de Información Interna (SII), que dependía directamente de la 2ª Sección del Estado Mayor (Información) de la División.
Orgánicamente la Sección de la Guardia Civil quedó adscrita a las Tropas del Cuartel General de la División y concretamente a la 4ª Sección de Estado Mayor (Servicios). Al igual que el resto de la Feldgendarmerie, la unidad del benemérito Instituto fue motorizada y dotada para el cumplimiento de sus misiones de 7 vehículos ligeros tipo Kübelwagen, 5 motocicletas tipo Zundapp y 1 camioneta tipo Horch.
Uniformidad, distintivos y armamento
Los guardias civiles al llegar al campamento de Grafenwöhr fueron dotados al igual que el resto de los componentes de la División, de armamento, uniformes, correajes y pertrechos alemanes, así como los correspondientes distintivos de empleo equivalentes en la Wehrmacht. A los guardias de 1ª y 2ª clase se les entregó los de "feldwebel", es decir los de suboficiales, ya que esta era la condición que ostentaban todos los miembros de la Feldgendarmerie.
En la bocamanga izquierda llevaban cosida una cinta con la leyenda "Feldgendarmerie" y en el hombro del mismo brazo el emblema, en hilo anaranjado, de dicha Gendarmería de Campaña. Este último, a modo de adhesivo, se encontraba también pegado en el lado izquierdo del casco. Tanto los vivos de las hombreras como de las prendas de cabeza eran del mismo color anaranjado.
Cuando se encontraban de servicio portaban colgada del cuello una gola metálica de grandes dimensiones con idéntica leyenda, estando pintadas las letras, botones y águila del escudo con pintura reflectante al objeto de facilitar su identificación como agentes de la autoridad en la oscuridad de la noche.
Respecto al armamento largo fueron equipados en su mayor parte con la carabinas máuser modelo K-98 de 7'92 mm. y en algunos casos con los subfusiles modelo MP-40 de 9 mm. parabellum. Curiosamente y al contrario que el resto de los divisionarios que por plantilla de armamento les correspondiera, a los guardias civiles no se les dotó de las pistolas alemanas modelos P-08 o P-38 de 9 mm. parabellum, sino que continuaron portando el arma reglamentaria del Cuerpo que tenían adjudicada en España y que por aquel entonces era la pistola marca Star de 9 mm. largo, en sus modelos 1922 y 1940.
La funda para la misma fue también la de vaquetilla reglamentaria del Instituto, motivo por el cual los guardias civiles son fácilmente identificables en las fotografías de la época aunque no llevasen la gola de servicio. Todo ello estaba motivado porque en su reglamento de uniformidad, se contemplaba la pistola reglamentaria como parte de aquella, estando adjudicada individualmente sin perjuicio de los cambios de destino, por lo que se presentaron en Grafenwöhr con ella.
Este hecho hubiera quedado sólo reducido a la mera anécdota sino fuera porque tal y como el general Agustín Muñoz Grandes, primer jefe de la División de Voluntarios, escribió al ministro del Ejército en un detallado informe de fecha 29 de julio de 1941, relativo al movimiento de las fuerzas expedicionarias en su viaje a Alemania, los guardias civiles tuvieron que hacer uso de sus pistolas para defender algunos de los convoyes ferroviarios a su paso por la Francia ocupada por los alemanes, ya que eran los únicos divisionarios que portaban armas desde su salida de España.
Misiones de la Guardia Civil
A partir del 20 de agosto de 1941 comenzó el traslado de toda la División desde Grafenwöhr hasta el frente sito en la zona de Novgorod, próximo al río Voljov. Durante la larga y agotadora marcha a pie, los guardias civiles que si estaban motorizados, prestaron auxilio a los oficiales aposentadores, ejercieron la vigilancia de los pueblos por donde pasaban las tropas españolas y procedieron al control y regulación del tráfico de las columnas en caminos y nudos de comunicación.
Una vez establecidos junto al resto del cuartel general divisionario en Grigorowo, los guardias civiles empezaron a ejercer sus misiones propias de policía militar tales como control de la circulación rodada o hipomóvil; auxilio a soldados desorientados en búsqueda del emplazamiento de sus unidades; vigilancia de sospechosos, tanto soldados propios como personal civil de la zona; escolta a expediciones que por diversos motivos regresaban a España; prevención de operaciones partisanas; y censura de correspondencia y paquetería del correo de campaña.
Asimismo, aunque no eran sus misiones específicas, los guardias civiles fueron empleados puntualmente para combatir como fuerza de infantería tal y como ocurrió por ejemplo del 16 al 19 de noviembre de 1941 y del 6 al 16 de diciembre de dicho año en la posición de Schewelewo; o para la limpieza de francotiradores en la zona de Osnia del 17 al 21 del mismo mes.
El Servicio de Patrulla
El despliegue de la División y la gran distancia a que se encontraba del territorio nacional, unos 3.000 kilómetros desde la frontera hispano-francesa hasta la zona de Leningrado, entre los cuales existían puntos intermedios de apoyo logístico propios, planteó la necesidad de crear el Servicio de Patrulla español, encuadrado dentro de la "Heerestreiferdienste" alemana.
Dicha vigilancia en la retaguardia, materializada a través de puestos o destacamentos de gendarmería, se necesitaba en los trenes que mensualmente unían el frente con el territorio nacional, en las estaciones principales de tránsito, en las plazas con oficinas españolas, en las ciudades donde existían los hospitales y equipos quirúrgicos montados especialmente para nuestra División, etc. Es decir, en ciudades como Hendaya, Angulema, París, Francfort, Hof, Berlín, Koenigsberg, Vilna, Riga y Reval, por ejemplo.
Por ello, el 9 de marzo de 1942, el Ministerio del Ejército solicitó a la Dirección General de la Guardia Civil el envío de un nuevo contingente, cuyo personal debía tener conocimiento del idioma alemán. Rápidamente se seleccionó a los voluntarios e iniciaron su marcha de España el 6 de abril bajo del mando del laureado capitán y futuro Subdirector General del Cuerpo, Enrique Serra Algarra, estando compuesto por 7 tenientes, 7 sargentos, 14 cabos y 40 guardias.
Por otra parte y ante la necesidad de dar una mayor profundidad en la retaguardia inmediata del frente ocupado por los españoles, al despliegue de la Guardia Civil, se decidió a partir del 12 de abril de 1942, organizar un componente divisionario propio del Servicio de Patrulla. Constituido por guardias civiles y reforzado con soldados seleccionados, su mando fue encomendado inicialmente a un capitán del Ejército, pero al transformase el 10 de julio en el Servicio de Vigilancia de Carreteras, fue sustituido por el capitán de la Guardia Civil Pedro Fernández Amigo, recién llegado de España.
El Servicio de Policía Militar
Dada la entidad que había alcanzado el contingente y despliegue de los efectivos de la Guardia Civil en el teatro de operaciones europeo afectado por la 2ª Guerra Mundial, se decidió proceder a partir del 4 de agosto de 1942 a su reorganización y asignación de demarcaciones y misiones concretas.
El mando recayó sobre el ya citado capitán Martínez de Tudela, estructurándose el área de responsabilidad en dos zonas: vanguardia y retaguardia. La primera fue asignada al capitán Fernández Amigo, estando compuesta por 1 teniente, 1 brigada, 2 sargentos, 5 cabos, 40 guardias y 2 intérpretes, distribuidos en Grigorowo, Novgorod, Tschetschulino, Ilmen, Porchow, Luga, Soltzy, Dno, y Schimsk.
La zona de retaguardia, bajo del mando del capitán Serra Algarra, contó con una plantilla de 6 tenientes, 6 sargentos, 11 cabos, 29 guardias y 10 intérpretes. Sus misiones eran las de vigilancia en estaciones de ferrocarril, establecimiento de patrullas de vigilancia, auxilio a divisionarios, constitución de un retén permanente y labores de investigación e información, constituyendo puestos en Berlín, Hof, Koenigsberg, Riga y Vilna.
Como consecuencia de serle asignada en el mes de septiembre a la División española una nueva zona del frente de Leningrado, fue necesario modificar el despliegue de la Guardia Civil que quedó dividida en tres zonas: frente, vanguardia y retaguardia En total y según la Orden General número 117 de 26 de octubre de 1942, dimanante del cuartel general de la División, los efectivos de la Guardia Civil eran de 2 Capitanes, 9 Tenientes, 9 Suboficiales, 19 Cabos y 108 Guardias más 12 intérpretes.
El 9 de abril de 1943 el capitán Francisco García Alted relevó al capitán Martínez de Tudela, haciéndose cargo también a partir del mes de julio, de los cometidos del capitán Serra, cuando éste regresó a España como consecuencia de su ascenso a comandante.
Felicitaciones
Entre las numerosas felicitaciones otorgadas a las fuerzas expedicionarias de la Guardia Civil, además de las condecoraciones alemanas y españolas recibidas, destaca singularmente la Orden General del Cuerpo de fecha 26 de septiembre de 1942, publicada en el boletín oficial de 1 de octubre de dicho año y firmada por su Director General, el General de División Enrique Cánovas Lacruz.
En ella se transcribían "para general conocimiento y satisfacción de los interesados, las frases de elogio dedicadas a las fuerzas del Cuerpo que prestan servicios de Policía Militar de la División Española de Voluntarios en Rusia y que, en fecha 20 de junio último, fueron dirigidas como saludo, por el General Jefe de la Policía Militar del Alto Mando Alemán".
La Legión Azul y epílogo
El 20 de octubre de 1943 la División Española de Voluntarios, popularmente conocida como la División Azul, dado el alto número de falangistas que había en la misma, recibió la orden de regresar al territorio nacional. La situación había empezado a cambiar y el gobierno español decidió su sustitución por una unidad de entidad menor, que pasó a denominarse Legión Española de Voluntarios, más conocida como la Legión Azul, quedando constituida oficialmente el 17 de noviembre.
Este cambio, que no volvió a tener relevos, provocó consecuentemente una importante disminución de efectivos de la Guardia Civil, al hacerse ya innecesario cubrir tantos puestos. Hasta el 12 de abril de 1944, fecha en que entró oficialmente en España el último contingente de la Legión Azul, el despliegue de la Guardia Civil, bajo el mando del capitán Angel Ramos Patiño, que contaba con 1 brigada y 1 guardia conductor, quedó formado por una sección de vanguardia, integrada por 1 teniente, 1 sargento, 4 cabos y 38 guardias; y una sección de retaguardia, compuesta por 1 teniente, 3 sargentos, 2 cabos y 30 guardias.
En total en la División Española de Voluntarios, entre el 14 de julio de 1941 y el 16 de noviembre de 1943, y en la Legión Española de Voluntarios, entre el 17 de noviembre de 1943 y el 12 de abril de 1944, sirvieron un total de 5 capitanes, 16 tenientes y 320 suboficiales y guardias civiles, independientemente de un número indeterminado que desde España y regreso, vistiendo el uniforme verde del Cuerpo y portando el tradicional sombrero negro, escoltó ocasionalmente por toda Europa diversos trenes que transportaban mercancías y efectos nacionales para los divisionarios.
Directores Generales divisionarios
Siete Directores Generales de la Guardia Civil sirvieron en su día como jefes u oficiales en la División Española de Voluntarios: 
- Luis Zanón Aldalur (10-12-1962/31-12-1965)
- Angel Ramírez de Cartagena y Marcaida (4-1-1966/21-11-1967)
- Luis Díez-Alegría Gutiérrez (7-3-1969/13-1-1972)
- José Vega Rodríguez (17-5-1975/10-10-1975)
- Ángel Campano López (11-10-1975/23-12-1976)
- Antonio Ibáñez Freire (23-12-1976/2-5-1978)
- José Luis Aramburu Topete (21-4-1980/26-10-1983).
http://www.armas.es/foros/historia-militar
 

La Guardia Civil y su labor en la DIVISIÓN AZUL - Cont.- "Todo por la Patria"

 
 Guardia civil haciendo funciones de Policía militar de servicio, con la Gola de la Feldgerndamerie
Encuadre y Llegada al Frente
El primer contingente de voluntarios de la Guardia Civil, todos provenientes de distintas Casas-Cuartel de la provincia de Madrid, estaba compuesto por el Laureado Brigada César Casado, 2 Sgtos., 2 Cabos, 2 Guardias de 1ª y 46 de 2ª, estaba al mando del Tte. Ángel Juarranz. Al reestructurarse la División según las especificaciones alemanas, pasó a formar parte de la Tropa del cuartel General donde prestó servicio de acuerdo con su especialidad: Gendarmería, haciéndose cargo ya en Grafenwöhr del control de tráfico, accesos y vigilancia de salidas y entradas del personal español. Le fueron asignados 7 vehículos ligeros tipo Kübelwagen, 5 motocicletas del mod. Zundapp y una camioneta  Horch. Una vez "traducidos" al alemán los grados militares, las únicas diferencias visibles en el uniforme eran la cinta con la leyenda "Feldgendarmerie" (Policía de Campaña), que se llevaba en la bocamanga izquierda; el emblema de la Feldgendarmerie, en hilo anaranjado (águila de la Wehrmacht sobre óvalo de hojas de laurel, con esvástica central en negro), colocado en el hombro del mismo brazo y la calcomanía con el mismo anagrama (plateado sobre fondo blanco) en el lado izquierdo del casco. La gola metálica bruñida (con letras, botones y águila de la WH reflectantes) se llevaba colgada del cuello sólo estando de servicio. Desde el 22 de julio de 1941, empezó a funcionar el Servicio de Información, controlado por la 2ª Secc. bis del EM divisionario y bajo el mando del Cap. de la GC Pedro Martínez. Al llegar al frente del Volchov la GC se estableció en Grigorowo, junto al Cuartel General y debido a las necesidades de "mano de obra" pasaron a la acción como infantes en numerosas ocasiones, como el 16 de noviembre de 1941, cuando la difícil situación de Possad obligó a Muñoz Grandes a formar una Cía. integrada por el personal del Cuartel General, guardias incluidos, que al mando del Cap. Permuy pasó a efectuar varias operaciones durante los meses de nov. y dic. en la zona de Schevelevo, siendo la más importante la que realizan en limpieza de una zona infestada de francotiradores soviéticos en los alrededores de la aldea de Osnia, en la que resultó herido el Cap. Martínez.
"Noble milicia de varones fuertes
"En lucha contra el crimen denodada
"Batiendo el campo en noche desolada
"A riesgo de mil males y mil muertes"

Manuel Machado.
Ante el requerimiento del Ministerio del Ejército solicitando relación del personal voluntario para la "lucha contra el comunismo", la respuesta de la máxima instancia de la Guardia civil fue tajante"....en esta Dirección general y fuerzas dependientes de la misma, son voluntarios para servicios tan honrosos, desde el director general, jefes y oficiales de las Armas y Cuerpo del Ejército y de la Guardia Civil hasta el guardia segundo más moderno, rogando a V.E. tenga a bien comunicarme con la urgencia posible las unidades que deba organizar el Cuerpo de la Guardia Civil, para prestar sus servicios peculiares con la Gran unidad Expedicionaria del Ejército que se organice".
El 15 de julio de 1941 cruzaba la frontera de Irún el primer contingente de voluntarios de la Guardia Civil, compuesto por 1 brigada, 2 sargentos, 2 cabos, 2 guardias de 1ª y 46 de 2ª, bajo el mando del teniente Ángel Juarranz Garrido. Los voluntarios que formaban esta expedición procedían de la Dirección General de la Guardia Civil, 1er. Tercio Móvil y parque Móvil de Madrid, y en ella figuraban 28 conductores de automóviles, 7 motoristas, 4 mecanógrafos y 8 ordenanzas de oficina. El brigada citado era César Casado Martín, a quien se le había concedido la Cruz Laureada de San Fernando por su heroica actuación del 3 de septiembre de 1936 en la inmediaciones de Behovia formando parte de la 4ª Centuria de Falange de Navarra.  Tres días después, el 18 de julio, llegaban al campamento militar de Grafenwörh, donde la División sería reestructurada y sus hombres recibirían la instrucción militar previa. Como consecuencia de la citada reestructuración, la Sección de la Guardia Civil pasó a formar parte de la Tropa del Cuartel General, donde prestaría servicio de acuerdo con sus especialidades. Además, se hicieron cargo del servicio de Gendarmería, para el que le fueron asignados 7 coches ligeros, 5 motocicletas y 1 camioneta para equipaje. Los guardias de 1ª y 2ª - teniendo en cuenta su consideración como sargentos del Ejército español- fueron asimilados a Feldwebel equipándose, al igual que el resto del personal de la División, con el uniforme alemán. Como única diferenciación, los que actuaban como gendarmes llevaban encima de la bocamanga izquierda una tira con la inscripción Felgendarmerie y, en el servicio, una gola metálica plateada con igual texto.
Desde el mismo momento de la llegada al campamento, cada guardia civil comenzó a actuar de acuerdo con el cometido que tenía asignado. Así, la gendarmería se encargaba del control del tráfico interior y de la vigilancia de salida y entrada. Por su parte el 22 de julio empezó a funcionar el Servicio de Información Interno en las distintas unidades, cuyo objeto era descubrir y contrarrestar la posible acción de elementos internos y externos que trataran - por medio de la propaganda y otros procedimientos quebrantar la moral o la disciplina de la tropa. Este Servicio era controlado por la 2ª Sección Bis del Estado Mayor, al frente de la cual estaba el capitán de la Guardia Civil D. Pedro Martínez García. Finalizado el periodo de preparación en la tercera decena del mes de agosto, y ras ser conducida por ferrocarril a la zona de Treuburg, Suvalki y Grodno, la División inició la marcha a pie hacia el frente.
Los primeros Combates:
Al llegar, el 10 de octubre al frente del Volchov, La Guardia Civil, estableció su base en Grigorovo, junto al Cuartel General. A partir de entonces, su actuación no se reduciría exclusivamente a las labores de vigilancia, control, censura....Siempre que la situación lo requería, los guardias civiles actuaban como simples soldados de Infantería, en apoyo de sus camaradas. Así ocurrió el 16 de noviembre de 1941, cuando la crítica situación en Possad agotó todas las reservas divisionarias. Ante esta dramática contingencia, el general Muñoz Grandes no dudó en formar una compañía integrada por personal del Cuarte Ge-músicos, escribientes, ordenanzas y la sección de la Guardia Civil-que, al mando del capitán Permuy -gobernador del Cuartel general-, marchó a Schevelevo para defender esta posición. Nuevamente el 6 de diciembre, la compañía volvió a Schevelevo, ocupando las posiciones sobre las cuales debían replegarse los defensores de la cabeza de puente del Volchov, permaneciendo en primera línea durante diez días.
El 17 de diciembre de 1941 se inició una operación consistente en limpiar de francotiradores la zona en que se encontraba la División y -al mismo tiempo-rescatar los cadáveres de unos divisionarios que habían sido abatidos por aquellos. En el núcleo de fuerzas reunidas para tal fin figuraban algunos miembros de la sección de Gendarmería que el 18 sostuvieron el primer choque con el enemigo en caserío de Osnia, dando muerte a un grupo de enemigos tras asaltar un refugio en el que resistieron encarnizadamente. La limpieza de los bosques prosiguió durante los días siguientes, produciéndose algún encuentro con varios muertos más por el lado ruso, resultando herido el capitán D. Pedro Martínez que tuvo que ser evacuado a la retaguardia.
En el frente de Leningrado:
Al eliminarse los puestos de Gendarmería de Dno, Soltzy, Schimsk y Porchov -dependientes del Destacamento de Pleskav-, se constituyeron el 2 de septiembre, los de nueva creación de Dorpat, Narva y Taps. A su vez, el Destacamento de Kalsruhe sería suprimido mediante orden del 30 de junio de 1943, pasando los dos gendarmes que prestaban servicio en él al de Berlín.  El primer día del año 1943 quedaba constituida en el frente de Leningrado la Compañía de Policía de Carreteras, similar a la que había actuado en el frente de Nogorod. En esta ocasión, estaba al mando del capitán de Infantería -destinado en el Cuartel General- D. Juan Barquero y Barquero. Esta Compañía la integraba la ya conocida Sección de Gendarmería al completo y diez hombres de cada una de las siguientes unidades: Regimientos de infantería 262, 263 y 269, Regimiento de Artillería 250, Batallón Divisionario de zapadores y Grupo de Transportes. Av. su vez, se componía de tres Secciones la 1ª, de Vigilancia, a cargo de la sección de Gendarmería la 2ª de Disciplina y Circulación, compuesta por personal de las otras unidades; y la 3ª, integrada también por personal del resto de unidades, con la colaboración de ocho rusos. Los puestos se instalaron en Pokrovskaja -sede del Cuartel general y del mando de la Compañía-, Mestelevo, Puschkin, Slutz, Federskoie, Raikovo y cruce de Krasny Bor, quedando de reserva 1 oficial, 3 suboficiales, 28 gendarmes y 26 individuos de tropa. Entre los cometidos que se le asignaron a la 1ª Sección -Gendarmería- figuraban las detenciones, conducciones de presos, expediciones de indeseables, atestados, servicios de correrías, es decir cuántos en España incumben a la Guardia Civil.  Algo más tarde, se asignó un nuevo servicio el de Policía del Tráfico de Ganado. Así queda establecido en la Orden del Alto Mando del Ejército 18 dictada el 20 de mayo de 1943. Su misión sería vigilar el cuidado y adecuado uso del ganado en las marchas, con especial cumplimiento de las instrucciones relativas al trato de los caballos, dando parte de su incumplimiento para castigar a los culpables. Con el fin de poder cumplir a la perfección las obligaciones de este Servicio, los gendarmes a él destinados recibieron en la Compañía de Veterinaria de la División las enseñanzas pertinentes sobre atalajes, petrel, retranca....etc.
La extraña historia del torero en Wjarlewo:
Aquel día -debió de ser en noviembre de 1944-, como en otros relevos semejantes, el teléfono de campaña nos comunicó en seguida la llegada del tren de voluntarios. Debió de ser el Batallón de Marcha número veintitantos quizás. El telefonazo era lacónico y preciso, como quiere el hábito militar: Tantos hombres -el número de los llegados-; la hora precisa de arribo y, al final, el imprescindible "Sin novedad". En el Estado Mayor hicimos la anotación y preparamos las órdenes, en la Primera Sección, para proceder a repartir el contingente entre los Cuerpos. Estábamos en ello, a la vista de gráficos de los efectivos de las unidades, cuando otra llamada del teléfono nos hizo interrumpir momentáneamente el trabajo, esta vez se trataba de la policía alemana, que, en un español solamente comprensible dada nuestra excelente camaradería, nos espetó, sin más, una novedad sorprendente. ¡Desde Wjarlewo nos asegura el comunicante que había llegado en el Batallón de Marcha un torero!. La cosa era chocante. En Rusia, me disculpará el lector que le aclare, no existe ningún coso taurino. Ni toros de lidia. Sólo, sí, "karovos" (vacas), aunque este vocablo "karovo" debía de ser algo ultrajante, por cuanto desde las trincheras nuestros hombres lo empleaban para insultar "al ruso, y tan mal debía de llevar éste la broma que invariablemente respondía, cuando tal ocurría, con fuego muy intenso. Pero volvamos al asunto del torero que había llegado, según el comunicante alemán, a Wjarlewo. Por mucho que desde el otro lado del hilo aseguraban y juraban el arribo, la verdad es que, intransigente, el comunicante insistía siempre en que había llegado un torero con el batallón; que todos le había visto, porque venía, en efecto ¡vestido de torero! ("Torero, torero...., le hemos visto con traje de torero...", repetían) ¡Aquello era sin duda demasiado!.  Esto era absurdo. Al fin decidí, al efecto, sacarle de su error y tranquilizar las preocupaciones que pudiera tener. En Alemania, no hay que decirlo no están autorizadas las corridas. Y aunque estábamos en Rusia, estoy seguro que al policía que me hablaba le preocupaba la posibilidad de alguna travesura de los voluntarios; por ejemplo una corrida con "karovos" y "torreros" como el recién llegado.  Por todo ello, me puse precipitadamente el capote -militar, naturalmente- me ceñí la pistola y me metí en el coche de un salto. A todo correr salimos para la carretera de Proposkaya, hacia el Sur, camino de "villa Relevo". Allí vi muchos soldados nuestros, sin armamento todavía. Y, naturalmente, al policía alemán, que me esperaba muy atento. Pero -no hay que decirlo- no había ningún torero, ni siquiera un modestísimo mozo de estoques. ¡Al menos yo no lo veía! Sin embargo el policía alemán me insistió que allí mismo estaba el torero en cuestión. ¡"Vamos a verle", atajé en seguida!. Y, siguiendo, sus pasos, me fui tras el policía alemán, por entre los grupos de recién llegados que recibían las primeras impresiones de Rusia y saludaban correctos al pasar. Al fin, mi amigo el policía alemán se paró y, extendiendo la mano hacia un grupo distante unos diez o doce metros de nosotros, me señaló a un hombre y me dijo triunfante:
-      Ahí tiene usted al torero. ¡Vea usted cómo tenía razón!
¡No pude contenerme! ¡Me dio un ataque de risa! Mi amigo el policía quedó desconcertado. ¡El hombre que me había señalado, el torero en cuestión, era...un guardia civil! Uno de los guardias civiles que iban, en cada tren, llevando la valija. ¡Su bicornio se le había antojado a nuestro amigo nada menos que una montera!
Durante la permanencia de la División azul en el frente hubo, relevos escalonados del personal, que afectaron también a la Guardia Civil. Por la División desfilaron 5 capitanes, 16 tenientes y unos 320 hombres, entre sargentos y guardias de este Benemérito Cuerpo. El capitán Martínez regresó a España el 5 de febrero de 1943, haciéndose cargo de los Servicios de Gendarmería y Policía Militar el capitán Francisco García Alted, el 9 de abril del mismo año. Por su parte, ascendido a comandante, el capitán Serra regresó a España en julio de 1943, y el Servicio de Retaguardia quedó directamente a las órdenes del capitán García Alted.
En el frente, también la Guardia Civil tuvo sus bajas -unos cuantos heridos-, y algunos de sus miembros obtuvieron la Cruz de Hierro de 2ª Clase; el capitán Pedro Martínez García, el brigada Eugenio Sáez Jiménez y el cabo Florencio Cortijo Marín.
La Policía Militar de Retaguardia prestó valiosos servicios en colaboración con la Policía Militar alemana, y también sufrió sus avatares. Uno de ellos fue el bombardeo aéreo lanzado en la noche del 1 de marzo de 1943 contra Berlín, en el que resultó alcanzado e incendiado el edificio que albergaba la Jefatura del Destacamento.  Afortunadamente, pudo ser salvada parte de la documentación, sin que hubiese que lamentar daños personales.
Números y Datos
Aunque hasta la fecha no se han localizado documentación y estadística completa sobre el número total de guardias civiles, que resultaron muertos, heridos o enfermos, si se tiene constancia de algunos casos plenamente identificados, como el del guardia civil Alejandro Royo Alcázar "gloriosamente caído en el frente ruso" que "falleció en el Hospital de campaña el día 7 de marzo de 1942", a consecuencia de heridas recibidas por el enemigo cuando prestaba servicio de vigilancia exterior. Siendo inhumado en Grigorovo. No obstante su porcentaje proporcional en razón a su número, respecto al resto de la DEV, no puede ser comparable con las cuantiosas bajas de todo tipo que sufrió ésta, debido lógicamente a que la mayor parte de los componentes prestaron su servicio en la zona de Retaguardia y aquello que lo hicieron en el cuartel general de la DEV, las zonas del Frente, Vanguardia, salvo contadas excepciones, no llegaron a combatir en primera línea, dado que sus misiones eran bien diferentes. Sin embargo, ello no quiere decir que no estuviesen sometidos a riesgo para sus vidas como era el derivado de los combates bombardeos de artillería o aviación a que sus respectivas demarcaciones se vieron con frecuencia y progresivamente afectadas, así como el enfrentamiento con partisanos, que también se produjeron en ocasiones.
Respecto a los heridos, aparte de algunos de bala, como el capitán Martínez de Tudela o de metralla como el guardia civil Antonio González López, la causa más frecuente debió deberse más a accidentes de circulación en acto de servicio que a otra causa, como consecuencia de su constante desplazamiento por carreteras cada vez más caóticas y en peor estado de conservación. Más casos hubo desde luego de enfermedad, dada la precariedad de condiciones alimenticias y de vid a que se vieron sometidos y que mejoraban o disminuía en función de su proximidad al frente. Bastantes fueron los que regresaron a España, con enfermedades contraídas durante este período.
Respecto al porque del alistamiento de tu familiar en el Regimiento de Artillería 250, quizás haya que buscarlo, según mencionó el Comandante D. Jesús Núñez en la conferencia impartida por el en el Casino Militar de Madrid el año pasado, en que algunos guardias civiles ante que el cupo de personal era limitado para el Cuerpo y este estaba cubierto, optaron por su enrolamiento a título personal, y tu tío lo hizo en el arma de Artillería que él conocía por su experiencia durante la Guerra Civil Española. Muchos oficiales hicieron lo mismo enrolándose como simples soldados.
Generales y Coroneles de la Guardia Civil que formaron parte de la División Azul, con indicación del empleo que tenían entonces así como de su procedencia.

GENERALES
Capitán D. Enrique Serra Algarra (Guardia Civil)
Capitán D. Francisco García Alted (Guardia Civil)
Capitán D. Pedro Martínez de Tudela García (Guardia Civil)
Teniente D. Manuel Prieto López (Infantería)
Alférez D. Ángel Ruiz Ayúcar (Infantería)
CORONELES
Capitán D. Pedro Fernández Amigo (Guardia Civil)
Teniente D. Luis Rodríguez Varo-Guzmán (Infantería)
Teniente D. Antonio Gómez Nieves (Infantería)
Alférez D. Antonio Cavero Agorreta (Infantería)
Alférez D. Juan Antonio Núñez García-Maturana (Infantería)
Alférez D. Marino Losa Martín (Infantería)
Cabo D. Antonio Ojeda Peinado (Caballería)
Soldado D. José Chapuli Pérez (Infantería)
No cabe duda de que fueron testigos de excepción de la Historia que les tocó vivir,por lo que los conocimientos aportados por ellos mismos son de primera mano, y a pesar de la edad en que los relataron guardaban en la memoria estos instantes y momentos de una manera asombrosa.
El día 14 como ya he indicado, Rafael Martínez Aguilar ex divisionario del Rgto. de Artillería 250, a pesar de su edad se atreve dar una conferencia en el Casino Militar de Madrid sobre le etapa que pasó prestando servicio en África. Promete ser interesante. Entre los documentos que obran en mi poder, tengo la copia de una carta llena de humanidad y sentimiento, dirigida por el padre de Martínez Aguilar a su hijo y que a continuación expongo:
Jerez de la Frontera 24 de Octubre de 1942
Querido hijo: sabes soy poco aficionado a escribir; pero es que ahora me cuesta mucho trabajo por ir la vista faltándome gradualmente, por algo me voy haciendo viejo y los años no pasan en valde, no obstante, a pesar de mi disgusto por tu marcha a esas inhóspitas tierras, y por ser el día de tu santo, lo hago hoy para felicitarte de todo corazón y recomendarte mucho que lo pases muy feliz y te conserves bueno, así como que, te comportes como debes para con la Patria; pero sin locuras de jóvenes, que a nada conduce más, que a dañarse a sí mismo y en perjuicio de la misma, que a sus hijos los quiere como a hombres de honor y cumplidores de sus deberes hacia ella, pero no suicidas ni locos.
Por la familia me he enterado de tu buena salud y bienestar, y por los amigos de tus aventuras, pues escribes más que una máquina y al viejo, poco, poco, poco, estira un pedacito más y con alguna frecuencia, si tus ocupaciones te lo permiten (que primero es el deber y la obligación) que yo solo anhelo saber de ti por momentos, sí como tu madre, hermanos y demás familia.
En espera de tus gratas letras y deseándote mucha suerte, salud y bienestar, espera tu regreso a esta, tu padre que te envía millones de besos y abrazos.
Por si se te olvidó te recuerdo que yo sigo viviendo en calle..., te lo repito tres veces, porque hay en esa muchas eslavas guapas y con las glorias se pierde memoria.
Al repatriarse la División Azul, también la Policía Militar tuvo que regresar a España, quedando únicamente un número limitado de Guardias Civiles en la Legión Española. Con este motivo, el Teniente General Schirmer, Jefe del Servicio de Patrullas del Ejército dirigió, el 14 de diciembre de 1943, al Capitán D. Francisco García Alted -Jefe de la Policía Militar de la División Azul-, la siguiente carta:
"A la Policía Militar de la División Española de Voluntarios.
Distinguidos Señores:
El 20 de junio de 1942, la Policía Militar de la División Española de Voluntarios se hizo cargo de su tarea dentro de la organización de vigilancia alemana que está bajo mi mando. Mis esperanzas de que la Policía Militar Española en el terreno difícil de vigilar la disciplina militar cumpliera con todo éxito, se han realizado por completo. En estrecha colaboración con las competentes autoridades alemanas Vds. han emprendido sus tareas con la mayor oficiosidad, realizándolas con energía y tacto. Ya conocía las virtudes militares y el espíritu de abnegación que eran siempre características especiales de la Guardia Civil española. De las mismas virtudes han dado Vds. prueba también en una labor difícil como soldados de la División Española de Voluntarios vistiendo uniforme alemán. Ahora que la mayor parte de Vds. vuelve a España, tengo el gusto de poder dar a su distinguido Jefe Sr. Capitán Don Francisco García Alted y a cada uno de Vds. mis felicitaciones por leal cumplimiento de las altas exigencias. Su Patria marchará hacia un gran porvenir en una Europa pacificada.
(Fdo. SCHIRMER - Teniente General)
 
"Dame otra vez las flechas de la guerra,
que no quiero la paz sin alegría;
la esperanza es más ancha que la tierra,
la Patria es un combate cada día." D.R.



HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18905
Puntos patrióticos : 363094
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: LA GUARDIA CIVIL EN LA DIVISION AZUL

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Vie Ene 22 2016, 22:37

La historia de los guardias civiles que combatieron en la Segunda Guerra Mundial


Con el envío de la División Azul a combatir al Frente Oriental, un grupo de agentes fue designado para labores de policía militar y de vigilancia. Cuando se elevaron las bajas entre divisionarios, algunos guardias civiles fueron empleados como infantería








En junio de 1941, Alemania inició la invasión de Rusia y el régimen franquista anunció inmediatamente el envío de un contingente de voluntarios con el objetivo de combatir al comunismo pero sin cambiar la postura de no beligerancia de España en la II Guerra Mundial: la División Azul. Entre las tropas españolas destinadas en el frente Este, estaba incluido un grupo de agentes de la Guardia Civil para realizar funciones de policía militar y custodiar el traslado de los divisionarios por el corazón de Europa.
La División Azul fue una unidad de voluntarios españoles, por donde pasaron cerca de 47.000 hombres, que combatió encuadrada en la «Wehrmacht» alemana en el Frente Oriental. Pese a que las exigencias alemanas pasaban porque el contingente estuviera formado íntegramente por soldados profesionales, se acordó finalmente que el grueso estuviera alimentado por voluntarios civiles, pero comandados por oficiales experimentados del Ejército español como Agustín Muñoz Grandes o Emilio Esteban-Infantes. La buena disposición al combate y la sobriedad española concentraron los elogios de los oficiales nazis.
Para asistir a los divisionarios en las tareas no estrictamente militares, el Estado Mayor Central dictó las oportunas instrucciones sobre la organización de las unidades tácticas y de apoyo. La Guardia Civil, que desde su época fundacional había desempeñado misiones similares en apoyo de los ejércitos españoles que habían combatido en el exterior, fue designada a modo de policía militar. Las primeras previsiones del estado mayor pasaban por el envío de 31 guardias civiles (un oficial, dos suboficiales y 28 guardias). Sin embargo, el número de efectivos no tardó en subir frente a las enormes necesidades de la operación.
La Guardia Civil pasó a formar parte de la policía militar alemana, vistiendo igual
«Tenga a bien comunicar con la urgencia posible las Unidades que deba organizar el Cuerpo de la Guardia Civil para prestar sus servicios peculiares en la Gran Unidad Expedicionaria del Ejército que se organice», contestó el General de División Eliseo Álvarez Arenas, Director General de la Guardia Civil en ese momento, cuando le fue comunicada la decisión del Ministerio del Ejército. Así, la distribución final de los agentes en la primera expedición de divisionarios estaba compuesta por 54 hombres.
El 14 de julio de 1941, la unidad partió en dirección a Europa oriental desde la Estación Norte de Madrid. El general Agustín Muñoz Grandes, primer jefe de la División Azul, relató al ministro del Ejército en un informe con fecha del 29 de julio de 1941 que los guardias civiles tuvieron que hacer uso de sus pistolas para defender algunos de los trenes a su paso por la Francia ocupada por los alemanes, ya que eran los únicos divisionarios que portaban armas desde su salida de España. Llegando al campamento alemán de Grafenwöhr el 18 de julio, los efectivos se hicieron cargo del tráfico de vehículos en el interior del campamento y del control de acceso al recinto. El capitán de la Guardia Civil Pedro Martínez de Tudela García desembarcó al poco tiempo con el objeto de organizar y dirigir el Servicio de Información Interna (SII), que dependía directamente de la 2ª Sección del Estado Mayor (Información) de la División.
Originalmente, todos los agentes de la Guardia Civil pasaron a formar parte de la policía militar alemana, vistiendo su mismo uniforme, que se distinguía de los demás cuerpos por una cinta con la leyenda «Feldgendarmerie» (la Gendarmería de Campaña) que debían portar en el hombro izquierda y en el emblema de dicha unidad, de hilo anaranjado, que mostraban sobre el mismo hombro y en el lado izquierdo del casco. Además, cuando se encontraban de servicio exhibían en el cuello una gola metálica de grandes dimensiones con idéntica leyenda. Para proteger la amplia red logística que respaldaba a los divisionarios, otros efectivos de la Benemérita fueron integrados posteriormente en el denominado Servicio de Patrulla o «Heerestreifendienste».

Empleados como infantería de combate

Pero los efectivos de la Guardia Civil hicieron labores más allá de tareas policiales en la Segunda Guerra Mundial. En varias ocasiones fueron empleados para combatir como fuerza de infantería, como ocurrió en los combates de Possad a finales del otoño de 1941, cuando las reservas divisionarias estaban prácticamente agotadas. En uno de esos enfrentamientos contra el enemigo, en diciembre de 1941, resultó herido el capitán Pedro Martínez de Tudela, que fue evacuado a una zona segura. Precisamente, el elevado número de bajas en todas las unidades obligó al Ministerio del Ejército a enviar un nuevo contingente el 9 de marzo de 1942, seleccionándose a siete tenientes, siete sargentos, 14 cabos y 40 guardias, todos ellos con conocimiento de la lengua alemana, bajo el mando del capitán Enrique Serra Algarra, también poseedor de la Cruz Laureada de San Fernando y que en el futuro sería Subdirector General del Cuerpo.
El capitán Pedro Martínez de Tudela fue herido en combate
Tras el regreso a España de la División Azul y hasta el 12 de abril de 1944, en que llegó oficialmente a España el último contingente de la denominada «Legión Azul», en la zona de combate permaneció un pequeño contingente de la Guardia Civil al mando ya del capitán Ángel Ramos Patiño. En total, por la División y la «Legión Azul» pasaron cinco capitanes, 16 tenientes y 320 suboficiales y guardias civiles.
En lo respectivo al armamento, los efectivos policiales españoles iban equipados con los Máuser K-98 de calibre 7’92 milímetros y algunos subfusiles MP-40 de 9 milímetros Parabellum, aunque también conservaban sus pistolas STAR de 9 milímetros largo, de los modelos 1922 y 1940 adjudicadas en España. Al igual que el resto de la «Feldgendarmerie», la unidad de la benemérita fue motorizada y dotada para el cumplimiento de sus misiones de 7 vehículos ligeros tipo Kübelwagen, cinco motocicletas tipo Zundapp y una camioneta tipo Horch.

http://www.abc.es/espana/20150405/abci-guardias-civiles-segunda-guerra-201504041936.html

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18905
Puntos patrióticos : 363094
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: LA GUARDIA CIVIL EN LA DIVISION AZUL

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Vie Ene 22 2016, 22:39

La Guardia Civil en la División Azul



Fernando Garrido Polonio

Tras el inicio  de  la  Segunda  Guerra  Mundial, con una España neutral declarada por el Gobierno de Franco por Decreto de 4 de septiembre de 1939 –manifestación sustituida posteriormente, el 12 de junio de 1940, por la de Estado no beligerante-, Serrano Súñer, Ministro de Asuntos Exteriores, viaja a Berlín para entablar negociaciones con Von Ribbentrop sobre las condiciones para una posible entrada de España en el conflicto, que la Alemania de Hitler ansiaba a toda costa.   Franco impone unos requisitos inasumibles para el Estado alemán (un préstamo de 20 millones de marcos, 200 carros de combate, 800.000 toneladas de trigo, gasolina, territorios en el norte de África...), y Hitler le contesta provocando una reunión en Hendaya el 23 de octubre de 1940, que acabaría sin acuerdo formal.            
   Sin embargo, en junio de 1941 Alemania invade Rusia y Franco encuentra una justificación para templar las presiones de Hitler: no entrará en la guerra pero enviará un contingente expedicionario para combatir contra el comunismo.            
   El  Consejo  de  Ministros  celebrado  en  el  Pardo el  22  de  junio de 1941 acuerda el envío de tropa voluntaria. Dos días más tarde, Serrano Súñer lanza desde el balcón de la sede de la Secretaría General del Movimiento un encendido discurso: "Rusia es culpable...". Así da comienzo al alistamiento y así nace la División Española de Voluntarios que sería popularmente conocida como la División Azul.            

   Como apoyo a la Unidad se plantea el envío de un efectivo singular para desempeñar funciones de policía militar. Un Cuerpo adiestrado, efectivo, seguro, combativo y de innegable eficacia: la Guardia Civil.  


 

   Pero en esta ocasión, esas Fuerzas del Orden pasarían a formar parte de la policía militar alemana, con sus mismos procedimientos y funciones y vistiendo su mismo uniforme, que se distinguiría de los demás cuerpos en una cinta con la leyenda “Feldgendarmerie” que habrían de lucir en la bocamanga izquierda y en un emblema de dicha unidad, de hilo anaranjado, que portarían sobre el mismo hombro y en el lado izquierdo del casco.   En relación al armamento, serían equipados con los Máuser K-98 de calibre 7’92 mm y algunos subfusiles MP-40 de 9 mm Parabellum aunque también conservarían sus pistolas STAR de 9 mm Largo, de los modelos 1922 y 1940 adjudicadas en España.  De ese modo, la Guardia Civil se va a integrar en la Gendarmería de Campaña o Feldgendarmerie, agregada a las Fuerzas Armadas alemanas y en el Servicio de Patrulla o Heerestreifendienste, que complementaba las funciones de la Feldgendarmerie.  

   Los primeros efectivos divisionarios de la Guardia Civil, que en ese momento contaba como Director General con el General de División D. Eliseo Álvarez Arenas, se encuadrarían en una Sección de Gendarmería compuesta por 54 hombres, de ellos un Teniente, un Brigada, dos Sargentos, dos Cabos, dos Guardias primeros y cuarenta y seis guardias segundos.  

   El oficial era Ángel Juarranz Garrido y el Brigada César Casado Martín, Cruz Laureada de San Fernando por su heroica actuación el 3 de septiembre de 1936 en Behovia (Guipúzcoa). La Sección salió de la estación del Norte, en Madrid,  el 14 de julio de 1941 llegando al campamento alemán de Grafenwöhr el 18 de julio, donde se hicieron cargo del tráfico de vehículos en el interior del Campamento y del control de acceso al recinto.  

   El mismo día 14 de julio también partía de Madrid el Capitán de la Guardia Civil D. Pedro Martínez de Tudela con la misión de organizar el Servicio de Información Interna, que comenzaría a funcionar el 22 de julio con un objetivo tan claro como reservado: descubrir las acciones de elementos internos y externos que trataran de minar la disciplina o la moral de la tropa.  

   No obstante, los efectivos de la Guardia Civil también hicieron labores ajenas a su primitiva tarea policial siendo aprovechados ocasionalmente para combatir como fuerza de infantería, como ocurrió en los combates de Possad a finales del otoño de 1941, cuando las reservas divisionarias estaban prácticamente agotadas. En esos enfrentamientos contra el enemigo, en diciembre de 1941, resultó herido el capitán D. Pedro Martínez de Tudela, que fue evacuado.   La merma de efectivos hizo que el Ministerio del Ejército solicitase un nuevo contingente el 9 de marzo de 1942, seleccionándose a siete Tenientes, siete Sargentos, catorce Cabos y cuarenta Guardias, todos ellos con conocimiento de la lengua alemana, bajo el mando del Capitán Enrique Serra Algarra, también poseedor de la Cruz Laureada de San Fernando y que en el futuro sería Subdirector General del Cuerpo.  

   Tras el regreso a España de la División Azul y hasta el 12 de abril de 1944, en que llegó oficialmente a la Patria el último contingente de la denominada Legión Azul, en la zona de combate permaneció la Guardia Civil al mando ya del Capitán Angel Ramos Patiño, con un contingente formado por un Teniente, un Sargento, cuatro Cabos y treinta y ocho Guardias más una sección de retaguardia, compuesta por un Teniente, tres Sargentos, dos Cabos y treinta Guardias.  

   Desde su salida de España en julio de 1941 hasta su definitivo regreso en abril de 1944, por la División y la Legión Azul pasaron un total de cinco Capitanes, dieciséis Tenientes y trescientos veinte suboficiales y guardias civiles, que en algunos casos, vistiendo el habitual uniforme verde y portando el tradicional tricornio, dieron escolta por toda Europa a decenas de trenes que transportaban alimento y mercancía para los divisionarios.  

   La presencia de la Guardia Civil en Rusia es un episodio desconocido para gran parte de los españoles y este artículo quiere ser un homenaje a ese puñado de hombres que supieron cumplir con el deber en los lejanos campos de batalla de la II Guerra Mundial, bajo la heladora nieve de la imponente Rusia.  

http://www.fnff.es/La_Guardia_Civil_en_la_Division_Azul_2343_c.htm

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18905
Puntos patrióticos : 363094
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Re: LA GUARDIA CIVIL EN LA DIVISION AZUL

Mensaje por HIMNOSHISTORICOS el Vie Ene 22 2016, 22:40

La Guardia Civil en la División Azul


Colección de Uniformes Militares



División Azul. Figura 28


Iniciamos un nuevo trabajo de la colección de ilustraciones originales sobre uniformes militares. Se trata de una pareja de la Guardia Civil con el uniforme correspondiente a la unidad de la Benemérita integrada en la División Española de Voluntarios de la Wehrmacht o División Azul.
Disponible.
Pintura de una pareja de la Guardia Civil en Rusia (1941). El trabajo artístico está dedicado a la participación de la Benemérita en la División Azul. El reverso de esta postal, como el de todas, contiene una breve reseña descriptiva de la imagen.

Rusia es culpable


Con el asalto alemán a la Unión Soviética y el "Rusia es culpable" pronunciado por el ministro español de Asunto Exteriores Ramón Serrano Súñer, comenzó a organizarse en España, desde finales de junio de 1941, una gran unidad de voluntarios para luchar contra el comunismo.

Integración en la División Azul


La División Española de Voluntarios, División Azul o 250 División de la Wehrmacht -denominaciones con las que sería conocida la célebre unidad militar- dispondría de efectivos de la Guardia Civil para el desempeño de funciones de policía militar, aunque estarían integrados en las fuerzas de gendarmería militar de los ejércitos alemanes. Así, los guardias civiles destacados al escenario donde se ventilaba la más gigantesca batalla que vieran los siglos, realizarían sus cometidos según los procedimientos de la Feldgendarmerie, vistiendo sus uniformes y armados con fusiles Máuser y subfusiles MP-40 propios de aquella.
Los hombres de la Guardia Civil quedaron encuadrados en la Sección de Gendarmería de Campaña de las Tropas del Cuartel General. Como toda la Feldgendarmerie, los guardias civiles divisionarios fueron motorizados con vehículos Kübelwagen y motocicletas. Por otro lado, y dependiendo del Estado Mayor de la División, se organizaba con guardias civiles el Servicio de Información Interna (SII).

Misiones de la Guardia Civil


Los cometidos que desempeñó la Guardia Civil fueron muy diversos, desde el control y regulación del tráfico de las columnas en caminos y nudos de comunicación, pasando por auxilio a desorientados en búsqueda de sus unidades, hasta la vigilancia de sospechosos, servicios de escolta o actividades contra partisanos. Estas funciones policiales de tipo militar fueron complementadas por operaciones de combate cuando las circunstancias lo exigían, como la lucha de noviembre y diciembre de 1941 por la posición de Schewelewo o la limpieza de la zona de Osnia.


Más figuras de nuestra Colección de Uniformes Militares.

http://www.artemilitarynaval.es/2016/01/guardia-civil-division-azul.html

HIMNOSHISTORICOS
89-General de División
89-General de División

Trofeos y Medallas : *17*
-Trofeos y Medallas- ¡Participa en concursos y obtenlas!


España
Advertencias : 100%
Mensajes : 18905
Puntos patrióticos : 363094
Reputación : 18510
Fecha de inscripción : 03/04/2014
Localización : ESPAÑA

https://www.youtube.com/user/HIMNOSHISTORICOS

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
 
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.